Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Un duro golpe recibieron ayer los ganaderos caprinos de la región, luego que las autoridades del agro confirmaran que para este año la trashumancia quedaba descartada. Esto tras la decisión del gobierno argentino de no abrir sus fronteras como medida de prevención por el Covid-19.

Definitivamente las veranadas argentinas no van este año, así lo confirmó el seremi de Agricultura, Rodrigo Órdenes, a crianceros de la provincia de Choapa, ante la decisión del gobierno argentino de prolongar el cierre de sus fronteras hasta el 31 de enero.

 Las declaraciones de la autoridad, en una reunión realizada ayer en la comuna de Illapel, echaron por tierra una de las principales esperanzas de los crianceros de la zona para poder alimentar a su ganado, ante la falta de pasto en la región para sus animales.

 Al respecto, Rodrigo Órdenes manifestó que el pasado viernes 8 de enero recibieron un documento de parte de las autoridades trasandinas donde se indica que se postergará la apertura de fronteras hasta el 31 de enero por la llegada de la nueva variante de Covid-19.

“No olvidemos que este cierre estaba hasta el 8 de enero, pero al postergarse genera una situación bastante difícil. Hemos hecho todas las gestiones con el Gobierno de San Juan para poder tener las veranadas, agradecemos la disposición de sus autoridades, pero este cierre es de carácter nacional por la pandemia. Con la llegada de esta nueva variante , el gobierno trasandino decidió cerrar sus fronteras”, indicó la autoridad del agro.

 Órdenes señaló que se reunieron con los crianceros para explicarles la situación y las gestiones que se habían realizado hasta ese momento para concretar la trashumancia. “Se hicieron todas las gestiones y nos encontramos con una situación más compleja. No se logró la apertura de estos catorce pasos fronterizos de forma temporal, pero en este momento hemos conversado con ellos y escuchamos sus inquietudes”, afirmó el seremi de Agricultura.

 Agregó que están analizando los próximos pasos a seguir en el ámbito de apoyo a los crianceros que serían perjudicados por esta determinación de las autoridades trasandinas. “Vamos a tener que buscar distintas alternativas para ir en su apoyo, pero no nos podemos olvidar que estamos viviendo una situación que no es normal y que la pandemia ha aumentado y, paralelamente, tenemos la escasez hídrica en la que estamos trabajando con distintas instituciones. Estamos viendo como apoyamos al mundo caprino, en ese sentido, estamos conversando con Indap para reactivar algunos procedimientos que nos permitan ir en apoyo de estas familias que sufrirán por la suspensión de las veranadas”,indicó la autoridad.

 Para este año se había estipulado que 20 mil cabezas de ganado caprino y aproximadamente 700 animales equinos, estarían autorizados a tener acceso al país vecino a partir de enero. Por eso la noticia tomó por sorpresa a los dirigentes de los crianceros que ya habían expresado su molestia por la drástica disminución de cabezas de ganado autorizadas.

 Para Héctor Báez, presidente de la Asociación de Crianceros de Choapa, esta noticia es muy lamentable para todos sus asociados que veían en la cordillera trasandina la única solución para poder salvar a sus animales.

“Se nos comunicó que no hay veranadas argentinas, esto es muy crítico tenemos como 50 crianceros que no tienen un lugar donde ir. Hubo una negligencia del Gobierno porque siempre le pedimos que nos avisaran con tiempo para buscar otros lugares donde llevar a pastar su ganado. Sabemos que las decisiones las toma Argentina, pero deberían participar los dirigentes en esas reuniones de autoridades para tener clara las informaciones de estos convenios con la Provincia de San Juan”, recalcó el criancero illapelino.

Báez insiste en que hasta último minuto las autoridades chilenas les dieron esperanzas que podrían ir a la cordillera trasandina.

“Hoy nos vemos con este problema, pero necesitamos que los dueños de terrenos en la cordillera chilena nos dejen ir a pastar nuestro ganado. Se quedó de entregar dinero que iba destinado al peaje para Argentina, si bien no es mucho, es algo. Ahora el criancero que no va a las veranadas argentinas y se quedan en Chile, igual salen perjudicados porque se ven complicados con los crianceros que ahora se van a tener que quedar y ocuparán sus mismos espacios”, indicó el dirigente.

En esta línea, afirmó que si bien entienden la decisión de las autoridades por la pandemia actual, se podría haber hecho una excepción. “No ocupamos los caminos normales, sino “troperos” y el contacto con el resto de las personas es casi nulo y a más de 2 kilómetros de distancia”, concluye Báez.

A su vez, el dirigente de los crianceros de Monte Patria, David Arancibia, afirma que hasta la tarde de ayer no se les había confirmado la información y que recién hoy miércoles tenían programada una reunión con las autoridades.

“Tenemos varias personas que cruzaron la frontera ya que probablemente estaba todo listo. Somos 800 socios que nos vemos afectados y la cordillera chilena está colapsada. Nos deberían haber dado una advertencia para tomar una decisión antes. En muchos lados se acabó el agua y esto nos complica más aún”, argumentó Arancibia.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital