Este domingo, Chile celebrará y homenajeará a todas sus mamás. Para retribuirles el amor que nos entregan, es que elaboramos un catálogo con hermosos productos de microempresarias de Fondo Esperanza para regalarles en su día.

En los casi 15 años de vida de Fondo Esperanza, el papel que han jugado las mujeres en la institución de desarrollo social, ha sido fundamental en su consolidación como la comunidad de emprendimiento solidario más grande de Chile.

Por este motivo, es que Fondo Esperanza está muy orgulloso de todas las mujeres que lo integran, especialmente de aquellas que son mamás, y por qué no, también aquellas que cumplen el papel de madre con sus sobrinas y/o nietas.

Actualmente en FE hay más de 90 mil emprendedoras, una gran mayoría de mamás, que en una sociedad como la chilena, donde aún hay mucho por mejorar en temas de equidad de género, ellas cuentan con múltiples desafíos que superar para poder cumplir con la crianza, la administración del hogar y el poder consolidar sus negocios.

Así lo cree Susana Quintana, emprendedora de Rancagua que desde hace más de una década elabora vestuario en fieltro. Su motivación para tener su microempresa fue el estar más tiempo con su familia y convertirse en un apoyo económico para su familia. “Para mí era importante estar al lado de mis tres hijos, por eso tenía el taller en mi casa. Han sido años de mucha constancia y dedicación, pero si uno hace las cosas con amor, los caminos se abren solo”, señala.

En el caso de Carolina Bobadilla, quien elabora ropa y mochilas, su objetivo principal para crear su negocio era estar más presente en la crianza de su hijo, lo que no podía conseguir con su trabajo formal. “Es difícil ser mamá soltera, especialmente si uno trabaja más de 10 horas diarias. Al final, sacando cuenta uno  entiende que no vale la pena. Por eso me independicé. En dos años mi taller ha crecido y he podido invertir en nueva maquinaria”, afirma.

El nacimiento de una de sus hijas, cambió la vida de Eugenia Durán, quien elabora productos apícolas en Curicó. Ella dejó su empleo para dedicarse al cuidado de su hija y comenzó a elaborar mermeladas y vender productos como quesos y mantequillas naturales. Con el tiempo, y gracias a distintas capacitaciones, comenzó a elaborar y vender productos apícolas. Ella afirma estar feliz con su emprendimiento, ya que le deja tiempo para estar con la familia, pero también para complementar con otros negocios, como la venta de pollos y patos faenados, además de verduras y flores.

Porque creemos que merecen ser reconocidas por su trabajo y esfuerzo, es que en Fondo Esperanza elaboramos un catálogo con ideas de regalo para el Día de la Madre, el que está compuesto por 10 emprendedoras que participan de nuestro Mercadito FE, las que elaboran productos de notable calidad y hermosura, desde accesorios, vestuario, productos gourmet, hasta terapias corporales y productos apícolas.

Los invitamos a realizar regalos con sentido ingresando a nuestro catálogo “Regalos para mamá”.

Máster Gratuito en Marketing Digital