• Fernando Espinosa y su señora María Alejandra Veliz son quienes llevan adelante el local llamado Panadería Amanda.
  • Para Fernando Espinosa el haber dejado de lado su profesión de químico en una faena minera, y haber apostado por una panadería, ha sido todo un desafío.
  • Un pan elaborado especialmente para personas de la Tercera Edad es uno de los productos estrella de Panadería Amanda.
  • Deliciosos dulces y postres se pueden encontrar también en Panadería Amanda.
  • Deliciosos dulces y postres se pueden encontrar también en Panadería Amanda.
De suave textura y adaptados al gusto de las personas pertenecientes a la Tercera Edad. Así son los productos que Fernando Espinosa, químico derivado en panadero, crea para el bienestar y disfrute de la gente mayor.

¿Qué tiene que ver un químico con un panadero?

En principio, podríamos decir que no mucho. Pero al menos aquí en Ovalle, hay un caso que si tiene que ver, especialmente cuando un profesional de este rubro decide dejar de ejercer por un oficio como el de panadero, motivado especialmente por el amor a su familia.

Ese es el caso de Fernando Espinosa, quien cambió su trabajo que tenía en una faena minera de Punitaqui para untar sus manos en una exquisita masa de harina para hacer pan, oficio en todo caso, sigue trabajando con estrictas fórmulas, claro que esta vez para producir pasteles y panes blandos que según afirma, “pueden llegar a durar 5 días en perfectas condiciones” y que es especialmente dirigido a las personas de la Tercera Edad.

Apoyado por SERCOTEC, Espinosa demoró unos 3 años en levantar su actual emprendimiento llamado “Panadería Amanda”, local que se ubica en la Población Fray Jorge en Ovalle, en el pasaje Mariano Latorre 687.

¿Y cómo llegó a convertirse en panadero? Pues utilizando sus ahorros y recurriendo al buen consejo de otros colegas de oficio que le fueron enseñando las técnicas de fabricación de tan noble alimento, el más consumido en Chile.

“Ponía avisos para que panaderos me enseñaran. Yo detecté la oportunidad de negocio en el barrio pero no sabía nada de hacer un pan, todo fue con ensayo y error” afirma.

Hoy Panadería “Amanda” funciona toda la semana desde las 08:30 horas, y ofrece hasta 6 variedades tradicionales de pan blando. Y tal como se explicaba más arriba, una particular característica que describe el emprendedor local es que “mi público en general son personas sobre los 65 años.  Yo creé un pan pensado para ellos, que es blando, económico y puede durar en esas condiciones hasta 5 días si se conserva en bolsa”.

Pero además, con el apoyo de su señora y un ayudante panadero, también vende pasteles tradicionales con recetas caseras como chilenitos, brazos de reina, tortas de biscocho, entre otros deliciosos dulces típicos.

Lo cierto es que haber formado este emprendimiento lo tiene enormemente satisfecho, pues asegura que  “vengo de una familia de emprendedores y mi objetivo de vida es estar cerca de mi familia, me lancé a una piscina que no tenía agua y ahora estoy viendo resultados concretos. Lo bonito de emprender es que nunca tienes techo” expresa.

Pues bien, para todos aquellos que quieran degustar las delicias que Panadería Amanda crea, como son los dulces y ese pan tan especial dirigido a las personas mayores, pueden contactarse a través de su página web www.amandapanaderia.cl, o ir directamente a su local




Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...









X