Crédito fotografía: 
Cedida
Si bien la provincia ofrece ventajas competitivas, el rubro apícola espera mayor apoyo para fortalecer su producción y repetir la experiencia de hace algunos años, cuando pudieron exportar abejas reinas hacia Europa. Desde Indap advierten que han estado en permanente contacto y han prestado toda la asesoría al respecto

Reconocida es la abeja como el insecto más importante de la naturaleza, por sus grandes bondades, y aunque la provincia regala diferentes beneficios para la producción apícola, quienes laboran en el área consideran que no son suficientemente aprovechadas.

El presidente de la Mesa Provincial Apícola, Luis vega, indicó a El Ovallino que si bien la últimas lluvias le imprimen cierto optimismo a la temporada apícola, las gestiones deben ir acompañadas de apoyos oficiales para poder producir para la provincia y la región.

“Con estas últimas lluvias tenemos algunas expectativas de que se va a producir un poco más de miel que el año pasado, pero como en la provincia del Limarí es una labor estacionaria viene amarrada a la cantidad de lluvia que podamos tener. Hemos estado en conversación con las otras provincias porque sabemos que uno de nuestros potenciales es el material vivo, material genético: abejas reinas y paquetes de abejas, y en esa instancia estamos trabajando con Indap para poder contar con asesoría técnica y poder retomar el tema de las alianzas productivas. Para poder potenciar la producción y el comercio de material genético”.

Poco provecho

Indicó Vega que el área apícola es la más rezagada de todas y que viene sufriendo cierto “abandono” desde hace mucho tiempo.

“En la región de Coquimbo el área apícola está muy alejada de las temáticas de financiamiento por parte del Estado, especialmente de la parte agrícola. Hace un par de años atrás trabajamos mucho, sobre todo en asesoría y crianza de abejas reina, en 2015 tuvimos hasta experiencia de exportación de reinas a Europa. Desde Rio Hurtado exportamos a Francia y en Monte Patria exportaron a Canadá, pero luego eso se quedó paralizado y ni siquiera tuvimos asesoría técnica”.

Explicó que en la provincia hay más de 100 apicultores en pequeña escala, siendo Monte Patria la comuna que más tiene, con un aproximado de 80 productores, mientras que en Río Hurtado hay casi 40 y en Ovalle unos 10.

“Lamentablemente el rubro de la polinización en la provincia es cubierto casi en su totalidad por empresas del sur, y eso es un nicho de negocios y labores que nosotros no hemos podido abordar porque no podemos competir con una empresa que viene con mil 500 colmenas de una sola vez. La apicultura tiene una gran expectativa, pero necesitamos el apoyo gubernamental para poder desarrollar el rubro”, puntualizó Vega.

Apoyo necesario

En tanto el Director Regional de INDAP, José Sepúlveda, indicó que la institución ha estado en permanente trabajo y contacto con usuarios del rubro apícola de la provincia de Limarí, y detalló que “nos hemos reunido con dirigentes de la Mesa Apícola, con la finalidad de ver la incorporación de usuarios a algunos de nuestros programas enfocados a asesorías técnicas especializadas. Además, hemos sostenido videoconferencias con empresas interesadas en trabajar con apicultores. De la misma manera se dispuso el apoyo de nuestros profesionales para colaborar con el levantamiento de nóminas de usuarios factibles de atender por medio de nuestro Programa de Alianza Productiva”

Explicó que en lo que respecta al apoyo mediante recursos, se ha realizado a través de la entrega de capital de trabajo para la adquisición de insumos como fructosa, enfocado al aporte energético, y complejo proteico para suplir la deficiencia de requerimientos nutricionales en los apiarios y recursos entregados para el cuidado zoosanitario de colmenas afectadas por la Loque Americana.

Sepúlveda, además, puntualizó que "todas nuestras acciones las hemos realizado junto a los apicultores, en base a conversaciones, reuniones y acuerdos, en relación a lo que es posible realizar a través de nuestros programas".

 

 

Fortaleza Genética

Indicó Vega que para los apicultores limarinos es muy difícil competir con los del sur del país a nivel de producción de miel, por las bondades que ofrecen los campos de esa zona del país, pero que en esta área gozan de una ventaja en la genética que es la que deben aprovechar.

“La primavera nuestra comienza antes que en el sur, por lo tanto nosotros podemos producir material genético antes que ellos, y eso es una ventaja tremenda que nosotros no hemos podido aprovechar, porque necesitamos financiamiento para un primer estudio serio  luego para la producción”.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X