• La pieza teatral tuvo en escena a Lorenzo Aillapán Cayule, quien desde 2012 es reconocido por la Unesco como Tesoro Vivo de la Humanidad.
Ayer la compañía Ñeque Teatral dio vida a esta obra en el Teatro Municipal de Ovalle. Esta pieza teatral tuvo dos funciones; una para estudiantes durante la mañana y otra para público general durante la tarde.

El día  de ayer en el Teatro Municipal de Ovalle se  presentó la obra “Ningún pájaro canta por cantar” de la compañía Ñeque Teatral. Durante la mañana de este viernes decenas de estudiantes de escuelas y recintos de nuestra comuna, tuvieron la posibilidad de encantarse con esta obra que trata sobre el rescate del bosque nativo y la valoración de la cultura mapuche. En tanto,  a de las 20 horas  el turno fue del público general.La pieza teatral tuvo en escena a Lorenzo Aillapán Cayule, quien a  los nueve años, fue consagrado por los sabios mapuches  como el “Üñümche”; el “Hombre Pájaro Mapuche” (don de reproducir los mensajes de las aves, a través de un lenguaje onomatopéyico). Por esa razón fue declarado Tesoro Humano Vivo por Unesco, a través del Consejo de Cultura, en el año 2012 por su trascendental aporte a la conservación de los símbolos culturales de los pueblos originarios.

“HOMBRE PÁJARO”

“Esta obra pasa a ser también como una obra científica porque un zorzal que come boldo y otros árboles, al dejar su excremento en un lugar con tierra húmeda hace otro árbol. Eso lo comprobamos a través de un científico que llevamos a nuestra zona (..) Llevamos casi 170 funciones incluso en Argentina, tenemos la suerte también de haber sido invitados para ir a  Francia tal vez en el mes de noviembre”, comentó Aillapán tras la primera función en Ovalle de “Ningún pájaro canta por cantar”.

PÚBLICO

La obra tuvo  una positiva recepción por parte de los espectadores. Guillermo Araya, profesor de la Escuela de La Torre, “el mensaje es hermoso. Ojalá que todos los que vinimos aquí, o que la verán después  lo recibamos para así cuidar a nuestros árboles, y si vemos desforestación, por qué no plantar nuestros árboles autóctonos de la cuarta región, como lo es el algarrobo, el pimiento, el espino y otros tantos que han desaparecido”.Por su parte, Esteban Piñones, alumno  de la Escuela de La Torre, contó, “me gustó la obra porque defendía a los bosques nativos para que así sea recordado por muchas personas”.

DEL TEATRO A LAS AULAS 

Para Danisa Valdivia, profesora de la Escuela Pedro Enrique Alfonso Barrios, la función para los estudiantes fue valiosa, ya que es coherente con los aprendizajes esperados en diversas áreas, “me pareció que esta obra es muy apropiada para un proyecto que estamos trabajando en la escuela porque tenemos unos árboles nativos que estamos regando a goteo con el agua de los lavamanos.  Además permite relacionarlo con las distintas asignaturas, ya sea lenguaje, ciencias, tecnología, artes visuales”. La docente valoró la función para escolares al señalar, “es una rica experiencia porque a menudo no se tiene esta oportunidad de que los niños del sector rural asistan a una obra de teatro”. 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

Lo más visto hoy

X