Crédito fotografía: 
Roberto Rivas Suárez
Bajo estrictas medidas de la Fase 3, varios restaurantes y cafés de la ciudad se preparan para recibir a los comensales a partir de la próxima semana, diseñando protocolos sanitarios para clientes y trabajadores.

Después de siete meses con las puertas cerradas al público, varios locales entre cafés y restaurantes preparan los protocolos para recibir de nuevo a los comensales, aunque con un aforo mucho menor al que tenían antes de la pandemia.

“Nosotros estamos sumamente preparados, de hecho estamos afinando los últimos detalles, arreglando el local, pintando algunos detalles, instalando los letreros y señales para mantener la distancia entre mesas, en los pasillos, así que estamos casi listos para abrir de nuevo”, indicó el gerente del restaurante Riquísimo, Pedro Monardez.

Señaló que en los últimos meses se han preparado a manera de implementar nuevas medidas que no existían antes de la pandemia, como una carta digital con código QR, en la que el cliente desde su dispositivo puede hacer su pedido, y un menú impreso en un individual desechable, que evita que los menús tradicionales pasen de mano en mano entre clientes y garzones.

“En los últimos meses hemos participado en bastantes charlas organizadas por empresas o instituciones como Sernatur, en las que se plantean ideas que uno va rescatando para poner en práctica en el local. Nosotros contamos con un Certificado Compromiso, que es una declaración jurada en la que nos comprometemos a contar con todos los requisitos que exige Sernatur para ser un restaurant confiable” agregó.

La apertura al público no sería desde el mismo lunes, aunque sería antes del viernes, porque aseguró que no quieren apresurarse sino abrir cuando todas las medidas puedan ser adoptadas a cabalidad.

Con raíces fuertes

En tanto el café ubicado frente a la Plaza de Armas, Raíces Café y Emporio, prepara su reapertura aunque con expectativas de supervivencia, más que de crecimiento en las primeras semanas.

El gerente del local, Daniel Bustamante, explicó a El Ovallino que al tener una terraza reducida, la cantidad de mesas será de alguna manera simbólica.

“Estamos con muchas ganas de poder abrir porque es un punto de encuentro que debemos recuperar. Podemos abrir en la terraza con mesas a dos metros de distancia, y con un 25% de nuestra capacidad, lo que nos obliga a abrir con tres mesas, que es muy poco, pero lo vamos a hacer de una manera simbólica, para mostrar que estamos tratando de resistir”, señaló Bustamante.

Advirtió que han estado en constante capacitación, para aplicar medidas sanitarias al momento de la apertura.

“Nosotros llevamos meses vendiendo solamente con delívery, pero claro, ahora viene el desafío de que podemos abrir al público cumpliendo con todas las normas de seguridad para cuidar a los clientes y a los trabajadores”.

Comentó que de los Centros de Negocios de Sercotec y de Ovalle Turismo han tenido notable asesoría y capacitaciones en línea para establecer las condiciones sanitarias para un regreso seguro.

Estimó que no pasaría de la próxima semana cuando puedan servir en mesas en la terraza ubicada hacia la plaza de armas.

Aseguró que el servicio delivery lo van a mantener aunque ya estén atendiendo al público.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X