• 980 alumnos son parte del Liceo Bicentenario Alejandro Álvarez Jofré. Crédito: Kamila M.
El establecimiento ovallino que cumplirá 133 años de vida, hoy alberga a 980 estudiantes desde séptimo año básico hasta cuarto medio. Se trata del segundo recinto educacional más antiguo de la región.

Sin duda, el Liceo Bicentenario Alejandro Álvarez Jofré representa uno de los recintos con más tradición de nuestra comuna. Actualmente acoge a 980 estudiantes y el próximo 21 de julio cumplirá 133 años de vida, lo que lo convierte en el segundo liceo más antiguo de la región, después del Liceo Gregorio Cordovez.

Sello

Tiene que ver con el desarrollo de un alto rendimiento académico a través de la integralidad de sus estudiantes. “Por esa razón es que colocamos énfasis en todos los aspectos, que el alumno se sienta contento y pueda desarrollarse”, sostiene director del Liceo Bicentenario Alejandro Álvarez Jofré, José Araya Vergara.

Presente del liceo

Hoy el recinto se encuentra en una etapa de consolidación de un proyecto iniciado el 2012. Tenía que ver con formar parte de una red de establecimiento nacionales municipales que optaran por la calidad en la educación; los liceos bicentenarios. “Hubo un tiempo en que como que el Ministerio los dejó de lado, sin embargo, nosotros nos hemos mantenido en la misma dinámica, de hecho de manera interna hemos generado nuestros propios sistemas de abastecimiento de material didáctico”, afirma.

 

El director cuenta que se ha colocado énfasis en, “el desarrollo de habilidades de nuestros estudiantes porque entendemos que tanto la PSU como el SIMCE son instrumentos que también han sufrido cambios y se basan en medir las habilidades de los estudiantes, entonces ya no en una educación ‘contenidista’”.

Para poder potenciar ese tema de las habilidades, en diciembre del año pasado el equipo docente participó de una capacitación con la empresa externa Aptus Chile.  Además, añade que, “desde este año estamos ejecutando algunos talleres internos de tal manera que cada 15 días un departamento de asignatura prepara el modelaje de una habilidad. Ellos toman al resto de profesores como alumnos y hacen la clase”.

Talleres

“Siempre hemos pensado que lo que debemos generar en el estudiante es una integralidad, por esa razón también hemos desarrollado bastante los talleres, a partir de lo que son las necesidades e intereses de los estudiantes”, menciona.  Los alumnos cuentan, entre otras cosas, con un taller de teatro y expresión corporal, el que es impartido por una actriz. Por otro lado el taller de diseño está a cargo de un diseñador gráfico. La robótica también juega un papel en este recinto, “ahí los estudiantes hacen aplicaciones prácticas”, expresa.

 “Pensamos que el estudiante no solamente debe dedicarse a lo académico, sino que también hay otras áreas que forman parte de la integralidad; como las artes, la música y el deporte”, enfatiza.

En el año 2012  se abrieron las puertas para que ingresaran séptimos y octavos años básicos. “Iniciamos un taller diferente que se le hace a todos los cursos desde séptimo a segundo año medio y tiene que ver con desarrollo personal”.

Por otro lado, hay una oferta académica para los estudiantes cuyos padres o apoderados no quieren que ellos participen en la asignatura de religión. “Tiene que ver con el desarrollo de habilidades”, en donde  se puede preparar ramos como historia, ciencias y otros. Mientras que para los alumnos mayores va enfocado en la preparación del PSU.

El establecimiento persigue que los alumnos tengan todas las herramientas integrales que necesitarán. “Nos interesa el perfil psicológico del estudiante que está egresando. Por eso desde séptimo año básico también tratamos  de nivelar lo que trae desde la básica para que comience la enseñanza media mejor preparado”.

 

PROYECTOS

Araya añade que a través del Fondo de Apoyo a la Educación Pública (FAEP) las municipalidades han creado la iniciativa “Movámonos por la educación pública”, lo que repercute en cierto monto de dinero por cada estudiante. De ese modo el año pasado pudieron obtener un financiamiento y la comunidad escolar pudo proponer las iniciativas.

El 2016 se presentó un proyecto para convertir parte del frontis que está en calle Victoria en un eco parque. “Hemos estado haciendo adecuaciones y haciendo modificaciones. Vamos a hacer un escenario, compramos unas mesas rústicas. A veces hay profesores que van  a hacer sus clases allá”.

Este año se solicitaron materiales ya que tienen en la mira el proyecto “Haciendo ciencia en un invernadero”, el que tiene como objetivo, “que los estudiantes puedan hacer todas las ciencias en terreno. Queremos que sea un fuente de conocimiento práctico”, detalla.

El docente cierra expresando, “creemos que somos un referente en la parte educacional dentro de lo que es la educación pública. Invitamos a todos aquellos estudiantes de la provincia a que puedan interesarse en nuestro proyecto educativo, que tiene el fin de conducir a los estudiantes hacia la universidad”

Etiquetas: 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X