Crédito fotografía: 
Cedida
El poeta local Raúl Castillo recibió el premio Nacional a la Creación Literaria por su obra “Crónicas del Río Limarí”

El escritor y docente ovallino Raúl Castillo fue reconocido recientemente con el Premio Nacional a la Creación Literaria que entrega el Consejo Nacional del Libro y la Lectura.

Su creación inédita “Crónicas del Río Limarí” recibió elogios de parte del jurado calificador quienes le otorgaron la máxima puntuación posible en los aspectos a evaluar.

“Me acaban de premiar por el texto inédito "Crónicas del Río Limarí", el premio es de carácter nacional y me saqué un 100% tanto en contenido como en técnica de escritura”, indicó Castillo a El Ovallino.

El galardón, que premia la creación literaria y es entregado por el ente que pertenece al Ministerio de las Culturas, cuanta con un jurado de carácter nacional y lo conforman poetas chilenos de dilatada y comprobada trayectoria.

“Es un premio para culminar creaciones inéditas, no necesariamente para editarlas sino para terminar la obra en el curso del año 2019. En mi caso la finalizaré y postularé a una editorial para su edición”, indicó el escritor.

Al 100 por ciento

La evaluación realizada por el jurado llena de elogios la obra de Castillo, al punto de reconocer que “rescata la memoria y el paisaje de un territorio poco presente en el relato de la literatura chilena, salvo por la figura de Mistral”

"Una propuesta novedosa, donde el río opera como metáfora de los territorios explotados hasta su extinción, así como del efecto devastador de la dictadura y su economía neoliberal. Hay un interesante uso de la forma de la letanía, en la repetición de versos como "¿Dónde están mis muertos?", marcando ese ritmo de constante padecimiento y desolación.

Se establece un diálogo intertextual tácito con la poesía mistraliana, en sus referencias al paisaje de los ríos de la IV Región, pero ahora sin nostalgia, sino con desesperanza. El formato de la crónica se adapta a la poesía, para hacer la memoria del río y sus habitantes, a la manera del fluir de su caudal, mediante poemas sin título, que siguen un hilo continuo, incluso en la ausencia de signos de puntuación. Un proyecto que rescata la memoria y el paisaje de un territorio poco presente en el relato de la literatura chilena, salvo por la figura de Mistral.

En ese sentido, estos poemas desconstruyen la nostalgia del paisaje de la infancia de Mistral y exponen en su fealdad y miseria los despojos de un espacio local, como metáfora del país. Interesante uso del género crónica para ampliar el registro poético, así logrando cumplir con su propuesta de geografía humana", culminan los evaluadores.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X