Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
En diversas reuniones con la provincia de San Juan de Argentina, se encuentra el seremi de Agricultura Rodrigo Órdenes, quién sostiene que aún está en veremos la realización de esta actividad caprina, en donde mantiene preocupados a los cientos de crianceros de la zona.

Romina Navea

Aún no hay luz verde para las veranadas de esta temporada en la Región de Coquimbo del año 2020-2021. La inseguridad entre los crianceros de la zona, cada día es más potente tras el inestable escenario y los mantiene expectantes ante las nuevas noticias por parte de las autoridades.

Producto de la sequía, el panorama de esta actividad se vuelve compleja, esto sumando además la crisis sanitaria que mantiene sin paso entre las fronteras de Chile con Argentina por la cordillera.

Las dudas son muchas, ya que esta tradición ganadera, aún no ve con claridad su activación. David Arancibia, presidente de Asociación de Crianceros de Monte Patria ve el complejo escenario durante este año, “el rubro caprino depende de la veranda argentina porque hoy día las cordilleras chilenas están prácticamente sobre explotadas y la lluvia que cayó, es poca y eso va estar bastante complicado”, explica el dirigente.

En tanto el seremi de Agricultura, Rodrigo Órdenes, se encuentra realizando una serie de reuniones para poder resolver y obtener una respuesta concreta en el corto plazo. Este miércoles, la autoridad regional  sostuvo un encuentro binacional con motivos de evaluar una próxima temporada.

“Hemos tenido varias reuniones con la contraparte en la provincia de San Juan  y se han tocado dos punto fundamentales; principalmente cuál es  la situación hídrica del sector de la provincia de San Juan, pero también de la emergencia sanitaria que estamos viviendo, y considerando también que en estos momentos, las fronteras tanto de Chile como Argentina se encuentran cerradas”, explicó Órdenes.

Ante esta situación el  seremi señala que estas gestiones no dependen exclusivamente de la institucionalidad chilena, “pero estamos cumpliendo con todo nuestro procedimiento interno, generando los protocolos para el inicio de las ventanillas únicas, donde se tienen que realizar todos los trámites legales que tenemos que llevar a cabo para que podamos pasar con nuestros crianceros a la cordillera argentina”.

Ante la pregunta de si habrá veranadas, Órdenes sostuvo que,  “estamos en plenas conversaciones y gestiones para determinar esa situación y cuando esté la información al detalle y tengamos los informes técnicos de parte de argentina, analizaremos la situación y ahí se tomarán las medidas que correspondan”.

En el caso de que se realice la temporada, el seremi aseguró que durante este periodo, “no será en las condiciones normales”, puesto que podrían existir algunas restricciones por la crisis sanitaria. La autoridad sostuvo que  hay conversaciones con el seremi de Salud, “para ver la posibilidad de poder realizar exámenes de PCR y hacer un seguimiento de la salud de los crianceros que pueden ir a las veranadas argentina”.

Por otro lado las coordinaciones que se realizan junto a la Gobernación de Limarí y Choapa, aclaran el funcionamiento de protocolos de las ventanillas únicas. “Nosotros estamos viendo la condición de salud que desde ese lado podríamos apoyar a nuestros crianceros, pero esta vez en un contexto que va a ser muy distinto a las temporadas anteriores”.

CONSECUENCIAS

Para Manuel Olivares, criancero del sector Placilla, Los Mantos en La Serena, las veranadas han dejado de ser opción desde un par de años. Esto debido a que su ganado se ha visto reducido en un gran porcentaje, teniendo que afrontar nuevas opciones para mantener con vida a sus 30 caprinos. “Con el tiempo se achicó el ganado y no conviene ir con pocos animales. Tengo productiva 30 cabras y en estos momentos con esta cantidad –por ejemplo-, se hacen cinco quesos diarios a diferencia de los año buenos que hacíamos hasta 25 o 30”, sostiene.

Por otro lado, Héctor Báez, presidente provincial de la provincia de Choapa asegura que si bien el ganado ha disminuido en gran medida producto de los  estragos de la sequía, “hay una gran cantidad de caprinos que están acostumbrados a pastar en la cordillera. “Algunos tendrán que buscar algún lugar, otros podrán vender si es que se puede y quedarse en sus lugares si no tienen la posibilidad. Es por eso que nosotros queremos saber luego esta situación, porque así cada uno va buscando el espacio donde poder ir”, manifestó el criancero.

Frente a las expectativas de este año, Baéz indicó que “el año pasado nos llegó un documento de la provincia de San Juan, donde decía que probablemente este año no se iba a abrir la veranada por el tema de la sequía. Si bien es cierto este año nevó un poco, pero continua la sequía de igual forma. Ha estado muy complicado”, finaliza.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital