• Rector Manuel Farías, Centro de Formación Técnica de la región de Coquimbo
  • Los primeros dos cursos serán en Mantenimiento Industrial y en Energía Renovable
El Centro de Formación Técnica de Coquimbo está pronto a iniciar operaciones en Ovalle, pero como institución educativa saben que deben comenzar por lo más básico hasta alcanzar una meta que estiman en unos 1200 alumnos regulares en un par de años.

El Ovallino tuvo la oportunidad de conversar con el rector de la emergente institución, Manuel Farías Viguera, sobre la siembra y futuro del organismo educativo.

¿Cómo será el inicio de los primeros talleres?

-Lo primero que vamos a hacer es partir con un par de programas, que son programas de oficio,  son especializaciones que se hacen en Mantenimiento Industrial y en Energía Renovable, esto está dirigido a 25 alumnos por curso, iniciaremos con un cupo de 50 personas, deben ser hombres entre 18 y 29 años de edad, y mujeres desde los 19 en adelante –sin límite de edad para ellas-, tienen que cumplir con algunos requisitos sociales. Este es un programa que dura 300 horas, es de decir de cuatro a cinco meses, se va a dictar en los talleres del Liceo Politécnico de Ovalle donde tenemos la implementación adecuada y es absolutamente gratuito, esta es un beneficio muy concreto, y tienen que tener su licencia de enseñanza media para poder postular.  

¿Cuál será el  gran aporte que le dará el CFT cuando se instale en Ovalle?

-Yo creo que una de las cosas que nosotros estamos tratando de incorporar es el modelo de formación, nuestro modelo está basado en lo que se conoce como competencias laborales, cada módulo está apuntando a competencias de aprendizaje concretas, lo que importa es que las personas conozcan y sepan hacer, y que tengan una conducta ética, y hasta un nivel emocional y allí están las competencias genéricas o mal llamadas competencias blandas, que son las competencias relacionales como trabajar en equipo, cumplir compromisos, acatar y obedecer instrucciones cuando corresponda, respetar la puntualidad.  Por eso el fuerte es el modelo formativo, basado en las competencias laborales, en lo que aprenden los alumnos, más que en una nota.

También se reconocerá el aprendizaje previo que le permitirá a algunos estudiantes adelantar materias, o reconocer algunas materias si se diera el caso y su tiempo de estudios será menor.

Nuestro lema es educar para transformar, y la transformación implica transformar nuestras propias realidades, individualidades y colectivas, y eso es parte del sello que nos estamos imponiendo.

 

¿Cuál es el tope ideal que quiere tener el CFT en cuanto a materias, alumnos y profesores?

Eso todavía tiene que ser aprobado en el directorio, sin embargo podemos aventurar que podríamos tener 1.200 o 1.300 estudiantes en régimen. Ya que vamos a construir un edificio que permita por lo menos albergar a poco más de 1200 estudiantes, pero de manera progresiva y se va incrementando paulatinamente. Tendremos cuatro áreas de especialización y eso irá aumentando hasta siete u ocho áreas de especialización. Pero eso se definirá poco a poco con el directorio.

Continuidad y contacto

Quienes ingresan a los primeros programas de especialización, y quisieran continuar sus estudios en la carrera equivalente (Energía Renovable o Mantenimiento Industrial) se les reconocería la aprobación del curso, ya que sería por evaluación y no sólo participación.

Los egresados ya estarán habilitados para el trabajo, porque han basado los programas de formación en lo que las empresas han solicitado en las reuniones, y tendrán el nivel para aprobar la certificación de Chile Valora (que lo reconocen empresas, trabajadores y el Estado).

 Se postula en línea a través del Sence, o directamente pueden hacer las consultas en la oficina 211 en Vicuña Mackenna 448.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X