• Pisco Cogotí ofreció una degustación de su producto por el día de la piscola.
Crédito fotografía: 
Luciano Alday Villalobos
Madre e hija habitan en la localidad de Cogotí 18, desde ese lugar iniciaron su proyecto pisquero tras darse cuenta de un legado familiar que ellas desconocían, pero que arrastraba cientos de años.

Por Luciano Alday Villalobos

 

María Antonieta Niño De Zepeda y Bárbara Novoa, madre e hija, han hecho toda su vida en Cogotí 18, localidad a unos 15 km al noreste del centro de Combarbalá. Ellas por años se dedicaron al cultivo de uva, pero más como "hobbie" y consumo personal.

Hasta que un día, empezaron a interiorizarse más en el tema y descubrieron un legado familiar dedicado a la destilación.

A Bárbara le llegó de regalo el libro "El Pisco nació en Chile" de Pablo Lacoste, el cual al leerlo se llevó una tremenda sorpresa, "descubrí que un tátara tátara abuelo en 1711 había exportado junto a dos amigos aguardiente de buena calidad a Perú", cuenta ella, quien mediante un inventario de una herencia también descubrió que su familia a finales de 1800 se dedicaba a la creación de vino.

Sin embargo, no tenían los implementos para dedicarse al rubro pisquero, solo un gran parrón de uva que incluso pensaron sacar, debido a que no les generaba ganancias. Hasta que en 2017 apareció una oportunidad a través de un proyecto de CORFO. La familia postuló y se adjudicó el fondo el cual financió un 25% de la construcción de la planta pisquera. El otro porcentaje fue pagado por María Antonieta, quien a sus 75 años decidió invertir lo ganado en su profesión como abogada.

En 2018 culminó la construcción y ese mismo año hicieron su primera cosecha y destilación, logrando fabricar y vender entre 10.000 a 20.000 botellas al año.

Estas mujeres combarbalinas esperan que su emprendimiento sirva para dar a conocer Combarbalá y más en específico la localidad de Cogotí, por ese motivo bautizaron el pisco con el mismo nombre del sector. “Mi familia siempre ha sido de acá, entonces pensamos en dar a conocer el lugar”, dicen.

Bajo este mismo objetivo, las emprendedoras piensan en grande, “ojalá en un futuro exportar y así lograr que Cogotí sea conocido en todo el mundo, que la gente vea que en este valle chiquito igual se hace pisco, no solo en el valle del Elqui”, dice Bárbara, quien agrega que esta meta sería en pequeñas cantidades.

Por lo pronto, estas mujeres trabajan en la creación de su página web, a la par que potencian sus redes sociales. Además, su producto se encuentra en ChilePisco, empresa que vende y distribuye este producto como otros a nivel nacional.

 

Día de la piscola

 

El día lunes 8 de febrero se celebra el día de la piscola, por esta razón, Bárbara Novoa organizó en su parcela una degustación de sus piscos.

Si bien la convocatoria no fue masiva, fue una oportunidad para dar a probar sus más recientes elaboraciones. “Primera vez que hago un evento, porque cuando nosotras empezamos a comercializar fue el estallido social y luego la pandemia, entonces hemos estado muy encerradas, por eso se me ocurrió que por ser el día de la piscola hiciéramos algo alegre para compartir”, dijo contenta emprendedora.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital