Crédito fotografía: 
Cedida por la familia
Tras librar una dura batalla contra la diabetes, el insigne baterista del Orfeón Municipal por 30 años falleció, como cuenta su familia, tocando mentalmente su música y afinando sus instrumentos.

Luego de tres meses hospitalizado en La Serena, luchando contra las consecuencias de la diabetes y a la edad de 67 años, falleció uno de los músicos más insignes del Orfeón Municipal, y quien fuera baterista y percusionista de esta institución desde su ingreso en 1989: Freddy Muñoz, o “Chico Freddy” como le conocieron muchos en el ambiente musical en el que se desenvolvía.

“Papá en sus últimos momentos hablaba de afinar la caja, de arreglar la batería, hablaba de sus instrumentos. Hablaba y movía las manos como si estuviera tocando, así murió, soñando con su música, con su pasión”, relata a El Ovallino uno de los cinco hijos de este destacado músico ovallino, Edwin Muñoz, quien heredó el gusto por la música y la percusión, y quien también ha sido baterista de un par de bandas musicales, aunque en géneros distintos.

La mañana del viernes su lucha llegó a su final y la casa que tantos gustos le dio en ensayos, reuniones, y actividades, que es la sede del Orfeón en calle Socos, fue escogida para el mismo Freddy como lugar para realizar los velorios y honores correspondientes.

“Él quiso que fuera aquí porque esta sede le daba alegría, siempre fue su ilusión tocar con el Orfeón, y siempre se emocionaba cuando iba a llegar el domingo porque le encantaba tocar en la plaza”.

Aunque trabajó como asistente durante muchos años en el Liceo Politécnico, hasta que la enfermedad le impidió seguir adelante con su trabajo, su verdadero orgullo y emoción era la música.

Su ingreso al Orfeón

 Para Muñoz, quien ya destacaba en distintas bandas musicales como Los Master, pertenecer al orfeón era un sueño que debía cumplir. Corría el año 1989, ya sus cinco hijos habían nacido y estaban pequeños, cuando una invitación le cambió el destino.

“Papá siempre colaboraba con el Orfeón, los ayudaba, trataba de entrar, era su sueño. Una tarde nos llega y dice que al fin lo contrataron y que ya era parte del Orfeón. Estaba muy emocionado. Recuerdo que el primer día que tocó en la plaza de armas nos trajo a todos, y nos vinimos caminando desde la casa (población Limarí), emocionados todos. Y se puso su uniforme, porque en esos años usaban un uniforme militar, con chaqueta y gorra y se veía muy bien, se veía ‘encachao’, estaba muy orgulloso”, cuenta otro de sus hijos, también llamado Freddy.

Indicó que ahora sus nietos también concurrían a la plaza a verlo tocar los domingos, incluso su primera bisnieta también lo acompañó en varias ocasiones.

“Siempre fue para él una felicidad tocar en el orfeón. El Día del Niño se disfrazaba y tocaba y se tomaba fotos con los niños”, recordó Freddy hijo.

Alegría en los bailes

“Papá hizo bailar a mucha gente. Lo invitaban a tocar con conjuntos rancheros en fiestas de pueblos rurales y cuando comenzaba a tocar la batería todo el mundo comenzaba a bailar. Una vez iban a un pueblo muy lejos y montaron las timbas sobre el techo del bus, pero no las amarraron y cuando llegaron se dieron cuenta que se habían caído en el camino, así que se devolvieron y las buscaron en los bordes de la carretera hasta que alguien las vio porque brillaban y las pudieron recuperar, porque sin las timbas no había fiesta”, narra su hijo sobre una de sus muchas anécdotas musicales.

La misa para este destacado ovallino se realizará este domingo a las 10.00 de la mañana en la iglesia el Divino Salvador y de allí partirá el cortejo fúnebre al cementerio municipal.

 

El Coralito

Una de las muchas historias de Muñoz tiene que ver con uno de los camiones más emblemáticos de la zona. “Papá colaboró en la producción de la canción de El Coralito, que era del grupo Xingú en los años 80 y 90. Él era de Los Master, pero siempre colaboraba con quien lo necesitaba, por eso lo recuerdan mucho”.

“A las cinco’e la mañana va saliendo El Coralito, mucha gente en el camino va esperando al camioncito (…/…) De Carén viene saliendo el camioncito, todo el mundo lo conoce al Coralito” es parte de la letra del grupo Xingú que hace referencia al híbrido de bus/camión azul que hizo historia en los caminos de Monte Patria

 

Demon presentes

En 1967 la agrupación Los Demon nació en Ovalle y aun cuando “Chico Freddy” no tocó con ellos, siempre fueron cercanos. Carlos Bugueño, Milton Álvarez y Edwin Vera son miembros de la histórica banda y se acercaron a la sede del Orfeón a rendirle un homenaje a su amigo en sus funerales.

“Recuerdo que él me arregló una batería que yo tenía y era con la que tocaba. Nunca tocó con nosotros, pero éramos grandes amigos. Hace poco me dijo que le puso a su hijo Edwin porque era mi nombre, porque nos hicimos amigos en esa época”, comenta Vera.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Lo más visto hoy

 

 

 

 

 

X