Crédito fotografía: 
Rodolfo Pizarro
La Federación contactó al púgil amateur ovallino para que se integre a la preselección nacional que iniciará un nuevo proceso con un nuevo head coach. La primera oportunidad para un boxeador nacido en estas tierras defendiendo los colores chilenos.

El boxeo ha entregado a Chile grandes exponentes a lo largo de su historia. En sus orígenes, a finales del siglo XIX, tanto en Santiago como en Valparaíso se multiplicaron los gimnasios y cuadriláteros donde extranjeros residentes lo practicaban. Incluso en la década de los ’30 fue una actividad más popular que el propio fútbol.

Estanislao Loayza, el iquiqueño Arturo Godoy, los medallistas olímpicos en Melbourne 1956 Claudio Barrientos, Carlos Luca y Ramón Tapia, hasta los emblemas de la década de los ’80 como Benedicto Villablanca, Cardenio Ulloa y el mítico Martín Vargas, han sido algunos de los grandes exponentes del pugilato nacional.

Deportistas reconocidos en todo Chile y el continente, que representaron los colores chilenos en distintos cuadriláteros. Tal como lo quiere hacer el ovallino Ariel Araya Castillo. Apodado como ‘Mosca’, Araya de 25 años y púgil en la categoría 52 kilos, recibió la grata noticia que el 20 de septiembre debe presentarse en la Federación de Boxeo en Santiago para conformar un nuevo proceso nacional a cargo del entrenador cubano Segundo Chango.

El presidente de la Federación, Robinson Villarroel se contactó con el profesor José Flores del Boxing Club de Ovalle. El directivo preguntó directamente por Ariel, quien recordaba sus desempeños en los campeonatos amateurs que organiza anualmente la organización.

“Junto con él cerca de cinco o seis muchachos más tuvieron una destacada participación en el último campeonato nacional de Lautaro. Ariel tuvo una muy buena participación, quedando eliminado por un seleccionado nacional, en una pelea muy disputada y eso lo amerita que vaya a la preselección”, cuenta Villarroel.

En Lautaro, el ‘Mosca’ se quedó con el tercer lugar en su categoría.

“Viene de todo un proceso, de cuando comenzamos a asistir a los torneos nacionales. El presidente de la Federación ha visto mis peleas y ahora todo el trabajo dio resultados. Ser llamado a la selección es un logro muy importante, donde cualquiera estaría muy orgulloso de que tomen en cuenta, por el trabajo realizado”, cuenta Ariel.

Y el ‘Mosca’ reconoce su felicidad. Es que es un envión anímico tremendo para la sacrificada vida que debe llevar un deportista amateur con sueños grandes.

“Nunca me lo esperé, fue toda una sorpresa. Que me tomen en cuenta es para ponerse contento, tengo todas las ganas de ir”, dice.

El próximo 20 de septiembre lo esperan en Santiago, porque el lunes la selección nacional de boxeo competirá en un campeonato en República Dominicana, lo que sería la primera aventura internacional del púgil local.

Ariel recuerda como si fuera ayer los primeros golpes que dio en un entrenamiento. Diez años atrás, en la población Pacífico, comenzó su andar boxeril.

“Comenzó entrenando en la población Pacífico, donde uno de los boxeadores miembros del Boxing Club impartía clases. Tenía conocimientos en el deporte y al poco tiempo se lo llevó a entrenar al club para que el profesor José Flores lo viera en vivo. De ese momento no se sacó los guantes”, rememora.

Desde ese momento fue fiel alumno del profesor José Flores, quien ha dedicado toda su vida a formar nuevos talentos en Ovalle.

“Hemos hecho un buen trabajo, hemos inculcado los valores del boxeo, la disciplina. He sido muy fuerte con ellos y han aprendido. Todos los retos son para ellos, para que puedan destacar en este deporte. Y hoy tenemos el ejemplo que somos reconocidos por la federación.

Intento inculcar lo mejor a los muchachos. El que quiere progresar, lo hace; el que no, se queda atrás”, dice Flores.

