Crédito fotografía: 
Archivo
Si bien se otorgó un plazo significativo desde abril para el pago simple de los compromisos mineros con la Tesorería Nacional, muchos trabajadores del rubro todavía estarían complicados para ponerse al día y arriesgarían el remate de sus propiedades.

Cuando en el primer trimestre del año se abrió un plazo para el pago de las patentes mineras, tal plazo se convirtió en un salvavidas para muchos pequeños y medianos trabajadores de la minería quienes estaban atrasados en los compromisos como consecuencia de la pandemia y la contracción económica.

Será ahora hasta este 30 de diciembre que se tiene plazo para pagar las patentes mineras de 2020 y 2021, aunque según advierten desde el gremio que asocia a los mineros, todavía para muchos se hace muy cuesta arriba.

“Hasta la próxima semana tenemos los mineros para cancelar el pago simple, sin multas. Si es que pagan estas de estos dos años, y pagando una doble del 2019, o que paguen antes del mes de marzo la del 2022, pueden pedir la prescripción de las otras patentes atrasadas de años anteriores, porque tendrían tres años seguidos pagando y se puede pedir ese tipo de exoneración, siempre que sean tres años seguidos”, explicó a El Ovalino el presidente de la Asociación Minera de Ovalle, Orlando Flores.

Aseguró que a través de ese proceso, que se efectúa ante un tribunal, se evita ir a un eventual remate minero.

“Ahora vendría la tercera patente, que será en marzo, y sería la tercera patente consecutiva si es que no tienen cancelada la patente 2019, así que se podría realizar ese pago sin tener que pagar doble, ni con otro tipo de multas por intereses. Son muchas que todavía están impagas en todas las comunas de la provincia”, aseguró el dirigente gremial.

Recordó Flores que a principios de año “nosotros peleamos mucho en su momento para evitar que las patentes fueran a remate, porque a los mineros no les estaba yendo bien. Con los que ha trabajado el gobierno no estaban tan mal; pero están los otros mineros, los independientes, los que tienen propiedades mineras que se quedaron con las patentes impagas por no tener el papeleo que exigen para poder empadronarse, y quedaron indefensos, no podían hacer nada. Siguieron endeudándose con las patentes ahí a punto de perderlas”, señaló Flores.

Doble o nada

 

Recordó que una patente de 100 hectáreas cuesta 1 UTM, que pueden estar alrededor de 550 mil pesos, por año. Si no se paga hasta el 30 de marzo, entonces se viene a pagar doble.

“El artículo 149 de la Ley de Minería castiga el retraso en el pago con el pago del doble de la patente, para evitar que el tribunal mande la propiedad minera al remate público. No como otros impuestos de otro tipo de patentes que lo que pagan son los intereses acumulados. No, en este tipo de casos se paga de una vez el doble, y eso no debiera ser. Así que este 30 vence el plazo que dieron para pagarlas simples, para no perderlas”

Destaco que el que no la pague el 30 de diciembre, posiblemente vea como su patente vaya a remate cuando el tribunal así lo dictamine. Aunque estaría abierta la posibilidad de que pague el equivalente entonces al doble de la patente, y si tiene los años 2020 y 2021 atrasados, es como si pagara cuatro años en un solo esfuerzo.

Injusto

Señaló que a pesar del plazo otorgado a los pequeños y medianos mineros, considera que hay muchas cosas que son injustas, como por ejemplo el hecho de tener que pagar el doble del importe tras un solo día de retraso, lo que debiera cubrirse con un interés.

“Lo otro que debiera hacer la Tesorería es dar la posibilidad de pagar en cuotas, para que el minero se vaya adaptando a sus posibilidades, y eso no existe, o se paga de una sola vez, o se pierde el derecho sobre la propiedad. Y si no se puede pagar un año, menos podrá pagar dos años de una sola vez, por el artículo que dobla el monto”, apuntó el dirigente gremial.

Señaló que en la Asociación Minera de Ovalle existen unos 35 mineros que trabajan de manera activa, mientras que hay un gran número de trabajadores que actualmente están inactivos ya que no han podido ponerse al día con los compromisos económicos en los que han incurrido.

“Otra situación que atraviesan los pequeños y medianos mineros es la carga burocrática y la cantidad de documentos que se deben presentar para estar al día. Muchos mineros no pueden empadronarse porque para ello le exigen la patente al día, el dominio vigente, el plan de explotación, el plan de cierre, el aviso de apertura de faena, todo eso para poder empadronarse, y si un documento falta, toda la cadena se cae”, acusó Flores.

Agregó que existe la posibilidad de obtener un padrón provisorio para dos o tres meses, para laborar, pero que es muy cuesta arriba conseguirlo por la burocracia que representa.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital