Crédito fotografía: 
Archivo
Los ovallinos perdieron 2-1 ante Brujas. Además, sufrieron con las expulsiones de Pavlov y Valdés.

El “ciclón” no causó daño en su visita a Salamanca para enfrentar a Brujas, regresó con una fea derrota por 2-1 ante Brujas y, además, sufrió dos expulsiones durante el partido.

Los buenos resultados obtenidos en la última semana para Provincial Ovalle daban la esperanza de que pudieran extender esa buena racha. Para lograrlo, el técnico René Kloker alineó con dos hombres netamente de área para lograr los goles que tanto han escaseado. Desde el primer minuto ingresaron los centrodelanteros Samuel Urzúa y Zaravko Pavlov, quienes en sus pies estaban la misión de anotar en Salamanca.

En uno de esos intentos furtivos del “ciclón”, Jun Ignacio Núñez se inclinó por el sector derecho del ataque, lanzó un centro que encontró destapado en el segundo palo a Antonio López, quien remató de primera y anotó el 0-1 a favor de Provincial Ovalle a los 44’.

Un buen fin de primer tiempo, pero que lamentablemente se vio manchado por una jugada desafortunada para los ovallinos. Un rebote desde tres cuartos de cancha permitió que el balón cayera a Burgos, pero el portero no pudo controlarlo por culpa del estado irregular de la cancha, colándose en el fondo del arco.

Un gol que sería el comienzo de las malas noticias durante el segundo tiempo, ya que el delantero Pavlov se fue expulsado tras agredir al defensa Fabio Jiménez.

Con diez hombres en cancha, al “ciclón” le costaría aún más acercarse al área y Brujas dominaría las acciones. Fue así como a los 72’ el delantero de los salamanquinos, José Durán, remató cruzado ante Burgos, quien no pudo evitar el 2-1.

Un balde del agua más fría para Kloker, quien alineó a sus mejores hombres en ofensiva para regresar con los tres puntos a Limarí.

Los ingresos de Ramiro Gálvez en la zona de volantes y de Benjamín Carrasco y Kevin Araya en delantera poco pudieron aportar para el equipo, que a medida avanzaba el reloj, aumentaba la desesperación. Y ese desenfoque permitió que el volante ovallino Celín Valdés infraccionara a Joaquín Aguilera. Roja directa y el “ciclón” jugaría los últimos cinco minutos con nueve hombres.

Las ganas y empuje permitieron una aproximación de los verdes, que a la postre no generó una ocasión manifiesta de gol.

El fin del partido fue lo mejor que le pudo pasar al conjunto ovallino, que regresa a casa con las manos vacías y con mucho para analizar, tanto en el juego demostrado como en las reacciones propias de los expulsados, que permitieron la derrota por 2-1 ante Brujas de Salamanca.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Lo más visto hoy

 

 

 

 

 

X