Crédito fotografía: 
Cedida
Debido a la imposibilidad de reuniones masivas por la cuarentena preventiva del coronavirus, la iglesia decidió acercar las misas y liturgias a los hogares de sus devotos.

Luciano Alday Villalobos

Debido a la propagación del coronavirus que en todo el mundo se están tomando medidas para evitar el contagio. En un punto de vista religioso, desde la santa sede del obispo de Roma sugirieron a todas las iglesias católicas del mundo que evitaran misas y reuniones masivas.

En contexto de Semana Santa, en donde la concurrencia de público a las iglesias aumenta considerablemente, la Santa Sede aconseja a sus devotos que se queden en sus casas y puedan recibir las misas y bendiciones por otras vías.

De esta manera nace la opción de que los fieles seguidores católicos puedan recibir la misa en sus casas mediante una transmisión online.

La iglesia San Vicente Ferrer de Ovalle tendrá a disposición la transmisión de toda la semana santa para su congregación, con el fin de que puedan regocijarse en su espiritualidad sin salir de sus casas.

Las transmisiones se realizan en directo desde la parroquia por la plataforma Facebook, en el usuario “San Vicente Ferrer Ovalle”. Además del Instagram y canal de Youtube “Pastoral Juvenil SVF”.

Esto comenzó ayer con la conmemoración del domingo de ramos, en donde el padre Luis Alberto García realizó la tradicional eucaristía que llegó a cerca de 60 hogares en su pick de sintonía.

“Esta semana santa desde el papa Francisco I hacia abajo, todas las parroquias del mundo, incluida la nuestra por supuesto, siguiendo los lineamientos que nos ha dado nuestro obispo, seguirá transmitiendo” comenzó relatando el padre Luis Alberto.

El jueves a partir de las 18:00 hrs se realizará la “Cena del Señor”, en donde los cristianos conmemoran lo que fue la última cena de Jesús con sus discípulos antes de su pasión y crucifixión. En este día también se celebra el “mandamiento del amor” el cual se conmemora con el lavamiento de los pies, sin embargo este fue suspendido por este año debido a la contingencia nacional y mundial.

Al día siguiente a la misma hora se efectuará el Vía Crucis, en donde los fieles católicos hacen el seguimiento de Cristo en su dolor en la cruz.

Posteriormente el sábado a las 18:00 hrs comenzará la “vigilia de resurrección” con la misa de las renovaciones bautismales con Cristo.

Para finalmente culminar el día domingo de pascua con la eucaristía de resurrección a aprtir de las 8 de la mañana.

En situaciones normales entre 400 a 1.000 personas asisten a la parroquia San Vicente Ferrer de Ovalle para conmemorar la semana santa, sin embargo, para evitar aglomeraciones y la mayor posibilidad de contagio es que las iglesias se vieron obligadas a cerrar y tomar estas medidas.

Si bien esta situación puede ser dolorosa para algunos seguidores, la congregación en su totalidad lo ha entendido y participa desde sus casas, “la recepción ha sido muy buena, varios de ellos nos mandaron saludos y nos decían que les ha gustado mucho mantener la comunicación y oración con la parroquia por la situación de la pandemia” narró el párroco García sobre la primera experiencia en el domingo de ramos.

Finalmente, el padre de la parroquia San Vicente Ferrer, Luis Alberto García, realiza un llamado a sus fieles a mantenerse en oración en estas épocas difíciles:

“Hay que poner la confianza en el Señor, estas situaciones han sucedido en otros momentos de la historia y la iglesia siempre ha invitado en los momentos difíciles, como ahora, a la oración y al encuentro con Cristo, ahora hay que tener el amor al prójimo mediante el autocuidado. Rogamos al señor que pronto la comunidad científica pueda encontrar la solución definitiva”.

Bendición telefónica en Sotaquí

En cuanto a la celebración del domingo de ramos, recientemente conmemorada, las familias recibieron la bendición de sus ramos de palma y olivo de una manera bastante particular.

El párroco de la Iglesia de Sotaquí José Antonio López realizó la tradicional liturgia a través de llamadas telefónicas, en donde las familias preparaban sus ramitos y al recibir la llamada colocan el teléfono en altavoz y juntos escuchaban las palabras del padre.

“Hice varias ceremonias, estuvo muy bonito, una experiencia nueva que algunos curitas andamos adquiriendo, nos  llamaba uno y luego otro, y así desde sus casas tenían la bendición de sus ramos y del agüita. Luego ellos mismos, los papás, abuelos, bendicen a toda la familia, una liturgia sintética y pequeña de 3 minutos”, declaró el párroco José Antonio.

El sacerdote sotaquino se mostró satisfecho por la oportunidad de celebrar de esta manera la festividad, ya que la población católica quedó contenta, pese al nerviosismo de explorar esta nueva alternativa, “la gente que recibió esta liturgia a través del teléfono o whatsapp estaban contentisimos, yo al principio me sentía un poco raro porque nunca lo había hecho pero fue una experiencia muy bonita”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X