Crédito fotografía: 
Cedida
El secretario de gobierno estuvo en Combarbalá donde se reunió con productores agropecuarios de la zona, a quienes informó sobre el plan que adelanta el gobierno nacional para obtener más producción de carne, queso y leche, con menor cantidad de ganado, entre otros factores, por la falta de talaje para alimentar grandes rebaños. Indicó que es un proceso que tiene que partir “más temprano que tarde”.

Una nueva visita en a la zona por el ministro de Agricultura Antonio Walker podría marcar un cambio de rumbo en la forma como se lleva a cabo la ancestral tarea de los crianceros, toda vez que presentó el nuevo Plan Caprino con el que intenta demostrar que “menos es más”.

En conversación con El Ovallino tras su visita a la comuna de Combarbalá, Walker indicó que el proyecto que se viene para la región significa un cambio de paradigma en la forma de producir.

“Nos avocamos al Plan Caprino, donde vamos a invertir dos mil millones de pesos que consiste en cambiar el sistema de producción de los crianceros, pasando de un sistema extensivo a un sistema intensivo, porque la región ya no tiene una capacidad talajera para tener el libre pastoreo, por lo tanto, creemos que con menos cabezas de caprinos tendremos una mayor producción de leche y queso, y por lo tanto mejor rentabilidad”, indicó.

 Señaló que no existen otras opciones al respecto, ya que no hay capacidad talajera para alimentar a 300 mil cabezas de ganado, que son parte del sistema extensivo. 

“Yo sé que es un cambio cultural, pero la idea es mantener a los cinco mil crianceros, porque muchas familias viven de la crianza, pero si no cambiamos el sistema, vamos a perder muchos trabajadores”.

¿Hay alguna estimación del máximo de ganado que se podría tener?

-“Es muy difícil decirlo, porque  hay que partir paso a paso. Es un cambio cultural, del sistema de producción, que habrá que hacerlo paulatinamente, con proyectos pilotos, donde todos nos vayamos convenciendo de que tiene que venir un nuevo sistema de producción”.

Indicó el secretario de Gobierno que ya se está trabajando en capacitación, asistencia técnica y financiamiento para cambiar los procesos y sobre todo la mentalidad de quienes creen que tener más cantidad de cabras es mejor.

“Además que la cabra es muy depredadora así que también tenemos que hacernos cargo del tema medioambiental. Por eso debemos convencernos todos, y eso es un proceso, pero el proceso tiene que partir más temprano que tarde”.

¿Hay un lapso estimado de cuánto podría durar este proceso?

-“No, este es un proyecto que está partiendo y mientras más rápido lo hagamos mejor. Pero esto será más rápido o más lento de acuerdo a la actitud que tenga el criancero. Esta es una propuesta técnica que hace el Ministerio conversando con muchos expertos en el tema, y creemos que al final ese es el camino”.

Especificó el ministro que el cambio de producción es en todos los niveles: en los sistemas de riego, en la alimentación del ganado, en el mejoramiento de la genética, en la construcción de galpones, y hasta con un sistema de producción de queso diferente al que actualmente se ocupa.

Tradicional veranada

Indicó Walker que tampoco se puede depender en gran porcentaje de las veranadas como salvavidas para la alimentación y engorde del ganado caprino local, porque ya ese sistema comienza a reflejar algunas fisuras.

“Yo vengo con el encargo de poder hablar con el embajador de Argentina en Chile, porque al parecer los argentinos no querrían que el ganado chile vaya a veranear a la cordillera argentina, así que tenemos que trabajar mucho en esos temas”, indicó.

Proyectos para el riego

Con respecto a los regantes y sus sistemas actuales, el ministro Walker señaló que el Gobierno va a invertir 14 millones de dólares en los próximos dos años en obras de riego en la región de Coquimbo.

“Son recursos extrapresupuestarios. Son capital que se agregó al presupuesto del Ministerio de Agricultura para el plan de recuperación económica Paso a Paso, de 4.500 millones de dólares, para generar 250 mil empleos. La agricultura va a contribuir con 242 millones de dólares, y eso fundamentalmente es para obras menores de riego. Para la región de Coquimbo serían 14 millones de dólares para riego tecnificado, caudalímetros, revestimiento de canales y otras obras similares”, indicó  

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X