Crédito fotografía: 
El Ovallino
La escuela de fútbol de U. Católica es una de las cuales ya iniciaron las clases presenciales en Ovalle. Los apoderados valoran el espacio, manifestando que es necesario para sus hijos, en un año marcado por la pandemia y el encierro.

Hace dos semanas que la escuela de fútbol de U. Católica Ovalle reinició sus clases presenciales. Fue un año y medio sin poder pisar un campo de juego para cerca de 50 niños de la ciudad que poco a poco comienzan a entusiasmarse con la idea de volver a golpear un balón.

Y los apoderados valoran que la comuna avance a Fase 3 del Plan Paso a Paso, lo que permite un mayor aforo en cada jornada de práctica deportiva. En dos canchas de fútbol albergaron a cerca de 25 alumnos en su primer turno, lo que refleja el interés por realizar actividad física y deportiva.

Así lo manifestó Óscar Rojas, quien fue hasta el Complejo Deportivo La Silleta para ir a dejar a su hijo a una de las clases. Una especial preocupación tiene por él, ya que padece de diabetes tipo 1, pero hasta el momento la práctica deportiva es una de las mejores terapias.

“Sabemos que si nos cuidamos no deberíamos tener problemas, hemos indagado por el Coronavirus sobre personas que tienen esta condición, pero como él es niño y estando bien alimentado y cumpliendo las normas sanitarias no debiera tener mucho problema. En general para los niños esto les hace mucho mejor que tenerlos encerrados, además de cumplir con los protocolos. El autocuidado es fundamental, porque de ahí parte el cuidado, aunque también tiene un poco de suerte. Acá funcionan los protocolos en la escuela”, sostuvo.

Como Óscar son varios los apoderados quienes desde las 15.45 horas van a dejar a sus hijos para una práctica deportiva que por ahora se prolonga por una hora, debido a las restricciones sanitarias que impusieron en la escuela. A medida que el virus vaya en retirada podrán extenderlas, siempre y cuando la comuna registre cada vez menos contagios.

Fernando Castañeda trasladó a dos de sus pupilos hasta las clases. Ávidos por entretenerse y compartir con otros niños de su edad, Fernando ve con buenos ojos la apertura de los recintos para el fútbol formativo.

“Nosotros los apoyamos, el deporte funciona también como una entretención para los niños, así aprovechamos de sacarlos de la casa, del encierro, y esto les puede servir para que sean buenas personas. Ellos se ponían algo rabiosos o inquietos en la casa y venir para acá a jugar fútbol es bonito, porque así como también a nosotros nos gusta divertirnos con el fútbol, también lo pueden hacer ellos. De paso, ellos pueden ser el futuro del fútbol nacidos en Ovalle”, comentó.

Hasta el momento cuentan con 40 niños inscritos para retomar los entrenamientos a partir del martes 3 de agosto, quienes se deben adecuar al protocolo sanitario para la práctica deportiva. Los niños deben llegar con su mascarilla y ropa de entrenamiento puesta al Complejo La Silleta, lugar de las prácticas, y deben acudir con una botella de agua, alguna ropa de abrigo pre y post entrenamiento y una mochila. El club proporcionará un balón por alumno, se aplicará alcohol gel y mantener el distanciamiento según indique el entrenador.

“Tenemos que ser cautelosos y no volvernos locos por recibir a muchos niños. La idea es evitar aglomeraciones, evitar grupos numerosos en los entrenamientos. Para eso disponemos de dos canchas de fútbol para realizar las prácticas, garantizando que haya un gran espacio para los entrenamientos”, enfatiza Nicolás Araya, coordinador y profesor, que junto con el profesor Ángelo Ángel y la directora Valeria Lizardi, realizan las clases en grupos que no superarán los 16 integrantes, de acuerdo a la exigencia emanada desde el club en Santiago.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X