Crédito fotografía: 
Cedida
En su segunda visita a Ovalle, el ministro Cristian Mockenberg conversó con El Ovallino sobre el trabajo que realizan con respecto a las residencias sociales y a los planes de viviendas rurales.

El Ministro de Vivienda, Cristian Mockenberg, visitó Ovalle este viernes para participar en una ceremonia de inicio de construcción y para revisar, según explicó a El Ovallino, los planes de viviendas sociales que mantiene en conjunto con la municipalidad local.

“Se viene trabajando desde hace bastante tiempo con el municipio y con las familias de los diferentes comités, para que puedan acceder a las viviendas. Nosotros ya estamos en los procesos de entrega y construcción de más de 700 viviendas de integración social”, indicó Mockenberg a su salida de la ceremonia en la que instalaron la simbólica primera piedra de uno de esos proyectos de viviendas.

Se trató del conjunto habitacional Los Aromos, que estará ubicado en las cercanías de la Costanera del Limarí y que en su primera etapa le dará solución a más de 30 familias. En la ocasión estuvo presente el alcalde Claudio Rentería y diversas autoridades regionales.

“Estuvimos viendo los avances de los terrenos del Liceo Aplicación, donde se iniciará prontamente la construcción de las primeras 156 viviendas de un total de dos mil, porque es un sector bastante grande para poder construir viviendas. Evidentemente trabajamos con el alcalde Rentería otros proyectos de viviendas rurales, hemos hecho un buen trabajo, lo que da cuenta de un municipio organizado, de vecinos que están esperando su vivienda definitiva, pero también de proyectos que están construyendo y que vienen avanzando”, indicó

¿Serían sólo para los miembros de comités pro-casa?

-Nosotros tenemos dos maneras de acceder a la vivienda definitiva, una a través de los comités de vivienda, que son de postulación colectiva, en los que un grupo de familias postula a proyectos de vivienda y se les da respuesta. Pero también están los subsidios individuales, por el que las personas reciben los subsidios y deciden ellos en qué viviendas los van a aplicar. Estos son los proyectos de integración de vivienda social territorial, de los que pusimos esta vez la primera piedra en una de las más de 776 viviendas, que se están entregando algunas de ellas y otras se están construyendo. Para que sin necesidad de integrar un comité puedan acceder a una vivienda y eso se están construyendo también en Ovalle de manera importante.

¿Con estas construcciones se espera saldar el déficit habitacional en la región o la comuna? ¿Cuál es la relación entre cifras?

-En la región hay un déficit de más de 16 mil viviendas, que no tienen que ser construidas sólo por el Estado, ni tampoco es que esas 16 mil sean todas de subsidio habitacional. De esas cifras nosotros pretendemos en estos cuatro años, entregar aproximadamente nueve mil viviendas, y por lo tanto vamos a apostar a reducir muchísimo el déficit habitacional.

Ya el año pasado entregamos viviendas de todos los planes habitacionales en torno a las dos mil viviendas, este año claramente vamos a superar esa cifra, dentro de cuatro años podemos llegar a las nueve mil viviendas entregadas.

Planes rurales en la provincia

¿Hay planes de construcción de viviendas para las zonas rurales de la provincia del Limarí?

-Allí entra a regir el subsidio rural, que es un subsidio nuevo que servirá para construir viviendas en las zonas más rurales, y efectivamente como es un programa nuevo reciente, hay poco conocimiento ante la alta demanda de las familias y estamos haciendo un esfuerzo importante para construir viviendas rurales, que es más lento el proceso. Principalmente porque cuesta encontrar empresas con la experiencia y la facilidad para construir viviendas en las zonas rurales más alejadas.

-Es más complejo porque se construyen en un número mucho menor, y por eso hemos tenido complicaciones en todo Chile pero lo estamos sacando adelante. Este programa partió varios años atrás con muchas dificultades pero la gente está postulando y lo conoce, pero lo estamos sacando adelante para dar respuesta a las familias que están dispuestas a seguir viviendo en las zonas rurales y por lo tanto hay que darle esas facilidades.

¿Cómo se puede informar la gente acerca de esos programas?

-Por lo general todos nuestros programas tienen mucha información en todas las oficinas del Serviu, y en general en nuestras redes sociales, por eso los invito a acudir a las oficinas e informarse de cada programa específico. Los requisitos por lo general la gente los conoce, que son tener el registro social de hogares, la libreta de ahorro para las viviendas, y postular a los diferentes programas.

¿Qué mensaje le daría a la gente que tiene la percepción de que el Estado se mueve más lento que las necesidades que requiere la misma población?

-El mensaje y la disposición que nos ha señalado el presidente es a trabajar con sentido de urgencia y mi presencia en Ovalle ya en dos ocasiones en no más de un año y medio de gestión da cuenta de eso, del compromiso para poder conocer los problemas y resolverlos con el sentido de urgencia que la gente necesita.

 

Plan Te Caché

Consultado acerca del plan de fiscalización de viviendas entregadas, conocido como “Te Caché”, indicó que aunque es incómodo en su operación, es necesario en su ejecución.

“Lo que pasa es que cuando uno construye una vivienda social hay recursos públicos involucrados, también hay ahorros de las familias y lo importante es que se puedan utilizar bien. Cuando una familia recibe una vivienda, no es para arrendarla, no es para venderla, no es para dejarla sin ocupación o para convertirla en un lugar comercial, por lo tanto se hace la fiscalización de viviendas para apuntar a que se utilice bien la vivienda, o si no, la ley nos faculta a retirarlos y a entregársela a una familia que lo necesite”.

Admitió que en la Región de Coquimbo se está llevando un proceso de fiscalización altísimo para detectar viviendas mal utilizadas.

“No nos gusta llegar a la última situación más extrema, pero que a veces hay que llegar, que es retirarla y pasarla a una familia que la necesita. En Ovalle hemos avanzados con casos de fiscalización, del que ahorita no podemos aportar muchos más detalles, porque están en proceso. A nadie le gusta estar persiguiendo y fiscalizando, por eso el mensaje para las familias es que utilicen bien las viviendas que recibieron y si eso no ocurre bueno, tendremos la obligación de tener que retirarlas, pero el mensaje es a utilizarlas bien. Nosotros construimos viviendas para que las familias las habiten, no para estarlas quitando, por eso las deben utilizar de buena manera”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X