Crédito fotografía: 
.
Ganaron a Escuela de Fútbol Macul en un partido cargado de goles, donde los festejos quedaron reservados hasta los últimos minutos de partido.

Un triunfo necesario. Así fueron algunas de las palabras de miembros del plantel de CSD Ovalle tras el triunfo en condición de visitante ante Escuela de Fútbol Macul por 3-4, en la segunda fecha de la segunda ronda de la Tercera B.

Un resultado que les permite volver al triunfo, ya que por algunas semanas se extraviaron los buenos marcadores a favor de “El Equipo de la Gente”. Y los limarinos fueron a buscar la victoria desde el primer minuto. Para aquello, presionaron a la defensa contraria y manejaron el balón a gusto.

Fue así como llegó el 0-1. Tras una combinación de toques y un pase atrás de Nicolás Orrego, el balón le quedó servido a Paolo Ponce, quien remató desde el borde del área para abrir el marcador en el Complejo Deportivo N°2 de la población Santa Julia.

“Este partido fue muy importante. Veníamos de una derrota de local y esto nos permite seguir confiando en nosotros mismos y que la gente de Ovalle siga confiando en nosotros. Tuvimos mucha actitud en este partido, nos empataron y no dejamos de correr, seguimos metiendo y creo que esa fue la clave para lograr el triunfo”, comentó el capitán del equipo.

En el complemento llegarían los restantes seis goles del partido. Primero, a los 52 minutos, y tras una notable habilitación, Nicolás Orrego enfrentó al portero, levantó el balón por sobre su humanidad para poner el momentáneo 0-2. Una fiesta ovallina en Macul, que fue interrumpido por el primer descuento a cargo de César Sáez a los 71’.

La algarabía limarina se extendería a los 78’. Un pase de Nicolás Orrego para Cristofer Araya en plena área permitió que el delantero eludiera a su marcador central y se pasara al arquero local. Un golazo que ponía el tranquilizador 1-3.

Sin embargo, en tres minutos se viviría una pesadilla para CSD Ovalle, siendo los balones detenidos la pesadilla ovallina. A los 80’ Mauricio Cortés descontó primero y Tomás Mena puso el peligroso 3-3 a los 83’.

No lo podían creer en el banco técnico comandado por Leonardo Canales. Pero el equipo no se rindió y consideraron que no merecían volver con un empate hasta Ovalle. Hasta que en uno de los ataques en el minuto 88, una mano dentro del área permitió que el árbitro del encuentro pitara penal a favor de CSD Ovalle. El encargado de patearlo fue Cristofer Araya, quien puso el definitivo 3-4 y los primeros tres puntos del club en la segunda fase del campeonato.

Los primeros tres puntos para CSD Ovalle, que se ubica en la cuarta posición de la segunda fase, pero a un punto de los líderes, que son Cultural Maipú y Quintero U.

La próxima semana recibirán a CEFF, donde buscarán crecer en el Estadio Diaguita.

“Veníamos de un bajón y debíamos ganar este encuentro. Ahora debemos recuperarnos en casa y ganar a Copiapó”, dijo Cristofer Araya.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X