Crédito fotografía: 
Cedida
La iglesia ubicada en la población Atenas en la parte alta, fue víctima de un robo con destrozos de muchas de sus pertenencias religiosas, entre ellas las hostias consagradas y un viril de custodia

La soledad nocturna de la Población Atenas le sirvió de marco a un grupo de antisociales para ingresar a la Casa Parroquial y a la Iglesia del Santísimo Redentor para sustraer, algunos objetos de valor, otros de poco valor, y otros de valor religioso

El cura de la parroquia, Padre Juan Carlos Álvarez, explicó a El Ovallino que esta sería la tercera vez que sufren un robo de este tipo, en un lapso de dos años. Con poco menos de un mes de haber llegado a la parroquia, el sacerdote recibió esta semana la sorpresa de la delictual visita.

 “La casa parroquial tiene suficientes protecciones, entre puertas y ventanas, pero en esta ocasión, entraron por el techo, rompieron la calamina, rompieron el cielo y lograron entrar a la Casa Parroquial y sustrajeron todo lo que se pudieron llevar: un computador, un tablet, ropa, un reloj, vajilla, abrieron el refrigerador y se llevaron todo lo que era carne, comida, y también un amplificador con su micrófono”, explicó el sacerdote.

Pero quizá lo que más afecta al sacerdote es el robo de cosas simbólicas y o el destrozo que hicieron de ellas.

“Luego entraron al templo parroquial, donde profanaron el Santísimo Sacramento, y donde abrieron el Sagrario, lanzaron las hostias consagradas al suelo, y se robaron los copones que guardaban las hostias consagradas, se llevaron varios copones, se robaron un viril de la custodia con una hostia consagrada. Todavía estamos revisando cuántas cosas se llevaron y destrozaron”.

Un objeto robado, que el sacerdote lamenta, por lo simbólico y personal fue un regalo familiar que recibió en un momento determinado.

“Justo para mi ordenación sacerdotal, mi abuelita me había regalado una pequeña cruz de solapa de oro, eso lo tenía en un bolsito que andaba conmigo para todos lados, pero ese día lo pescaron y se lo llevaron”.

Santa denuncia

Indicó el sacerdote que dieron cuenta de la situación a Carabineros y que una comisión de la Sección de Investigaciones Policiales, SIP, tomó la investigación, logrando recopilar algunas huellas en el lugar del delito y haciendo algunas entrevistas a los más cercanos al lugar.

Consultado por un aproximado avalúo de lo sustraído, indicó que serían alrededor de dos millones de pesos, entre los equipos tecnológicos y objetos de uso personal y parroquial.

Indicó que todavía hay algunos daños que no han podido evaluar. “Cómo el otro Padre es nicaragüense y ahorita está con su familia, no sabemos con certeza si tendría algunas pertenencias que se llevaron los ladrones, porque se llevaron hasta unas zapatillas. Falta evaluar los daños y destrozos en la casa, porque la dejaron todo roto y dado vuelta, porque hay pérdidas no entre lo que se robaron, sino entre lo que destrozaron”.

Toda una cadena

Estimó que este vandalismo no estaría aislado de otros hechos delictivos que ocurren en la población Atenas, en la parte alta, ya que frecuentemente escuchan de vecinos y feligreses que son víctimas de este tipo de acciones.

“Hace una semana entraron a una casa de la zona y robaron todo, y constantemente han roto vidrios de los vehículos de quienes vienen a misa, y se roban los objetos que hay allí, así que en la parroquia siempre nos están llegando información de vecinos que son víctimas del hampa. Un día de semana al salir de una misa, nos dimos cuenta que le habían roto el vidrio a una camioneta y le robaron algunas cosas que tenían dentro ”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X