Crédito fotografía: 
Cedida
La iniciativa, financiada por el Programa de Gestión Territorial de Zonas Rezagadas y ejecutada por Corfo, beneficia a 48 empresarios pertenecientes a las comunas Punitaqui, Monte Patria, Combarbalá y Canela

Frente a la pérdida de competitividad de la Uva Flame y los cuatro años de sequía que han afectado su producción, el gobierno está impulsando un proceso de reconversión productiva, con el objetivo de que los empresarios de las comunas Punitaqui, Monte Patria, Combarbalá y Canela puedan abrirse a otros cultivos.

Dicho proceso se está desarrollando gracias al Gobierno Regional, a través del programa Zonas Rezagadas y CORFO, el que invirtió más de 400 millones de pesos para reconvertir los suelos productivos, apoyando a 48 empresarios de la Provincia de Limarí.

Para el gobernador provincial, Iván Espinoza, esta iniciativa se enmarca en el compromiso de seguir poniendo “a Chile en marcha. Conocemos los problemas de comercialización que han enfrentado los productores de uva flame, por eso hemos seguido muy de cerca esta situación y, desde que asumimos el Gobierno, elaboramos diversos mecanismos que nos permitan superar esta crisis y lo que hoy estamos concretando es el resultado del diálogo y el trabajo conjunto entre las autoridades y los productores”.

La autoridad agregó que “el apoyo que estamos entregando para la reconversión tendrá un impacto muy significativo, no sólo para los 48 beneficiados, también para los trabajadores y sus familias que dependen de esta actividad”.

El proyecto apunta a reconvertir los suelos que presentan debilidad en sus plantaciones, y que también hayan generado utilidades muy por debajo de sus costos de producción. A través de este programa, se apoya a las empresas en la compra de implementación, asistencias técnicas y capacitaciones para el mejoramiento de la producción de la nueva superficie destinada a reconversión.

Desde 1984, la Agrícola Osvaldo Lagunas y Cía Ltda y Tres Flores produjeron la uva flame en Monte Patria. En estos casi 35 años, han sido testigos de los vaivenes del mercado y sufrido con la sequía, que ha limitado su labor. Por ello, hoy ven con buenos ojos el trabajo que han desarrollado junto a las autoridades para salir de este difícil momento.

“Los precios de la uva y la sequía nos afectaron bastante. Quedamos sin un peso y esta ayuda nos viene bastante bien. Es muy importante lo que está haciendo el Gobierno, hemos trabajado con ellos para ver todo tipo de soluciones. Ahora estamos enfocados en ver qué tipo de cultivos nos conviene, pero queremos seguir con otra variedad de uva para exportar”, indicó Marcelo Lagunas, representante de la Osvaldo Lagunas y Cía Ltda.

El empresario añadió que para optar por nuevos cultivos “tenemos que considerar que la disponibilidad de agua, porque eso nos limita para ciertos cultivos y el costo de la energía para producir en nuestra zona es caro, por eso queremos ver de qué otra forma podemos tener energía a un menor costo”.

La variedad Uva Flame tiene una representatividad importante dentro de la agricultura regional con cerca de 2500 hectáreas de superficie.




Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...









X