Crédito fotografía: 
Cedida
Los emprendedores, Francisco Abrilot y Jorge Salas, vieron el potencial que tenía su marca “Amasando Ovalle”, y fue así que comenzaron con las entregas de sus requeridos productos a través del delivery, lo que ha sido su verdadera “patente” en estos tiempos en que las personas deben estar en confinamiento.

Por Viviana Badilla Vargas.

Complejo ha sido el escenario para las pequeñas y medianas empresas, ya que la crisis sanitaria trajo consigo, un notable aumento de personas desempleadas en el país, dando como resultado la visibilidad de los problemas económicos que acongojan a gran parte de los chilenos.

Es por estas razones, que gran parte de los emprendimientos han optado por el delivery, la cual es la única forma de ventas -en estos tiempos- para generar ingresos para lograr subsistir en este periodo en que la carencia de recursos básicos es notable.

Sin embargo, no todo puede ser malo, ya que algunos proyectos han visto como el  confinamiento ha impulsado y elevado sus ventas. Esto debido necesidad de las personas de abastecerse sin tener que salir de sus hogares.

Tal es el caso de Francisco Abrilot (30) y Jorge Salas (34), ambos jóvenes emprendedores, quienes iniciaron su pyme hace dos meses, la cual lleva por nombre “Amasando Ovalle”. La que consiste en la realización de pizzas, empanadas, dulces y pan recién salido del horno con entrega inmediata.

“Este proyecto lleva alrededor de dos años, ya que en primera instancia comenzó Jorge y con su madre. Posteriormente, me les uní, y me he encargo de realizar la difusión, receptar los pedidos, promociones, publicidad,  repartos y  ayudar en los ingredientes. Generalmente en la preparación de nuestros productos se encarga Jorge con su mamá, a quien destaco, ya que ella tenía esta idea en un principio y nosotros seguimos sus pasos”, comentó Francisco.

Asimismo, estos jóvenes han sabido sacarle provecho a estas cuarentenas obligatorias, ya que el delivery ha sido su principal fortaleza. Y es que las personas están prefiriendo hacer pedidos telefónicos o por internet, a exponerse al hacer largas filas en lugares muy concurridos donde se puede adquirir el coronavirus.  

“La verdad es que nos ha ido súper bien, la gente al estar en sus hogares hacen muchos pedidos, y somos muy requeridos, ya que nosotros les ofrecemos el pan calentito, pizzas, dulces, empandas y todo a domicilio. Además, trabajamos con todas las medidas sanitarias, utilizamos mascarilla, guantes, alcohol gel, pecheras, etc. Y Bueno se podría decir que tenemos una muy buena recepción por parte de los clientes, hay algunos días que no son muy buenos, como cuando llueve por ejemplo, pero en general todo bien”, aseguró.

Por otro lado, siempre está el deseo de que esta situación termine pronto. El que no hayan más contagios y muertes es vital, pero también, que la fuente de trabajo de las personas perduren, ya que es el principal sustento económico.

“Primero que todo que no hayan más contagiados ni más muertes que lamentar. Y esperamos que todo esto pase de la mejor forma, que no sigan quebrando tantos lugares gastronómicos, y que se solucione esto de la mejor forma. Del mismo modo, nosotros como empresa queremos establecernos, ponernos como tienda con nuestro local, siempre seguir con el tema de los repartos y aun que acabe la pandemia no vamos a para de repartir”, finalizó.

FRASE: “Las gente está prefiriendo mucho el servicio a domicilio, ya que con eso evitan exponerse en las calles. Y que más cómodo y seguro que te llegue el pancito calentito a la puerta de tu casa”. Francisco Abrilot, emprendedor. 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X