Crédito fotografía: 
Cedida
El oriundo de Hurtado Marcial Milla subió el Nevado Ojos del Salado, el cual tiene 6.891 metros sobre el nivel del mar. Su próximo desafío será el Volcán Llullaillaco en Antofagasta y el Aconcagua en Argentina.

Por Luciano Alday Villalobos / Río Hurtado

 

A los 25 años de edad el oriundo y habitante de la localidad de Hurtado, Marcial Milla, encontró la pasión de su vida, el montañismo, “yo antes hacía mucha bicicleta, pero me empezó a picar el bichito de la montaña porque me relacionaba siempre con gente que las subía, entonces ahí empecé a subir los cerritos alrededor de mi casa, después fui un poquito más alto, cuando uno sube una cumbre de 3.000 metros y ve que al lado hay una de 3.500 a uno se le abre el apetito, y cuando se sube se siente como un premio a todo el esfuerzo que hay detrás”, comentó este vecino hurtadino.

De esta manera se fue interiorizando en este deporte extremo, sumando compañía a sus recorridos, “yo llevaba varios años haciendo montaña en solitario, entonces un amigo me contactó porque estaba buscando con quien hacer ascensiones, recuerdo que nuestra primera ascensión juntos fue en el cerro Tórtola, que es el segundo más alto de la cuarta región con 6.560 metros, de ahí empezamos a incursionar con otro compañero de Río Hurtado”, explica.

 

Deseo cumplido

 

El 16 de noviembre de este año Marcial cumplía 50 años de vida y su mayor deseo era cumplir uno de sus mayores desafíos: el Nevado Ojos del Salado. Este volcán es el más alto del mundo, la cumbre más alta de Chile y la segunda más alta de Sudamérica después del Aconcagua.

Esta ascensión había sido planificada por el grupo de amigos para enero de 2022, pero por el deseo del cumpleañero decidieron adelantar la fecha. El reporte meteorológico no era el más favorable para ese día en específico, por lo que el 1 de noviembre iniciaron la travesía para alcanzar la cima el viernes 12.

De esta forma Marcial Milla junto a dos amigos, uno de Antofagasta y otro de la misma comuna de Río Hurtado, iniciaron este periplo que no estuvo exento de dificultades, “nosotros nunca habíamos organizado una expedición de tantos días, la más larga que habíamos tenido era de 4 días, y esta la programamos en 12, entonces tuvimos algunos problemas en la logística, aunque la aclimatación ya la teníamos manejada. Por otra parte, esta temporada nadie más había subido la cumbre, así que el camino no se notaba, llevamos la ruta en el GPS, y todo eso es complejo de llevar”, explicó el montañista hurtadino.

Pero pese a todo, la meta y el sueño del cumpleañero se cumplieron, “la sensación de estar arriba solo la puede entender quien hace montañismo, llegar a la cumbre es coronar todo un proceso, nosotros la estuvimos planificando dos años. Además, fue mi primera vez en esta cumbre, hace 20 años había hecho el intento en solitario, pero no tenía el equipo adecuado, así que llegué solo hasta el campamento Murray”, declaró contento sobre su logro.

 

Próximos objetivos

 

Marcial Milla junto a sus amigos planifican para enero o marzo del 2022 subir el Volcán Llullaillaco en Antofagasta, el segundo más alto del país. De igual forma, el Aconcagua también se encuentra en carpeta.

“La otra vez estuvimos conversando con otro montañista que ha hecho el Aconcagua dos veces y nos decía que el Ojos del Salado es lejos más duro, entonces eso nos da confianza, ahora no le tenemos ningún miedo, pero dejaremos eso para la próxima temporada”, declaró Marcial Milla.

Pero el mayor objetivo de este grupo de amigos es promover este deporte en su comuna, para que más personas los acompañen en sus travesías, “como riohurtadinos queremos hacer notar esto para motivar a más gente, hay muchos que lo quieren intentar pero quizás necesitan un empujoncito para atreverse. Hemos pensamos hacer un club de montaña para juntar gente que le apasione esto, porque realmente es maravilloso”, indicó Milla.

“Río hurtado, como todo Chile, es el paraíso para el montañista, yo siempre digo que en mi patio trasero tengo una montaña de 3.000 metros, al costado tengo uno de 4.500, al frente tengo uno de 2.500 con senderos, después se puede subir a la cordillera con algunos de 5.000 o 5.500, entonces hay mucho por donde ir”, agregó para concluir.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X