Crédito fotografía: 
Roberto Rivas Suárez
La muestra de las emprendedoras en la Plaza de Armas es apenas una parte del trabajo de recuperación ancestral que se ha propuesto un grupo de mujeres diaguita de la comuna. Apuestan más a lo cultural y educativo con su propuesta.

Por segundo día consecutivo una veintena de mujeres emprendedoras de la comunidad diaguita, mostraron en la Plaza de Armas lo mejor de las tradiciones indígenas en productos de utilidad y decoración, y en algunos casos adaptaciones de repostería y cocina en un esfuerzo por reivindicar y revitalizar el legado ancestral.

La muestra de las emprendedoras de la Comunidad Diaguita ofrecía una variedad de productos artesanales entre tejidos, decoración, repostería, plantas medicinales y decorativas, utensilios utilitarios y hasta juguetes.

Mónica Astudillo, una de las impulsoras de la organización, presidenta de la agrupación Zapam Zucun (divinidad indígena femenina) y encargada de la oficina Municipal de Asuntos Indígenas, explicó a El Ovallino que la muestra es parte del esfuerzo por mostrar el trabajo de las mujeres diaguita y sus creaciones salpicadas con matices ancestrales, además de todo el legado cultural e histórico heredado.

“Nuestro esfuerzo es por mostrar la identidad originaria de nuestra zona, porque aquí tenemos petroglifos, tenemos cementerios, tenemos arte rupestre, pero hay gente que no tiene idea de qué se trata. En cambio nosotras cuando hablamos acá, le conversamos y les explicamos que esta es una actividad por el rescate del pueblo diaguita que sufrió del genocidio por parte de los incas, por parte de los españoles”, señaló Astudillo, indicando que además la muestra se lleva a cabo en el marco del Día Internacional de la Lengua Materna, que en su caso es la lengua nativa que se estaría perdiendo.

Entre las muestras de las emprendedoras destacaban las de plantas y hierbas medicinales, de las cuales varias de las participantes conocen muchos de sus secretos por herencias ancestrales y los han ido traspasando al resto del grupo.

Más allá de una muestra

Señaló Astudillo que la muestra de emprendedoras es solo una parte del trabajo cultural que realizan en la organización y que les ha valido el crecimiento y expansión en los últimos años, de 10 personas que iniciaron operaciones hace cuatro años, a más de 25 emprendedoras actualmente y con una lista de personas interesadas en asociarse en un futuro cercano, pero siempre entendiendo de que no es el objetivo comercial del emprendimiento el principal de los objetivos.

“Nosotros estamos luchando para que en las políticas públicas se integre el indigenismo. Nosotras somos mujeres, somos emprendedoras, somos mamás, y lo que queremos es que nuestros hijos y nuestros nietos, tengan el conocimiento que tenían nuestros abuelos sobre la cultura y la educación, tanto en el lenguaje, como en la salud, en la medicina ancestral y en tantos otros tópicos”, indicó.

Agregó que cada vez son más las familias de pueblos ancestrales los interesados e integrar las organizaciones indigenistas y revitalizar la cultura originaria.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X