Crédito fotografía: 
Viviana Badilla
Don René Guzmán, lleva más de nueve años trabajando como atendedor en la bencinera “Copec”, ubica en la salida norte de Ovalle. Y sin duda alguna, este ha sido un complejo y desafiante escenario laboral debido al coronavirus.

Por Viviana Badilla Vargas.

Una difícil situación se ha vivido en los últimos meses, debido a que los índices de desempleo han aumentado considerablemente. Esto a causa de que los despidos son la tónica de todos los días en el país. Y es que es un problema que mantiene preocupados a todas las personas que trabajan en diferentes rubros.

Por otro lado, aún existen funcionarios que continúan desarrollando sus actividades, ya que estas son de primera necesidad, por ende son de vital importancia para el funcionamiento de diferentes organismo imprescindibles en esta pandemia mundial.

Tal es el caso de René Guzmán Bahamondes (56 años), quien se desempeña hace más de nueve años como atendedor en el Servicentro “Copec” en la salida norte de la perla del limarí. Y comenta que medidas ha tomado para trabajar de manera más segura en sus funciones cotidianas.

“Para trabajar ocupo todas las medidas de seguridad posibles como lo son los guantes, mascarillas, protector facial  y sobre todo el lavado de manos con alcohol gel cada 20 minutos. Esto debido a que se manipulan muchas cosas en nuestro trabajo ya sea dinero o nuestros implementos y también la distancia social entre el cliente y el atendedor”, afirmó.

Asimismo, y gracias a las cuarentenas obligatorias implementadas por el gobierno, se ha notado significativamente la disminución del flujo de personas, y por ende también el de los automóviles.  

“El flujo vehicular ha bajado notoriamente y las ventas también, cerca de un 70% más o menos. Es por esta razón, que se tomaron nuevas medidas en la empresa, como por ejemplo, regular los horarios de atención, para no coincidir con el toque de queda y así no perjudicar el abastecimiento de combustible a nuestros clientes”, explicó Don René.      

Pero sin duda alguna, la vida personal es quien más padece con la crisis sanitaria que se vive actualmente, ya que son decenas de actividades que no se pueden realizar como antes. Sumándole a esto, la lejanía de los seres queridos, lo cual es lo más significativo anímicamente.

“El encierro, las restricciones, nuestros hijos encerrados días enteros solo en compañía de sus computadores para las clases, sin poder interactuar con sus otros compañeros. También, no poder salir con la familia al paseo del día domingo, como era habitual. Y lo más importante, es que espero que esto termine pronto y que la gente respete las normas sanitarias, para que podamos volver pronto a la normalidad”, finalizó.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X