Crédito fotografía: 
El Ovallino
El delantero del CSD Ovalle lamenta a decisión de suspensión del torneo de Tercera B, aunque a modo personal ya lo preveía. Mientras que observa con resignación que compañeros al límite de edad de la categoría (25 años) no podrán disputar nuevamente la división.

Sin lugar a dudas, los más afectados por la cancelación del campeonato 2020 de la Tercera División B son los propios futbolistas de la categoría, quienes tenían puestas sus esperanzas de que en octubre retomarían los entrenamientos para competir en los últimos meses del año por el ascenso a la serie A de la división.

Pero debido a la determinación de la dirigencia de la Tercera División de no efectuar el campeonato por la emergencia sanitaria por Covid-19, los planes y sueños de los jóvenes deportistas de representar a su ciudad quedarán en pausa, al menos por este año.

Esto está ocurriendo con una treintena de jóvenes del Club Social y Deportivo Ovalle, quienes con la suspensión del torneo deberán resignarse por la vuelta a la actividad.

“Nos deja triste como grupo, teníamos la ilusión de volver, aunque sea la idea de volver con un campeonato corto, porque era muy difícil a jugar normalmente. Pero teníamos esa esperanza, porque todos los meses preguntábamos y nos decían. En un comienzo nos dijeron que cuando volviera el fútbol profesional, nosotros volveríamos a entrenar en un mes y medio o dos, pero después tuvimos la cuarentena y pasó todo esto”, comentó Nicolás Orrego, delantero del equipo verde.

A pesar de su juventud (21 años) Orrego se transformó en una pieza clave para los equipos verdes del CSD Ovalle. Conformó el primer plantel que debutó en la Tercera B el año 2017 y para este presente año sumaba más experiencia en la división para desplegarla en el campo de juego.

Aun así, las razones de la directiva de la Tercera División acallaron toda posibilidad de un retorno próximo a los entrenamientos y a la competencia, aunque para Orrego la suspensión del campeonato existía como posibilidad.

“Nosotros nos mantuvimos entrenando, enviando los reportes al cuerpo técnico diariamente y todos cumplimos, además nos juntábamos por zoom. Ahora estamos a mitad de octubre y pasó esto. Esto lo veíamos venir, por todo lo que está pasando, porque hay estadios que jugamos en Santiago y no cumplen con los requisitos, con camarín muy estrechos, en comparación con el Estadio Diaguita que son muy buenos, donde mantenemos la distancia física”, dijo.

Lo que más preocupa es la situación de aquellos jugadores con 24 años, en lo que sería este 2020 su último torneo a disputar, debido a la reglamentación de Tercera División, donde los futbolistas participantes no deben superar los 25 años. Tal es el caso de los defensas Fernando Vargas y Matías Urrutia, y los volantes Diego Jeria y Robinson Barrera, quienes no les entusiasmó la idea de la suspensión.

“Hay compañeros que era el último año para ellos, que deben estar más afectados que el resto de nosotros, porque ocupaban un cupo. Me pongo en el lugar de ellos y debe ser angustiante”, dijo Orrego.

“Espero que Anfa pueda hacer una excepción a la regla para esos compañeros para el próximo año, en una situación que los afecta mucho”.

Malos momentos para el fútbol local que para este año cifra sus esperanzas en lo que pueda realizar Provincial Ovalle en su regreso a las competencias en la Tercera A. Mientras tanto, el plantel del CSD Ovalle seguirá entrenando en forma individual y como lo ha venido haciendo para volver al campeonato del 2021, en el cual existe una posibilidad de que comience a fines de febrero o a comienzos de marzo, un mes antes de lo habitual, como medida de recompensa a la suspensión actual.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Lo más visto hoy

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital