Crédito fotografía: 
Cedida
María Paz Allende, es una joven emprendedora ovallina, vio como una oportunidad de ventas, el delivery de huevos, frutas y verduras en la comuna y sus alrededores. Si bien, la pandemia complicó su labor, supo reinventarse para satisfacer las necesidades básicas de su fiel clientela.

Por Viviana Badilla Vargas.

A pesar de que las cifras de personas contagiadas y fallecidas por covid-19, han disminuido notablemente, no deja de ser preocupante el complejo panorama económico que se está viviendo actualmente el país.

Y es que son cientos los emprendedores que han visto como sus negocios de años han cerrado sus puertas para siempre, debido al poco flujo de personas, las cuarentenas obligatorias y el toque de queda. No obstante, algunos han visto como una verdadera oportunidad el confinamiento, ya que al tener el servicio de delivery pueden facilitar la compra de diversos productos.

Un claro ejemplo de esto es el caso de María Paz Allende Castillo (22), una joven emprendedora, quien comenzó hace tres años con su pyme “La Alegría del Campo”.

“Empecé vendiendo solo frutillas, para luego agregar verduras. Siempre priorizando la producción de mi padre y abuelo, quienes cultivan zapallos italianos, brócoli, coliflor, acelgas, espinacas, lechugas de distintas variedades, apio, alcachofas, betarragas, entre otras. Tenemos una amplia gama de productos, los cuales se cosechan el mismo día de la entrega. Además, hemos agregado huevos y frutas”, comentó.

Asimismo, y debido a la contingencia que está ocurriendo en el país con el letal coronavirus, María Paz se ha enfocado en realizar todos sus repartos de manera responsable, pero por sobre todo cuidando su integridad y la de sus clientes.

“Nosotros realizamos delivery para Ovalle, Nueva Aurora, Los Leices, La Chimba, Las Mollacas, Sotaquí y El Guindo, razón por la cual es de suma importancia tomar todas las medidas de seguridad pertinentes, tanto en terreno, como con nuestros trabajadores y obviamente al momento de la entrega nuestros productos. También, optamos por el pago vía transferencia, para tener el mínimo de contacto posible con el dinero”, aseguró.

Por otro lado, la crisis sanitaria en un comienzo afectó de manera significativa las ventas, pero con el paso del tiempo se han mantenido, incluso aumentándolas. De igual forma, no solo el lado económico se ha visto golpeado, sino que también el diario vivir de esta emprendedora. 

“Al comienzo de la pandemia disminuyeron mis ventas, pero creo que al vender productos de primera necesidad y además con la entrega gratuita a domicilio he mantenido a mis clientes e incluso se han incorporado más familias a la compra de mis productos. En lo personal la pandemia me ha afectado en el ámbito de la maternidad, ya que acostumbraba a repartir mis pedidos junto a mi hija, cosa que ya no puedo hacer”, finalizó.

FRASE: “Mi mayor anhelo es que la situación mundial se controle y así podamos todos trabajar y llevar una vida sin miedos ni preocupaciones al momento de tener que salir a la calle”. María Paz Allende, emprendedora.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X