Crédito fotografía: 
Cedida
Felipe Vega y Daniel Ramírez, comenzaron con su pyme “Delivery Ovalle” con el objetivo de generar ingresos extras y a la vez evitar que las personas salgan de sus hogares a exponerse y poder contraer el letal coronavirus.

Por Viviana Badilla Vargas.  

Un complejo panorama se está viviendo en todo Chile, ya que miles de emprendedores han tenido que cerrar las puertas de sus negocios para siempre. Y es que la pandemia, no solo ha traído la enfermedad consigo, sino que también una serie de carencias en la economía del país.

Es por esta razón que gran parte de las pymes del país, han optado por realizar delivery en sus respectivas comunas. Esto con el objetivo de generar ingresos y poder mantener a flote sus locales de toda una vida.  

Un claro ejemplo de esto es Felipe Vega Contreras (32) y Daniel Ramírez (22), dos jóvenes ovallinos, quienes se desempeñan en el envío y entrega de productos de diferentes locales de la comuna. Además, de realizar compras por quienes no pueden y no quieren salir de sus hogares en esta cuarentena.

“Nuestro emprendimiento se centra en el envío y retiro de paquetes, encomiendas y comidas dentro de la ciudad. También realizamos compras a supermercados, farmacias y ferreterías. Todo dependiendo de las necesidades de nuestros usuarios”, afirmaron.

Asimismo, este proyecto nació debido a las consecuencias que trajo la pandemia consigo; la crisis económica. Es por esto que ambos colegas buscaron una solución a sus problemas y comenzaron este nuevo desafío.

“Nosotros somos trabajadores dependientes de una conocida empresa la ciudad, pero por la pandemia esta tuvo que cerrar y con ellos la suspensión de nuestros contratos. Es por eso que buscamos en el mercado laborar que emprendimientos podríamos realizar para completar el seguro de cesantía y vimos que podríamos aprovechar la falta de aplicación de delivery para hacer algo parecido a esto. Y así aportar y evitar que el público salga de sus casas”, aseguraron.

Del mismo modo, iniciaron con su emprendimiento y hasta hoy en día acumulan más de 550 repartos en los distintos sectores de la comuna. También, se han preocupado de acatar todas las normas que ha dictado el MINSAL, para proteger su salud y el bienestar de sus clientes.

“Nosotros repartimos los productos en moto, eso con lleva un equipo de casco y guantes, debajo de los guantes de moto ocupamos otros guantes quirúrgicos para nuestra protección. En el casco tratamos de ocupar la mica abajo el mayor tiempo posible. Al llegar a la sucursal de nuestro emprendimiento nos preocupamos de desinfectar todo nuestro equipo”, enfatizaron.

En conclusión, a pesar de que el panorama era de gran complejidad para estos emprendedores, supieron reinventarse y surgir de la crisis económica y sanitaria más grande que ha visto Chile en el último tiempo.

“La pandemia ha sido un cambio radical en nuestras vidas, una por el trabajo ya que afecto directamente en nuestra economía y agregando un estrés por no saber si vas a ser desvinculado en algún momento.” Finalizaron.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X