La  erotomanía es un trastorno mental inusual en el que una persona, generalmente en gente de un estatus social inferior, mantiene la creencia ilusoria de que otra persona, de estatus social superior, está enamorada de ella. La erotomanía es también conocida como el síndrome de Clerambault por el psiquiatra francés Gaetan Gatian  de Clerambault (1872 – 1934) que publicó un extenso informe acerca del tema Las psicosis pasionales en 1921. Referencias tempranas a esta condición pueden encontrarse en la obra de Hipócrates, Eristrato Plutarco y Galeno.  En la literatura psiquiátrica fue mencionado por primera vez en 1623 en el tratado Enfermedad de Amor o Melancolía Erótica de Jacques Ferrand.  Ha sido denominado de diversas formas: “psicosis de la vieja doncella”, “paranoia erótica” e “ilusiones eróticas autoreferentes” hasta que se consolidó el uso de los términos erotomanía y síndrome de Clerambault.

   G.E. Berríos y N. Kennedy, en Erotonomía, historia conceptual (2003),  han esbozado diferentes periodos históricos a través de los cuales el concepto de erotomanía ha cambiado considerablemente: Tiempos clásicos – Principios del s. XVIII: Trastorno general causado por el amor no correspondido.  Principios del s. XVIII – Principios del s. XIX: Práctica de amor físico excesivo (v. ninfomanía o satiriasis)  Principios del s. XIX – Principios del s. XX Amor no correspondido como forma de trastorno mental  Principios del s. XX – Presente: Creencia ilusoria de “ser amado por otra persona”

  Lo esencial de este síndrome es que la persona afectada mantiene una creencia ilusoria de que otra persona, normalmente de rango social superior,1 está secretamente enamorada de ella. El sujeto puede llegar a creer que la otra persona se está comunicando en secreto con él mediante sutiles métodos como la postura del cuerpo, la disposición de los objetos de la casa] y otros actos aparentemente inocuos. El objeto de la ilusión tiene, generalmente, poco o ningún contacto con el erotómano, que a menudo piensa que la otra persona es la que inició la relación ficticia. En ocasiones, el objeto de la ilusión puede no existir en realidad, aunque por lo general suelen ser personas que aparecen en los medios de comunicación, como cantantes, actores y políticos. La erotomanía ha sido citada como causa de acoso sexual en diferentes campañas. El intento de asesinato de Ronald Reagan por parte de John Hinckley Jr.. se consideró provocado por una ilusión erotomanía, según la cual la muerte del presidente causaría que la actriz Jodie Foster declarase públicamente su amor hacia Hinckley.

  El escritor Ian McEwan, ganador del Booker Prize, en su novela Amor Perdurable narra la historia de un escritor de divulgación científica que se ve acosado por un erotómano. El libro afirma estar basado en el informe de un caso real que se incluye en el apéndice; sin embargo este informe es, en realidad, también ficción. La erotomanía también es uno de los temas tratados en la novela " La vida invisible " de Juan Manuel de Prada (premio primavera de novela 2003).El término erotomanía se usa en ocasiones con un sentido menos específico, menos clínico, refiriéndose o bien a la búsqueda excesiva de amor y sexo, o bien a la preocupación por los mismos. Los delirios erotomaniaco se hallan típicamente como síntomas primarios de trastorno delirante, o en el contexto de la esquizofrenia.. Audrey Tautón protagonizó, junto con Samuel Le Biham A la folie pas du tou  una película del año 2002  en la que la erotomanía de la protagonista rige el desarrollo de la trama. En un capítulo de la serie policiaca "Criminal Minds", denominado "El Reflejo Roto", el secuestrador del capítulo sufre de este síndrome.

 

X