ARRIBA DEL CUADRILÁTERO

Y cuáles fueron las aptitudes de Ariel que fueron necesarias para el llamado a la selección? Múltiples factores existen para responder la interrogante. Primero, la renovación del pugilato nacional que quiere llevar la Federación de Boxeo es la primera, ya que muchos de los boxeadores que defendían la camiseta de la selección dejaron de hacerlo, sobre todo por razones económicas. Y en esta búsqueda por encontrar nuevos deportistas encontraron a Ariel Araya, quien fue seguido por sus desempeños en los campeonatos nacionales.

El ‘Mosca’ acumula tres terceros lugares y en el año 2015 se quedó con el primer lugar de su categoría. Es campeón de Chile y con ese pergamino y sus cualidades técnicas, mereció la convocatoria.

“Ariel es especial. Tiene mucho corazón, va siempre adelante, no se achica con nadie, cuando se propone algo lo consigue y si hay que entrenar en doble jornada, lo hace. Si quiere trabajar por horas, lo hace. Lo conozco de niño, cuando andaba peluseando en el liceo”, ríe el entrenador.

Encarador, aguanta a distancia a su oponente y golpeador, son las características del ‘Mosca’, quien como todo deportista se mantiene nervioso antes de iniciar un combate. Una vez en el ring, esa tensión se va, dando paso a la diversión.

“Me pongo nervioso, que es normal para todos los deportistas, pero después de eso me mentalizo en que mi contrincante va a pelear con las manos, igual que yo, estamos en igualdad de condiciones. Me subo confiado en el entrenamiento realizado por el profesor, me esfuerzo cada día y por eso se ven los resultados, porque con los entrenamientos te puedes subir al ring tranquilo para no sufrir”, dice.

EJEMPLO

Ariel se transformó en el ejemplo para sus compañeros del Boxing Club. Demuestra que poniendo esfuerzo, dedicación y amor al deporte, se pueden lograr las metas. Significa también un espaldarazo para la labor de José Flores, quien una vez más demuestra con resultados el trabajo realizado por más de 18 años con jóvenes de la ciudad.

“Ariel puede ser ejemplo de esfuerzo por todo lo que ha logrado, dejando cosas de lado, el sacrificio de entrenar de noche, trabajar en las mañanas. Eso es sacrificio y todo esto tiene recompensas. El reconocimiento a la federación, que ponga la confianza en Ovalle y en mi como entrenador. Debiéramos estar orgullosos en Ovalle, ya que esto no pasa todos los días.

Con esto buscamos que los demás muchachos lo vean como un ejemplo. Que no estamos entrenando por entrenar, que todas las cosas que les digo son por algo. Yo sueño con grande, que quiero tener a los mejores de Chile, pelear por un título mundial. Son mis sueños. Y nada es imposible; con trabajo, con seriedad y sacrificio se pueden lograr las cosas. Él será el ejemplo y ya están entrenando con más ganas, me están entendiendo”, sostiene Flores.

Durante tres meses deberá estar concentrado en Santiago, cumpliendo un régimen de entrenamiento con la selección, mientras compite en algunos torneos. Después de aquel período, decidirán si Ariel permanece con el equipo.

“Siene que ver y seguir aprendiendo en la selección, para que se las enseñe a sus compañeros. Esto es importante para Ariel y para nosotros. Que Ovalle pueda ayudarlo en este tiempo que va estar en Santiago, ya que no recibirá muchas ayudas económicas”, dice José Flores, mientras agradece la labor de Héctor Vega de Secplan del municipio de Ovalle, quien ha sido un permanente colaborador con el boxeo.

Y Ariel la tiene clara. Todos pueden lograr sus objetivos si se lo proponen.

“Si yo pude, ¿por qué no más niños de acá pueden lograrlo? Es cosa de poner ganas y echarle para delante. Se puede perder o ganar, pero hay que dar y el esfuerzo siempre trae recompensas”, cierra.

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X