Crédito fotografía: 
.
De acuerdo a las cifras del Ine, por primera vez se está evidenciando los efectos del Coronavirus, por lo que académicos piden profundizar medidas en un escenario que está lejos de acabarse.

Ocurrió lo que muchos creían. Los efectos y consecuencias de la crisis sanitaria por Coronavirus se dejaron ver en la última medición del desempleo en la región de Coquimbo. En el trimestre móvil marzo-mayo, la región de Coquimbo anotó un 13% de desempleo, quizás la cifra más alta de los últimos diez años.

En comparación al mismo trimestre del año anterior, el aumento de los desempleados fue de un 6,0%, cifras que en evidencia alarman y que preocupan a los habitantes de la región, quienes han sufrido los efectos de la pandemia, la falta de trabajo, los despidos y también las suspensiones de contrato.

En el trimestre móvil anterior (febrero-abril) el desempleo llegó al 10,6%, lo que hacía proyectar que la actual medición vendría a reflejar la crisis sanitaria.

“Son cifras muy elevadas que si bien era previsible encontrarnos con un escenario como en el que nos refleja la encuesta del Ine producto de la pandemia y sus efectos, esta cifra refleja la gravedad del impacto de la crisis sanitaria que estamos viviendo, es la tasa de desocupación regional más alta desde que se levanta esta encuesta en el 2010”, dijo Matías Villalobos, seremi del Trabajo.

Para Pablo Pinto, director de la Escuela de Ciencias Empresariales de la U. Católica del Norte, cifras de desempleo como estas nos e evidenciaban desde la crisis económica subprime del año 2008 o incluso desde la crisis asiática de 1997.

Desde el Gobierno indicaron que su misión ha sido mitigar las consecuencias de la pandemia a través de los bonos Covid, el pago del Ingreso Familiar de Emergencia, el Ingreso Mínimo Garantizado y la aplicación de la Ley de Protección del Empleo que ha permitido que cerca de 9.500 trabajadores se acojan a este herramienta legal.

“Si no existiera esta ley del Presidente Piñera, podríamos estar hablando de 9.500 personas que podrían haber perdido su fuente laboral”, acotó Villalobos.

REFORZAR Y PROFUNDIZAR MEDIDAS

La situación es grave, dice Pinto, por lo que es necesario que el Gobierno refuerce y profundice las medidas económicas para que las personas mitiguen los efectos de la crisis.

“Los trabajadores formales deben acceder a los recursos que dispone el Seguro de Cesantía y en ese sentido se deben mantener los beneficios durante el período que dure la pandemia. La idea es asegurar que mantengan sus ocupaciones. Continuar con las transferencias directas es la manera más adecuada y en ese sentido los bonos o los Ingresos Mínimos Garantizados es la manera para que familias más vulnerables puedan seguir manteniéndose”, dijo Pinto.

El académico señala que por lo menos deben ser destinados $300.000 mensuales para un grupo familiar de cuatro personas. Mientras que también debiera profundizarse un alivio tributario en el pago del Iva, impuestos y contribuciones; para evitar que las empresas quiebren y para permitir que los trabajares puedan soportar en casa las medidas de confinamiento.

Asimismo, señala que estas medidas debieran prolongarse hasta que finalice la fase de contagios para evitar los daños que ha dejado en los trabajadores y empresas.

Villalobos afirmó que desde el Gobierno siguen buscando alternativas para mitigar y enfrentar este momento, por lo que optaron en ampliar la cobertura de la Ley de Protección del Empleo (ver Recuadro).

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...