Crédito fotografía: 
Rodolfo Pizarro
El deportista de 15 años es destacado en su actividad y ya acumula logros a nivel deportivo.

El taekwondo vuelve a ser competitivo en la ciudad de Ovalle. Después de una pausa para dedicarse a la formación y organizar la asociación regional, en la Academia Municipal de Taekwondo comenzaron a reflotar nuevos talentos de la disciplina. Uno de ellos es Felipe Ortega.

El deportista de 15 años es destacado en su actividad y ya acumula logros a nivel deportivo. El último fue con seguir el podio en la Copa Mamalluca en la ciudad de Vicuña, despegando su técnica y capacidad para sobreponerse a los adversarios sobre el tatami.

“Desde muy chico que estoy ligado a las artes marciales. Primero estuve en karate, pero no me gustó. Ahora descubrí el taekwondo, comencé a motivarme y estoy decidido ahora a seguir entrenando y compitiendo”, dijo Felipe.

Desde ese tiempo han pasado tres años. Y a pesar de su juventud, piensa en grande, seguir compitiendo en torneos regionales y con mayor experiencia poder competir en campeonatos nacionales. A su vez, destaca a sus compañeros de academia.

“Somos buenos en la academia, todos tienen sus particularidades, tienen elongación, fuerza y llevo tres años, con un poco de experiencia para enseñar a los más chicos”, agrega.

Su entrenador, Carlos Flores, destaca en Felipe su capacidad aeróbica y su proyección en la actividad, que con tan solo 15 años es una de las cartas jóvenes para representar a la ciudad en futuras competiciones nacionales.

“El taekwondo cambió en el último tiempo. Se trabaja mucha elasticidad y flexibilidad. Felipe calza perfectamente para el taekwondo moderno. Felipe es responsable, comprometido con el deporte y la escuela. Para esta actividad no hay que tener miedo y Felipe no lo tiene”, argumentó el entrenador.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Lo más visto hoy

 

 

 

 

 

X