Crédito fotografía: 
Archivo
Ayer en horas de la mañana la intendenta Lucía Pinto confirmó que la veranada hacia la cordillera argentina se haría afectiva a partir del 15 de diciembre, por lo que autoridades y crianceros inmediatamente buscan alternativas a la crisis.

El año ha sido uno de los más difíciles para los crianceros en las últimas décadas, y la luz que estaba al final del túnel se va alejando cada vez más. Así podría describirse la situación de más de 300 crianceros de la provincia que esperaban subir a la cordillera argentina para evitar que sus rebaños mueran de hambre.

Es que lo que tenían previsto para el 1 de noviembre, se retrasará al menos 45 días en hacerse efectivo.

En horas de la mañana de este lunes la intendenta Lucía Pinto confirmó que efectivamente el gobierno trasandino había retrasado el ingreso del ganado chileno al menos en mes y medio, dejando a los productores locales buscando soluciones rápidas a la crisis del alimento para sus rebaños.

 “Esto nos deja un problema, porque nuestra región tiene problemas de sequía importante que ha hecho crisis en  este sector. Así que de manera urgente vamos a contactar directamente a los 39 crianceros que han solicitado el salvoconducto para informarles que deben esperar, que deben posponer las veranadas y vamos a entregar, desde este jueves, el forraje, partiendo por aquellos que iban a pasar la cordillera, de manera que no corra riesgo su ganado”. Advirtió que la entrega de este forraje se haría en la cordillera, para que los crianceros no tengan que bajar con su rebaño y que se vayan a debilitar.

Comentó que ya están en contacto con el gobierno regional de Ñuble, para trasladar un importante número de cabezas de ganado hacia esa región para que no tengan que traspasar a la cordillera argentina en busca de comida.

El Inta de Argentina, (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina) hizo estudios para determinar la factibilidad de recibir a las 80 mil cabezas de ganado en sus predios y encontraron que no estaban en condiciones de recibir el ganado, así que solicitaron al gobierno de la provincia de San Juan, que retrasara el ingreso chileno hasta el 15 de diciembre.

Crianceros en apuros

El presidente de la Asociación de Crianceros de la provincia del Limarí, y Consejero Regional, Juan Carlos Codoceo, explicó a El Ovallino que es una “muy mala noticia para nosotros los crianceros”, ya que no se habrían respetado los acuerdos que se tenían.

Comentó Codoceo que es sabido por los crianceros que siempre es después del 15 de noviembre cuando el pasto argentino comienza a estar en condiciones aceptables para recibir al ganado visitante.

“Los crianceros lo conocen mejor que nadie, porque han subido desde chicos y saben cómo es la dinámica de la vegetación. Saben que este mes de noviembre no hay pasto todavía, el pasto nace a partir del 20 de noviembre y diciembre, por eso es que era habitual que siempre a partir del primero de diciembre de cada año, subieran los crianceros, no antes. Pero por solicitud de los mismos crianceros obligados por la mega sequía, se solicitó al gobierno argentino la posibilidad de subir un mes antes, y ellos dijeron que sí, pero luego al revisar los estudios, dicen que no”.

Reconoció que es una decisión soberana del Estado argentino, por lo que desde el gobierno regional han puesto todo a disposición para tomar las medidas que puedan minimizar los efectos de esa decisión.

Recordó que los trabajos iniciaron con el adelanto de la desparasitación, que es primordial para el ingreso a tierras argentinas, y la ventanilla única se abrió el 16 de octubre. La ventanilla ahora se cerrará temporalmente hasta que se acerque los días de diciembre.

Urgencia del “plan B”

Refirió Codoceo que luego de una reunión efectuada en la mañana de este lunes en la intendencia regional, se indicó que primero habría que ir en ayuda de esos crianceros que comenzaron a subir a la cordillera con la esperanzar de atravesar la frontera el 1ro de noviembre, como estaba estimado, pero que quedaron varado en el camino o cerca de llegar a la línea divisoria entre ambos países.

“Primero hay que recurrir y apoyar con forraje para esos crianceros que están siendo devueltos. Son los primeros que hay que apoyar, porque estaban en camino. Este jueves que viene se subirá para entregarle la ayuda del forraje para el ganado”.

La otra alternativa que se está manejando es trasladar un porcentaje de ganado hacia el sur del país, a la región de El Maule donde ya se habrían trasladado algunos, aunque no era la primera opción hasta hace una semana.

