Crédito fotografía: 
Roberto Rivas Suárez
El primer realizador audiovisual rapanui pudo mostrar su película a jóvenes ovallinos con quienes pudo compartir su visión de la realidad cultural de la isla

En su última visita a Ovalle, el cronista y cineasta rapa nui Leonardo Pakarati, mostró a jóvenes locales lo que él mismo declara su mayor logro, la película Te Kuhane o te Tupuna (El espíritu de los ancestros), que narra la historia de un abuelo y su nieta que desentrañan la historia del Moai Hoa Haka Nanaia (El Rompe Olas), que se llevaron de la isla hace más de 100 años y nunca más volvió.

Con una proyección para jóvenes en el Centro Cultural, organizada por Miradas Regionales, Pakarati pudo mostrar su labor a los jóvenes y conversar con ellos acerca de su relevancia histórica y cultural

“No es sólo proyectarlas, y en este caso los amigos de Miradas Regionales hizo un esfuerzo para traerme desde la Isla de Pascua y poner a disposición la película y al director, para que el público pueda conversar con ellos, salir de dudas e interiorizarse un poco más en los que es la historia y cultura rapa nui”.

Consultado sobre el público joven, Pakarati admite que siempre le ha gustado proyectar sus producciones a ese segmento.

“De los jóvenes tenemos que esperar cosas de jóvenes, desde que alguno pueda quedarse dormido, hasta que haya más o menos interés, pero generalmente hay mucho interés. Por experiencia sé que estos contenidos no son fáciles para públicos muy menores, pero que claramente algo dejan en su imaginario, y siempre sacan un aprendizaje de trabajos como este. Me gusta ese trabajo con ellos, me gusta esa transparencia, esa falta completa de compromiso social con los demás y poder decir que expresan lo que ellos quieren, lo encuentro maravilloso”.

¿Es mejor proyectarla a jóvenes que a adultos?

“Es distinto, no es que es mejor o peor, es que es diferente. A mí el valor que me da poder proyectarlo a las generaciones jóvenes es que mi impresión como realizador es seguir contando historias, porque vengo de una familia de cultores en la tradición oral rapa nui, y encuentro a través del soporte audiovisual una manera de poder contar historias para delante y mi objetivo principal son la gente más joven porque son los que van a poder tener la memoria para seguir hablando de esto en el futuro”.

¿Las historias que narra son para dejar una huella en los jóvenes?

“Son para dejar memoria. No sólo en los jóvenes. Es para el mundo, a quien tenga interés. Cuando uno es realizador audiovisual tu interés principal es que tu trabajo lo vean, no es por una cosa de egos, sino que lo más importante tiene que ver con generar un registro en el caso de un documental, generar memoria y que las cosas no se dejen de decir y que no queden en el olvido. Sobre Rapa Nui se han hecho miles de documentales y todos muestran lo mismo: el moai, que si es de piedra o no, que cómo lo subieron. Pero nadie se ocupa de la persona detrás de ese trabajo, porque siguen mirando esto como algo exótico, que viene de tierras lejanas. Para mí lo exótico es lo que viene de fuera, es un puntos de vista, entones hay que generar este registro, para guardar las historias para poder contarlas. Y por eso es que yo hago este trabajo que es al que me dedico”.

¿Es éste su mayor logro?

“Sin duda alguna que esta película es la más conocida que tengo. Tengo otros documentales sobre el lenguaje, sobre tradiciones. Produzco mucho en colaboración con otros que vienen de fuera y les ayudo a filmar en la isla. Hacíamos un festival de cine, años atrás, pero hoy finalmente puedo decir que  Te Kuhane o te Tupuna es el trabajo más destacado y más conocido que he hecho”.

Aunque cuanta ahora con múltiples proyectos, Pakarati sabe que la vara que le dejó esta película será difícil de superar.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X