Crédito fotografía: 
.
Juan Carlos Pastén se encuentra en Francia ambientándose a su reto más importante en su trayectoria como ultramaratonista.

Desde Ovalle con pasaje directo al mítico Mont Blanc. El atleta Juan Carlos Pastén prepara su indumentaria para desafiar la montaña más alta de los Alpes y desafiar los 170 kilómetros de competencia, en condiciones climáticas que pueden ser complejas, soportando el frío, el viento, lluvia o nieve.

Es una prueba para deportistas preparados, tanto física como mentalmente, donde Pastén deberá sortear los 10.000 metros de desnivel de la competencia, rodeando el monte comprendido entre Francia, Italia y Suiza.

“Tuve que hacer alrededor de 150 kilómetros por semana, pero esto no es lo más importante, pues estas carreras tienen desnivel (subidas de cerro) y es bueno que en este kilometraje mencionado a la semana tenga, al menos, unas 4 a 5 subidas al cerro Tulahuén, por darte un ejemplo”, comentó Juan Carlos.

El desafío del corredor no es menor. La denominada Ultra Trail Mont Blanc (o UTMB) es la carrera ultramaratón de montaña más importante del mundo, donde cerca de 2.000 atletas parten con el sueño de rodear la montaña en menos de dos días. Un desafío con letras mayúscula, pero que Juan Carlos está dispuesto a asumir, ya que ha culminado cuatro versiones de la The North Face Endurance Challenge, la prueba de alta montaña más importante de Chile.

“No es menor porque muchos partimos, pero pasan muchas cosas en carreras que bordean las 30 horas por la montaña, desde un dolor de estómago hasta una ampolla puede dejarte fuera de carrera. Es común que el 60% de los corredores no termine la carrera”, cuenta.

Pastén ya se encuentra en la popular ciudad de Chamonix alistándose para enfrentar la prueba que comenzará el 31 de agosto desde las 18.00 horas local, quien ganó su cupo a competir tras acumular los puntos suficientes en distintas competencias en Chile.

En Europa, Pastén aprovecha de aconsejar a sus coterráneos que busquen aventuras deportivas, tal como la que emprenderá.

“Lo importante es la constancia, recuerdo cuando niño haber jugado y paseado en los distintos cerros de Ovalle, Monte Patria o Tulahuén, el deporte debe partir como un juego para los más chicos, y eso no debemos perderlo cuando somos adultos. Creo que elegí este deporte porque es una manera de volver a la niñez y recordar esos mismos cerros que Ovalle tiene alrededor, pero esta vez, desde el otro lado del mundo. Trato de ir seguido a la ciudad para aprovechar de recorrerlos y disfrutar de las vistas que regala cada cima”, aconseja Juan Carlos.

Un desafío para valientes que el ovallino espera terminarlo satisfactoriamente.

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X