Crédito fotografía: 
Roberto Rivas Suárez
Luego de más de un año de mantener sus puertas cerradas a sus usuarios, quienes sólo podían solicitar textos a través del teléfono o del whatsapp, ya la Biblioteca Víctor Domingo Silva comenzó a realizar sus actividades presenciales con todos los resguardos sanitarios

Desde agosto del año pasado, cuando se decretó para Ovalle la primera cuarentena total, uno de los primeros recintos que tuvo que cerrar sus puertas fue la Biblioteca Pública Víctor Domingo Silva, ya que por la dinámica de su labor podría convertirse en un punto de contagio para sus usuarios.

En aquel entonces la comuna registraba 317 casos activos de coronavirus, mientras que ahora contabiliza 10 y ya se respira cierta normalidad en diversas instituciones. Con esas cifras, y confiados en mantener los resguardos sanitarios para evitar contagios en el recinto, la biblioteca comienza a recuperar a sus usuarios habituales y a darle la bienvenida a los más nuevos.

Si bien las medidas anticovid son conocidas por todos (toma de temperatura, distanciamiento, listado para verificar trazabilidad), hay uno de los aspectos que es el más significativos en los protocolos sanitarios implementados, es el hecho de que cada usuario debe usar guantes desechables.

“El uso de guantes es para evitar el contacto directo del usuario con los textos que tenemos, que revisa y que se quiere llevar o se lleva, ya que a diferencia de otros elementos, los libros no se pueden sanitizar, no les podemos rociar algún producto”, señaló una de las encargadas de la sala principal del recinto cultural, Camila Villarroel.

Destacó que los libros una vez devueltos tienen que cumplir una cuarentena obligatoria, guardados en cajas herméticas para evitar la posible propagación del virus. Una vez que cumplen el tiempo seguro, pueden retornar a los estantes donde esperarán por nuevos lectores.

“Desde que volvimos a abrir las puertas hemos tenido un buen volumen de usuarios que han visitado diariamente la biblioteca, para revisar y llevarse textos, para devolver títulos, para leer acá en las instalaciones. Para motivar a que vengan durante todo el mes de septiembre los usuarios que retiren libros van a participar en una rifa de interesantes premios”, adelantó Villarroel.

Tecnología para todos

Con la apertura de la biblioteca no solamente se ve beneficiada la comunidad lectora, sino quienes quieren aprender nuevas destrezas en las artes plásticas o en la computación.

En esta última área se habilitó y abrió al público un laboratorio de informática, que si bien cuenta con siete computadoras, sólo cuatro de ellas estarán disponibles para los usuarios para respetar el aforo permitido en según el espacio físico.

El encargado de los talleres del área de computación, Rubén Pizarro, señaló que el objetivo es que usuarios particulares y organizaciones sociales y de todo tipo se puedan apoyar en la Biblioteca para contar con una capacitación básica sobre temas y programas tecnológicos.

“Los usuarios pueden investigar y navegar en nuestras computadoras, o bien una junta de vecinos, asociación cultural, o funcional o cualquier usuario puede pedirnos un taller de Word, Excel, Power Point o Publisher en sus niveles básicos y nosotros se lo vamos a impartir. Es más que todo para que la gente aprenda y se pueda defender en sus trabajos”, indicó Pizarro.

Señaló que los talleres van acompañados de un certificado emitido por la Biblioteca pública. Los horarios son a convenir con el equipo según su disposición y el horario disponible.

Otro taller que ha comenzado sus funciones es el de arte y pintura que desarrolla Harry Boyd en el patio del recinto cultural.

Explica el facilitador que los lunes y miércoles los usuarios tienen la oportunidad de participar en los talleres que, antes de la pandemia, les dejaban incluso la posibilidad de abrir sus propias exposiciones.

“El grupo que tenemos y que se tuvo que disolver cuando comenzó la pandemia ya se está reintegrando, ya poco a poco están volviendo a las clases de pintura y dibujo y comenzamos a nivelarnos de nuevo con las temáticas que habíamos dado”, señaló Boyd.

Agregó que las clases se dictan los lunes y miércoles a las 15.00 horas con participantes de todas las edades, y que todavía existen algunos cupos disponibles para los talleres.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Lo más visto hoy

 

 

 

 

 

X