Crédito fotografía: 
Roberto Rivas Suárez
Luego de varias sesiones, entrevistas, mesas de trabajo y otras actividades, culminó el proceso de participación ciudadana con el que el TMO actualizará su plan de gestión 2019

Luego de varios llamados, jornadas de trabajo, mesas de propuestas, entrevistas y otras actividades, se cerró el fin de semana la convocatoria de participación ciudadana para redactar  actualizar el plan de gestión 2019 del Teatro Municipal de Ovalle.

En la ocasión, este fin de semana, participantes de diversos ámbitos culturales terminaron de definir el plan que aplicará el teatro para mantener y aumentar su nivel cultural este año 2019.

El director de la Corporación Cultural Municipal de Ovalle, Ifman Huerta, explicó a El Ovallino que esta jornada coronaría un trabajo realizado durante varias semanas en las que diversos participantes le dieron forma a lo que consideran los mejores consejos y recomendaciones a aplicar por el teatro durante este año.

“Estamos en la convención que es un encuentro participativo en donde las mesas que están trabajando en esta actualización del plan de gestión, se les pudo presentar un resumen de todos los diálogos que tuvimos en mesas anteriores, haciendo una especie de trabajo para que se pueda validar para saber que lo que se transfirió, sean las necesidades reales ya desde el análisis de fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas”.

Durante esta última jornada las mesas están trabajando con los resultados de todo este diagnóstico participativo previo, para poder afiatar y definir cien por ciento para que el momento en el que se pueda transcribir el plan de gestión final, para sea realmente una herramienta con participación ciudadana en donde el proceso participativo sea consultivo sino que sea también conclusivo.

“Es en sí, la estación final de todo el proceso de participación ciudadana que comenzó con consultas, entrevistas y mesas de trabajo”.

Arrancando con camino recorrido

Indicó que algunas de las propuestas son realmente nuevas, pero que otras ya se estarían implementando en paralelo, aunque los participantes le han dado un matiz diferente a las recomendaciones.

“El plan de gestión nace de un proyecto que nosotros postulamos al Ministerio a través del programa Red Cultura y lo que hace es entregarnos financiamiento para nosotros contratar profesionales expertos y externos para que vengan en apoyo a la creación o actualización del plan de gestión pero lógicamente nosotros como institucionalidad ya tenemos nuestro propio diagnóstico”.

Explicó que al cruzar los datos de los profesionales expertos, la ciudadanía cultural y el trabajo de la corporación, lo que logra pasar –que es lo que ha pasado con el plan municipal de cultura- es que muchas de las cosas que ya tenían diagnosticadas la ciudadanía también las necesitaba. “Era un sentir real, por lo tanto lo que nosotros estamos haciendo en este minuto es seguir con el trabajo paralelo a la construcción del plan, ya que no podemos parar el trabajo, y en ese paralelo hay algunas instancias o programas o actividades que se han venido ejecutando”.

Puso como ejemplo el plan piloto “Cultura lo hacemos todos”, en el que se hace un trabajo directo con cuatro sectores rurales de la comuna en el que han detectado un problema de acceso a las actividades propias del ámbito cultural.

Otros de los puntos es el de entrega de tickets, con el que han hecho un convenio con una empresa nacional que prestará sus servicios en Ovalle, y cuya necesidad se refleja en las propuestas que ha hecho la ciudadanía.

“Hay muchas cosas nuevas que quizá en algún momento las pensamos, pero que la gente le dio otra vuelta y están mucho más ‘entretenidas’ y mucho mejor presentadas desde el punto de vista del público. Como por ejemplo que la ciudadanía programe una obra. Nosotros tendremos un consejo consultivo que programe contenidos, lo que proponen ellos es que se haga una especie de abanico de posibilidades y que el público le ponga fecha y jerarquía a cada obra, lo que sería muy democrático y sería ciertamente la programación ciudadana”.

También hizo énfasis en un tema que aunque escapa de sus manos, como institución le pueden buscar solución, que es el tema del estacionamiento al momento de cada obra nocturna.

“Es difícil el tema porque las calles están concesionadas con parquímetros, y aunque no tenemos un estacionamiento propio, sí podemos tener conversaciones con los estacionamientos cercanos, o con Bomberos (concesionaria del parquímetro), por eso al ser un problema para quienes visitan el teatro y no podemos hacernos los locos y negar una solución”.

También la dotación de una sala de ensayo es una de las solicitudes hechas por los creadores que hacen vida en el teatro y que deben al menos aportar una respuesta en el mediano plazo.

 

La evaluación necesaria

Otra de las propuestas es poder evaluar las obras una vez finalizadas, pero más allá de la encuesta o el conversatorio, sino que sea más incisivo en las preguntas y resultados.

“Quizás que la encuesta quede es una especie de libro o en algún archivo tecnológico, para su análisis y seguimiento estadístico. Es una manera de llevar el control de los resultados más allá de un comentario al final de cada obra”.

Evaluaría aspectos como si tuvo difusión, la obra, si asistió mucha gente, que rango etario la vio, y otros datos más puntuales.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X