Crédito fotografía: 
Cedida
Las mayores libertades han provocado un considerable aumento de público en los locales nocturnos de Ovalle y la provincia, aunque no todo ha sido alegría, un recinto de entretenimiento acusa un efecto inverso al resto, mientras que desde otros lados apuntan a la falta de trabajadores.

Por Luciano Alday Villalobos / Ovalle

 

Poco más de dos semanas lleva el país sin toque de queda y esa situación se ha hecho notar de forma positiva en las cuentas de los comerciantes de Ovalle.

“Como lo esperábamos el público está aumentando, a toda la parte turística le ha ido bien, han estado todos llenos según los aforos del covid, incluso hay gente que espera afuera su turno, el fin del toque de queda ha sido una buena medida”, comenzó señalando el presidente de la cámara de comercio de Ovalle, Washington Altamirano.

El dirigente gremial no se aventura a entregar una cifra exacta, pero desde uno de los locales beneficiados indican una estimación, “ha aumentado un 20% aproximadamente, claramente ha habido una mejora, obviamente por la mayor cantidad de horas de venta que tenemos, aunque nosotros en lo personal no estamos  hasta la cinco de la mañana, sino que hasta la una de la madrugada”, declaró la administradora del Bar Café, Katherine Álvarez.

Dicha cifra aumenta considerablemente en otros rincones de la provincia. “Desde que salimos del toque de queda hemos tenido números azules, en general todos los locales comerciales han sacado buenas cuentas, no solo aquellos de vida nocturna, sino también todos los restaurantes, ya que la gente está un poco más tranquila para acercarse a los locales. Nuestro balance es que ha subido un 80%, el primer fin de semana fue un 60%, eso lo hemos ido superando”, manifestó el presidente de la cámara de comercio de Combarbalá, Carlos Olivares.

“Por ejemplo tenemos el caso de uno de los locales emblemáticos de acá, el Rumba Bar, que empezó con 60 personas y este último fin de semana llegó hasta el aforo máximo de 100 personas, muchas personas quedaron afuera”, agregó el comerciante combarbalino.

 

La otra cara de la moneda

 

Pero no todo es alegría en el rubro, hay ciertas circunstancias que todavía inquietan a los comerciantes de la provincia.

Según explica Washington Altamirano el aumento de público actual por el momento no implica un 100% de utilidades, “la gente recién está logrando hacer algo de plata para pagar las deudas, hay muchos que cargan una mochila muy grande en ese aspecto”, acusó.

La administradora del Bar Café, Katherine Alvarez coincide con este punto y lo ejemplifica en su caso en particular, “estamos a años luz de solventar las pérdidas, ya que nosotros estuvimos nueve meses con el local cerrado”.

La comerciante ovallina aprovecha de agregar otro problema que se ha generado post pandemia, la falta de mano de obra, “hay pocas personas que quieren trabajar, le ha pasado a toda la parte del comercio, las vacantes de trabajo están abiertas en muchos locales, pero falta gente que quiera tomar esas vacantes”, indicó.

Por otra parte, un local de entretenimiento acusa un efecto inverso al comercio gastronómico, “a mi me ha pasado algo totalmente contrario a lo que pensaba, desde que terminó el toque de queda he tenido una baja de público, yo creo que pasa porque la gente ha preferido ir a los pubs o porque el fin de semana prefieren irse a la playa, el sábado tenía un grupo muy reducido de gente”, indicó el dueño de la sala de billar Poolmash, Christian Rojas.

 

Alta expectativa

 

Se acercan las fiestas de fin de año y las vacaciones de verano, lo que aumenta las esperanzas en el rubro del comercio, “acá se espera un repunte incluso mejor que en años anteriores, porque la gente está prefiriendo vacacionar en Chile, en lugar de salir al extranjero”, explicó el presidente de la cámara de comercio de Ovalle, Washington Altamirano.

Su contra parte de Combarbalá, Carlos Olivares, también espera que el aumento de turistas ayude a los comerciantes de su zona, “hay mucho ánimo, sabemos que las deudas no se pagan de un día para otro, pero muchos comerciantes están esperanzados en salir del hoyo en que están tras estar golpeados por la pandemia, todos tienen un buen augurio por lo que está pasando”, apuntó.

Para que esta alta expectativa se concrete, Washington Altamirano es enfático en el respeto de la norma sanitaria, “no podemos descuidarnos, ya vemos como en Punitaqui aumentaron los contagios y bajaron de fase, entonces debemos seguir insistiendo en el autocuidado, es responsabilidad de todos mantenernos en este buen momento”, concluyó.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital