• Gonzalo Jiménez, periodista de Mega, se declara orgulloso de ser ovallino.
  • Cada vez que su tiempo se lo permite visita la comuna.
  • Gonzalo Jiménez, periodista de Mega, se declara orgulloso de ser ovallino.
  • El comunicador ovallino es actualmente conductor del programa “Me Levanto con Mega”, que va desde las 5.45 a 6.30 de la mañana.
  • A través de su cuenta en Instagram (@gonzalodeovalle) el comunicador comparte imágenes de su día a día.
  • A través de su cuenta en Instagram (@gonzalodeovalle) el comunicador comparte imágenes de su día a día.
El periodista limarino conversó con El Ovallino sobre diversos temas, entre ellos, su presente profesional como reportero en terreno de “Ahora Noticias” y conductor de “Me Levanto con Mega”, además de su especial relación con la comuna, la que además en el año 2013 lo nombró Hijo Ilustre.

Si hay algo que podría definir a Gonzalo Jiménez Rojas (37) es su sencillez y su amor por la Perla del Limarí. Este periodista nació un 14 de septiembre de 1979, cursó sus estudios en el Colegio Amalia Errázuriz y los superiores en la Universidad Andrés Bello. Cuando era un niño se hizo evidente su amor por el fútbol, razón por la que participó en la Academia Kico Rojas y en la sub 17 de Club Deportes Ovalle. Actualmente se desempeña como conductor del programa “Me Levanto con Mega” y además ya suma 14 años como periodista de “Ahora Noticias” de la señal del grupo Bethia. El año 2013 fue nombrado Hijo Ilustre de Ovalle.

Si bien ahora vive en la capital, cada vez que su agitada agenda periodística se lo permite, viene a la comuna. Fue en una de esas visitas, en donde este comunicador limarino conversó con El Ovallino sobre su presente profesional en Mega y su relación con la ciudad.

¿Cómo ha sido tu periodo profesional en Mega?

G.J:Ha sido un período entretenido, feliz. Llevo 14 años ya en Mega, llegué a hacer la práctica el 2003 y de ahí empecé como productor periodístico, después haciendo notas pequeñas que a veces se caían y no salían en televisión. Posteriormente empecé de a poco a hacer móviles, ahora estoy como conductor de “Me Levanto con Mega”, que va desde las 5.45 hasta las 6.30 de la mañana. Me levanto a las 4.20 de la mañana, hay una anécdota relacionada a eso. Yo era fanático del fútbol, jugaba en la Academia de Kico Rojas, después pasé a la sub 17 de Ovalle como arquero,  jugaba con Gustavo Huerta (actual periodista de TVN). En esa época mi papá vio que yo estaba muy entusiasmado por el fútbol y me dijo ‘Gonzalo estudia algo, estudia para que te puedas levantar más tarde, no como nosotros’ -mi papá tiene una panadería- ‘nosotros nos levantamos a las 5 y media de la mañana, estudia algo en que puedas tener una vida mejor’. Estudié periodismo y finalmente ahora me levanto a las 4.20 de la mañana para estar en el canal a las 5.15. Ha sido entretenido, es una carrera que es bien difícil, con harta paciencia, hay que ser perseverante y sobre todo tener mucha paciencia para poder ganarse un lugar porque antes que yo habían muchos, varios se fueron otros cambiaron de canal, ahí quedó un espacio para mí que de a poquito me fui ganando. Ahora estoy como conductor de ese programa, me toca leer las noticias al mediodía los fines de semana, más los móviles que me toca hacer en la mañana y a mediodía. 

En ese sentido, ¿cómo asumiste el desafío de conducir ‘Me Levanto con Mega’? Es un desafío particular hay un segmento que consume ese tipo de contenidos en la mañana, ellos se levantan contigo, la primera información que escuchan es la que tú les entregas.

G.J: Antes participé en él - lo conducía Priscila Vargas- entonces yo de repente llegaba a las 6.15, me invitaban a comentar un poco lo que estaba pasando, a echar un poco la talla. En ese programa uno es como el primer ‘empujón’ en la mañana, uno tiene que estar con mucho ánimo, de verdad el espacio me despierta, además lo hacemos con un equipo que es súper entretenido, súper unido, cohesionado. A veces llego muerto de sueño pero parte el programa y yo despierto. La idea es transmitir esa energía, esa buena onda para que la gente se levante con ánimo en la mañana, algo que cuesta mucho, pero si alguien despierta y prende la tele y ve a un gallo que está como muy serio, muy lateado, te puede aburrir. La idea de nosotros es hacer un  programa diverso, se leen los diarios, se dan informaciones, se da el tiempo, repito la hora a cada rato para que la gente que se está levantando y prende la tele escuche la hora y vea si está atrasado o no. También mezclamos noticias de deporte, policiales, lo que vaya pasando, si está lloviendo, cómo va a estar el día. El programa es como un magazine de la mañana, pero con harta energía. 

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de ser un  periodista que trabaja en la industria de la televisión de hoy en día?

G.J: Una de las dificultades es el tiempo, siempre se está contra el tiempo para todo, siempre corriendo de un lado para otro. No le veo muchas dificultades  la verdad, le veo ventajas, a mí me gusta estar cerca de la gente, me toca ir a hacer harto temas sociales o temas del día, por ejemplo hace poco vi el tema de la tarjeta del Metro para el adulto mayor, eso permite estar conversando con la gente, también se puede escuchar sus problemas dándolos a conocer a través del medio en el cual trabajo. No le encuentro muchas dificultades, lo único es que siempre se está corriendo contra el tiempo, pero es parte de la adrenalina. Tengo un horario; entro a las 5.15 y a las 15 o 15.30 estoy fuera. Me concentro en ese horario en pasarlo bien, pero no estresarme. Como todos los periodistas siempre corriendo para todos lados, pero trato como de disfrutarlo, sé que mi horario llega hasta las 15.30 y de ahí me voy a descansar, a hacer deporte que me gusta.

¿Puedes decir que estás haciendo lo que te apasiona?

G.J: Estoy cerca. Estudié periodismo porque quería ser periodista deportivo, pero cuando me dieron la posibilidad de quedarme trabajando en el canal después de mi práctica, me ofrecieron ir los fines de semana a trabajar en deporte o bien  con un contrato fijo en prensa. En ese momento preferí la estabilidad, dije ‘en algún momento voy a derivar a lo que me gusta que es el deporte’. Pero igual a veces me toca cubrir cuando juega la Selección, cuando hay un partido importante. Si me preguntan qué me hubiera gustado hacer la respuesta es futbolista, pero igual lo paso bien acá, estoy también muy cerca de lo que es el deporte así que también vibro con las noticias pero igual me doy mis espacios para mí, para la familia, que es muy importante.

¿Cuál es tu ambición en el ámbito profesional?

G.J:Yo sé que esta carrera es súper lenta, sobre todo en la tele porque siempre hay gente que está antes que uno; conductores, otros periodistas. Ingresé hace 14 años y recién hace 3, 2 años estoy en “Me Levanto con Mega”. A lo mejor en un futuro me gustaría ser el conductor de las noticias del matinal o del mediodía, porque ahí hay más espacio para poder hacer entrevistas, para poder comentar las noticias. El noticiero central tal vez algún día, pero me gustaría ir paso a paso, me ha costado todo pero me gustaría ir avanzando de a poquito.

Pasando al tema de tu relación con la ciudad. ¿Cómo fueron tus primeros años?

G.J:Nací en Santiago, me fui muy chico a La Serena y a los 6 años llegué a Ovalle. Mis papás son de acá, tienen una panadería que se llama ‘Longitudinal’. Estuve viviendo en la ciudad hasta los 18 años. ¿Por qué me considero que soy de Ovalle?, es como cuando dice ‘es el papá porque lo crió’, para mí el que cría es el padre, en este caso Ovalle me adoptó y acá pasé los mejores momentos de mi vida, entre los 16 y los 18 en donde uno está con sus mejores amigos,  a ellos los sigo viendo, nos seguimos juntando. Acá hice lo que siempre me ha gustado, que es jugar fútbol, hacer deporte, además tuve una niñez y adolescencia tranquila. Mis mejores recuerdos están en Ovalle, además mis papás viven acá, mis tíos viven acá, por eso el lazo con la ciudad es fuerte, cada vez que puedo me arranco y vengo para estar con mi familia, disfrutar y descansar. De hecho, mis redes sociales (Twitter e Instagram) son @gonzalodeovalle.

¿Cómo ves a la ciudad de Ovalle en la actualidad? ¿Cómo ha cambiado?

G.J:Creo que la gente sigue siendo la misma; buena, tranquila, que le gusta estar con su familia, hacer asados, estar compartiendo en el campo. La ciudad ha crecido mucho con todas las empresas que han llegado, con malls, con casino, hoteles, se ve que se ha expandido a sus alrededores, es una ciudad mucho más grande. A pesar de eso la esencia de la ciudad sigue siendo la misma, que es su gente; personas buenas, acogedoras, gentiles, buena onda, cariñosas, eso es lo que queda y es lo más importante.

¿Cómo son las personas contigo, qué te dicen, cuál es la energía que recibes de ellos? Eso sabiendo que tienes un trabajo que quizás es más expuesto que otros.

G.J:Cuando vengo salgo poco porque me gusta estar en la casa, duermo, aprovecho de descansar, de comer harto. Cuando voy a la panadería de mis papás ahí veo más gente y ellos son cariñosos y agradecidos porque me dicen que yo siempre he nombrado a la ciudad vez que he podido. Por ejemplo, me toca hacer un despacho del tema de los buses y el alza de sus precios, ahí podría decir que ‘un viaje a La Serena  cuesta 20 mil pesos’, y diría también que cerca de esa ciudad ‘está Ovalle’. Entonces siempre existe una posibilidad de nombrar a la comuna, eso la gente lo agradece, dicen que me ven orgulloso de mi ciudad y efectivamente es eso, soy orgulloso de este lugar, no nací acá pero me crié acá. 

En ese plano, ¿te sientes un embajador de la ciudad?

G.J:No sé si embajador. Creo que la gente puede sentir con orgullo que yo los represento de algún modo en un medio de comunicación, no somos muchos ovallinos los que estamos en pantalla trabajando.  Tal vez sí puede ser que una especie de embajador, creo que es más bien un representante de la ciudad, porque creo que la palabra “embajador” es muy fuerte, muy grande para uno.

Dices que te gusta descansar cuando retornas a la comuna, pero ¿cuál es tu rutina cuando vienes a la zona? 

G.J:Me gusta ir a tomar helados al Olmedo, son muy buenos.Vez que vengo me voy a dar una vuelta por el Estadio de Ovalle para ver si está listo, porque para mí es un tema importante. Voy también a la panadería de mis papás a saludar a la gente que trabaja con ellos. Voy a ver a unos tíos al restaurant  ‘El Relajo’. De repente salgo a comer siempre a la Hacienda Santa Cristina o vamos a Tongoy que está cerquita,  o voy al Embalse La Paloma  para ver cómo está el tema del agua, igual me preocupan esas cosas. Ahora cuando vine desde Santiago estaba feliz porque vi que estaba  todo verde y hace tiempo no veía eso, me pone feliz que esté todo así porque sé que finalmente es positivo para la ciudad.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X