“Es una situación bastante grave para nosotros, pero como en esa región ha llovido bastante y hay agua para el ganado, hay mucho forraje, pero esa será una decisión que deberá tomar cada uno de los crianceros. Hay que cambiar la veranada argentina por los pastos del sur, aunque nadie tenía prevista una situación similar, porque todo estaba previsto para ingresar desde el viernes a la Argentina”.

Censo para bajar al sur

Agregó que sería esta misma semana cuando se comience a realizar un censo para determinar cuántos crianceros podrían estar aptos para viajar al sur, y cómo serían las condiciones de traslado. El catastro podría realizarse en las instalaciones de la gobernación provincial, aunque adelantó que ya que hay organismos con la data de trabajadores agrícolas, como el Servicio Agrícola y Ganadero, podría hacerse un trabajo más expedito al respecto.

“Hay que tomar contacto con los crianceros para poder tener un listado directo de quienes estarían dispuestos. De aquí a fin de mes, de acuerdo a lo que anunció el Seremi de Agricultura, se apoyaría a otros cinco mil crianceros que se verían beneficiados con la segunda etapa de la entrega de forraje”.

También se está viendo la posibilidad de organizar un “crédito blando” tal como se había planteado, que podría comenzar a postularse los primeros meses del próximo año.

Situación muy difícil

Por su parte el presidente de la Asociación de Crianceros de Monte Patria, David Arancibia, indicó que la situación es tan difícil que “cada uno está tratando de defenderse con sus propias garras, porque la condición en los campos chilenos es de desorden con respecto a los peajes y talajes que torna difícil el ambiente”.

Refirió que la esperanza era poder pasar a los campos argentinos.

“Actualmente hay dueños de predios que han subido los talajes y los peajes, y que estarían dando facilidades de paso pero para que le paguen con ganado, lo que es un total abuso para los crianceros”.

Comentó que eso no se había visto de esa forma en temporadas anteriores, y lo difícil de la situación es que al ser un trato directo entre personas no media ningún organismo. “Si uno le pide facturas, te la niegan, no emiten control de impuestos, los peajes los cobran por caminos que no están aptos y no se ha buscado una solución al respecto. Nosotros lo hemos reclamado a diferentes entidades y no nos escuchan. Y si reclamas y ellos se enteran, se comunican entre ellos y no te dejan asar o te quieren cobrar el doble. Es un caos que estamos viviendo y no hay control, no hay quien le ponga el cascabel al gato”.

Refirió que la mayoría de los caminos son viejos caminos de mineras que están abandonados desde hace muchos años, y que hay particulares que cobran hasta 600 mil pesos por un rebaño de unas 300 cabras.

Indicó que desde su asociación están trabajando por conseguir algunos cambios. “Es difícil, porque hay hacendados ‘pesados’ que hacen lo que les da la gana, y no todos se atreven a denunciar porque luego no les dan la pasada por sus predios”.

En la Asociación montepatrina hacen vida activa alrededor de 500 crianceros, mientras que otros 300 no están inscritos pero se sirven de los logros o servicios que han obtenido como gremio.

Indicó que a la veranada subirían unos 70 crianceros que habían hecho sus trámites en la ventanilla única. Pero que serían unas 100 personas de Monte Patria quienes estarían preparados para subir.

“Ahora se podría generar un conflicto grande, porque los crianceros van a querer pasar sí o sí, y podría acarrear hasta un problema diplomático entre las dos naciones, porque en la desesperación por salvar los rebaños, podrían arriesgar a entrar al lado argentino”.

La mano en el bolsillo

Indicó Arancibia que el tema de llevar el ganado al sur del país implica un gasto que no cualquier institución quiere ni puede financiar. “Nadie se quiere meter las manos en los bolsillos por los crianceros”.

Pero además el traslado al sur implica otros riesgos, ya que manejan casos de productores que han perdido cabezas de ganado por la delincuencia. “Existen muchos cuatreros en la zona. Tenemos compañeros que han perdido ganado por robos, y es un riesgo para todos. Ahora si trabajamos con el municipio o la intendencia para llevar el ganado a un campo seguro, es otra cosa”.

Considerablemente menos

El seremi de agricultura, Rodrigo Órdenes, informó que las nuevas cifras aceptadas por Argentina son de 50 mil cabezas de ganado menor y 1.250 cabezas de ganado mayor, que son considerablemente menor que las 80 mil y 2500 cabezas respectivamente que estarían establecidas inicialmente.

“Debido a esta restricción es que estamos buscando la alternativa de trasladar el ganado al sur”.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X