Crédito fotografía: 
El Ovallino
Concluyó la etapa de diseño del edificio patrimonial que fue afectado notoriamente tras el terremoto del 2015, fecha en la que sus ceremonias fueron ofrecidas en su patio. Ahora con la pandemia, el proyecto se encuentra en etapa de revisión del modelo de gestión, mientras que los trabajos podrían prolongarse durante dos años.

“El día posterior al terremoto vino un arquitecto del municipio y no vio daño estructural, pero sí vio un problema serio en la Parroquia San Vicente Ferrer, que la muralla lateral derecha está cediendo”, comentaba el sacerdote Luis Alberto García a El Ovallino en la edición del 22 de septiembre de 2015.

Seis días antes, el miércoles 16, la región fue azotada por el terremoto con epicentro en Canela Baja de 8.4° Richter, averiando en gran parte la nave principal del templo. Desde esa fecha no puede ser oficiada como centro religioso, mientras que sus ceremonias las realizan en el patio parroquial y en una capilla adjunta al gran recinto.

Con todo y en medio de la pandemia por Coronavirus, la etapa de diseño finalizó en marzo del presente año, y ahora se encuentra en el proceso de revisión del modelo de gestión, el cual se encuentra demorado y que para la consejera regional, Lidia Zapata, se podría acelerar.

“Estamos atrasados, esto debió haber terminado en abril, porque los modelos de gestión son rápido, que en Santiago se ha demorado. Lo importante es que la etapa del diseño del proyecto está finalizado”, sostuvo.

Solo el diseño de la restauración ascendió a $107 millones, y de acuerdo a estimaciones del seremi de Obras Públicas, Pablo Herman, la ejecución de las obras podrían elevarse por sobre los $2 mil millones.

Una vez terminada la revisión del modelo de gestión, se debe validar por la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere) y la Dirección de Arquitectura del Mop debe presentar la iniciativa para la etapa de ejecución de las obras, cuyos dineros saldrían del Fondo Nacional de Desarrollo Regional, FNDR.

La consejera regional menciona preocupación, ya que según sus antecedentes, la Dirección de Arquitectura está traspasando a los municipios la responsabilidad en la postulación del proyecto de ejecución de las obras, aspecto que el seremi del Mop rechaza.

“La idea es que sea ejecutado por el ministerio de Obras Públicas, a través de la Dirección de Arquitectura. La razón es que existe una relación directa con el Consejo de Monumentos Nacionales y la dirección, que tiene experiencia, además de un proceso de restauración de 12 iglesias en la provincia de Limarí”, dijo.

La licitación de las obras podría recién iniciarse durante el segundo semestre del próximo año, para luego comenzar con las obras que podrían extenderse durante dos años, una espera que desde la comunidad católica de la parroquia están dispuestos a asumir.

“Es mucho tiempo, pero ya hemos esperado harto, esperamos que se vayan cumpliendo los plazos que han sido lentos. Decidimos hacerlo a través de las entidades públicas y sabemos que es lento, pero sabemos que era la forma de poder conseguir los recursos”, sostuvo Yasna Tapia, miembro del consejo parroquial de la iglesia, quien ha trabajado junto con el párroco Luis Alberto García en gestionar las ayudas necesarias.

 “La idea es encontrar recursos del programa Puesta en Valor del Patrimonio (PVP) del próximo año. Esperamos postular a los recursos del Gobierno Regional para el próximo año, si nos va bien con el Ministerio de Desarrollo Social, podríamos enviar a licitación a finalizar el próximo año y con eso comenzar las obras”, puntualizó Herman.

De esta forma, la paciencia debiera ser el mayor aliado de los feligreses ovallinos, ya que la restauración total y final se podría extender hasta el 2022 en el mejor de los casos para la parroquia que ha albergado a cientos de católicos a lo largo de sus más de 160 años de existencia.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital