• Niños y niñas de la Escuela de Rugby de Sotaquí.
  • Jóvenes rugbistas en pleno entrenamiento.
Crédito fotografía: 
Cedidas
Los rugbistas Ovallinos están empeñados en masificar el deporte que aman, partiendo por Ovalle y Sotaquí.

Ovalle

Romina Onel R.

 

Ovalle Rugby Club dio inicio a una nueva versión de su “Escuelita de Rugby” en la localidad de Sotaquí. La iniciativa totalmente gratuita ofrecerá clases a niños y niñas desde 6 a 18 años, los días viernes a las 17 hrs., y los sábados a las 19 hrs. desde marzo a diciembre, en la Cancha que se ubica frente a la pisquera de Sotaquí. Las lecciones estarán a cargo de los profesores Isaías Castillo y Jordan Galleguillos.

No conformes con esto, los rugbistas también le dieron el vamos a la versión 2019 de su escuela de rugby en Ovalle, cuyas clases comenzaron a partir del 1 de marzo y sus horarios son los días viernes a las 15 hrs. y los sábados a las 11 hrs., en el Liceo Agrícola Tadeo Perry Barnes, a cargo de los profesores Rodrigo Yáñez y Mario Morgado.

Si bien la primera versión de la escuela de rugby nació como la iniciativa de un grupo de amigos,-conformados en el Ovalle Rugby Club-, la escuela de Sotaquí en cambio, nace en el marco de la adjudicación del Ovalle Rugby Club como una organización sin fines de lucro, al “Fondo Verano Mixto” del Gobierno Regional de Coquimbo.

Con respecto a esto, Brayan Urquieta, -uno de los fundadores, actual presidente y capitán del Ovalle Rugby Club-, afirmó que la motivación para realizar este proyecto fue que “como club sabemos que es necesario contar con más categorías, para que nos representen en el futuro”.

Urquieta también explicó que la decisión de que estas escuelas fueran gratuitas, se debió a que “a nosotros no nos mueve el lucro, queremos expandir el rugby al resto de la región y además apuntamos a no discriminar a los niños y niñas por su nivel socioeconómico”.

Por su parte, Felipe Ramírez, -otro de los fundadores del club-, dijo que Ovalle y Sotaquí son el primer paso de una gran apuesta, ya que “la idea es que en diez o quince años más podamos realizar campeonatos locales o internos con distintos equipos de rugby”, expresó.

Los niños y niñas de Sotaquí

Felipe Ramírez, -quien además vive desde hace ocho años en Sotaquí y fue uno de los principales promotores de la realización de la escuela de rugby en este lugar-, expresó que “aquí son todos muy acogedores, por eso y porque me di cuenta de que sus niños y niñas no tienen acceso a otros tipos de deporte que no sean el fútbol, quise devolverles la mano haciendo lo que más me gusta, el rugby”.

En cuanto a las virtudes de este deporte, Ramírez aseguró que “el rugby te entrega valor, disciplina, compañerismo y amistades para toda la vida”, ejemplo de esto es el vínculo que une a Ramírez y Urquieta, quienes se hicieron amigos a los 14 años jugando rugby y hoy dedican sus esfuerzos conjuntos a masificar este deporte.

El rugbista también señaló que “mucha gente asocia el rugby con brutalidad y por eso nos empeñamos en enseñarles a nuestros estudiantes desde muy pequeños a protegerse, caer bien, dar correctamente los tackles, etc.”.

Por su parte, Isaías Castillo, uno de los profesores de la escuela de rugby de Sotaquí, aseguró que “es sumamente importante que el rugby se practique desde una edad temprana, yo empecé a jugar siendo adulto y noto que hay cosas que me cuesta manejar, porque no las aprendí cuando era niño”.

Finalmente, Castillo afirmó que “hay muchos niños que no se identifican con los deportes más típicos y se sienten fuera de lugar, en el rugby ellos encuentran un nicho, porque nosotros trabajamos con sus habilidades y eso hace que quieran seguir practicando”.




Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...









X