• El pasado miércoles los vecinos se organizaron para realizar una manifestación en el frontis del condominio.
Crédito fotografía: 
Kamila M.
Los vecinos del conjunto habitacional ubicado en avenida Romeral aseguran que existen dificultades con agua y gas, estructura deficiente y además temen que eventualmente serán embargados por una millonaria deuda que sostendría la empresa, la que no les permitiría inscribir su propiedad en el Conservador de Bienes Raíces.

Una verdadera pesadilla que nunca esperaron, están denunciando los copropietarios de los recientemente inaugurados departamentos Condominio Mirador Ovalle, ubicados en avenida Romeral. Se trata de un conjunto habitacional de 120 departamentos de 50 m2 con 2 y 3 dormitorios.

Problemas estructurales, con servicios básicos, además de la posibilidad de embargo, son algunos de los temas que les preocupan enormemente.

UNA CALIDAD DE VIDA QUE NO ESPERARON

Con ilusión y proyectando un mejor futuro para su ella y su familia, el 2016 Nataly Rodríguez compró su departamento y lo pagó al contado.  En agosto de este año finalmente se lo entregaron y se mudó a vivir ahí con su pequeño hijo.

A la semana de haberse mudado se dio cuenta de algunos problemas con el agua y tras consultar con un técnico tuvo la noción de lo que estaba pasando. “Lo que pasa es que todos los baños están hechos de un sistema que es por presión y aire. A ninguna torre se le puso la válvula de retención, entonces trabaja con presión y aire, se acumula en la cañería y constantemente va pasando la presión porque no hay nada que la corte. Todo el rato hay pérdida de agua”. Además añade que todos los primeros pisos se inundan y reportan humedad.

El tema estructural y de obra gruesa le preocupa de sobremanera. “Las paredes son de material ligero, hay como cuatro no más que son de concreto. Entonces, ¿de qué está sostenido esto?, ¿si viene un terremoto quién me asegura que voy a estar bien aquí?

Rodríguez también identifica filtraciones de gas, “la matriz está mala”, y añade que incluso tuvieron que llamar a los Bomberos por ese motivo en dos oportunidades.

Las áreas comunes tampoco estarían exentas de problemas, “en la torre 3 hay muchos medidores en donde se desprendió el concreto. Es arenilla y está todo húmedo por filtraciones”.

La situación la ha llenado de angustia, “no estoy tranquila viviendo aquí, tengo que estar todo el día cortando las válvulas del gas y del agua. No tengo calidad de vida, soñé con un hogar en donde iba a estar tranquila, me tienen que entregar una vivienda bien hecha”.

Camila Álvarez es otra de las copropietarias que está viviendo un calvario por la compra que hizo. Una de las primeras cosas que menciona es que no hay demarcaciones de zonas de seguridad. “Acá hay puro estacionamiento y habíamos pedido que enviaran un plano y ni siquiera lo han enviado. No tienen idea de nada”.

La secretaria del comité de pro adelanto, Jenny Muñoz, considera que las problemáticas son a nivel general, “tanto en temas de infraestructura gruesa, en cañerías de gas y de agua, en ventanales que con cualquier viento vibran. Hay una infinidad de dificultades en este condominio”.

PROPIETARIOS SIN INSCRIPCIÓN EN BIENES RAÍCES

Los denunciantes explican que alrededor de un 20% del proyecto fueron viviendas sociales y el otro porcentaje fue adquirido mediante hipotecas, subsidios o pagos al contado. Los vecinos calculan que alrededor de 20 familias que compraron estarían viendo peligrar sus viviendas.

“En los casos en que ha tenido que salir dinero de nuestro bolsillo estamos con las escrituras retenidas, no se nos ha inscrito la propiedad en Bienes Raíces porque la inmobiliaria tiene una deuda de sobre los 120 millones de pesos. El mismo gerente nos corroboró ayer (miércoles) que tiene como cinco demandas”, asegura Álvarez.

Añade que lo que más les asusta es perder su departamento, “estamos con orden de embargo, así figura en Bienes Raíces”.

Carolina Rebolledo fue otra de las personas que compró un departamento en ese condominio. En relación a su situación particular, comentó, “mi escritura lleva retenida un par de meses en Bienes Raíces por una observación de una demanda judicial que tiene la inmobiliaria por una demanda de trabajadores a los que no le pagaron. La dificultad que tenemos en este momento es que la situación económica de cada uno de nosotros ha cambiado, por lo tanto, si no nos entregan la escritura luego nosotros tenemos que volver a entregar los antecedentes al banco y nos van a rechazar los hipotecarios”.

Misma opinión comparte Álvarez, ya que señala, “a los que compramos con crédito se nos va a hacer una reevaluación si es que esto demora un poco más y no se inscribe. Hay muchas personas que una vez que firmamos las escrituras en La Serena, renunciamos al trabajo y si nos reevalúan el banco no nos va a prestar plata”.

Rebolledo teme perder lo que tanto anheló, “hay una observación en la escritura que dice que está con orden de embargo, por eso no me pueden hacer entrega de ese documento”.

La situación le causa una profunda frustración, “es una sensación de burla hacia lo que uno tanto esperaba, todos queríamos nuestra casa propia. Me vine a vivir con mis hijos, me entregaron las llaves sin haber firmado escritura y me tramitaron desde octubre cuando pagué los gastos operacionales”.

Luis Díaz es otro de los copropietarios, dice que confirmó la anómala situación gracias a una ejecutiva de su banco, “me dijo que no podíamos tener las escrituras por el motivo que la inmobiliaria estaba con las demandas. En el conservador dicen lo mismo; que no se puede hacer nada hasta que la inmobiliaria regularice todo”.

Álvarez afirma que hay otro problema relacionado con los subsidios DS116 que ellos se adjudicaron. “Tiene una vigencia de 5 años. Firmé el mío en marzo de 2017, después hice las averiguaciones en Serviu y supe que la inmobiliaria lo inscribió con fecha del 2015.  Varios vecinos están en la misma situación, tenemos tres años perdidos, nos quedan sólo dos años, ¿quién nos va a financiar esa plata? Son como 11 millones”.

La copropietaria agrega que además estuvieron sin un servicio básico debido a cuentas impagas. “Hay irregularidades con la empresa que son grotescas. El jueves de la semana pasada (11 de octubre) estuvimos un día entero sin agua y fue porque no habían pagado la luz del  estanque que funciona con electricidad. Nos cortaron el agua por eso y hay más de 60 niños y lactantes viviendo aquí. No podemos estar sin agua por una irregularidad de ellos”.

Otro punto que denuncia es el manejo de la administración por parte de la inmobiliaria, “no se han hecho limpiezas del pozo, hace más de 6 meses debió hacerse limpieza del estanque, ha habido niños y adultos enfermos. No se han hecho fumigaciones, pusieron un motor de juguete en el portón que no duró ni tres días y desde eso ha estado inhabilitado por dos meses”, se lamenta.

LO QUE EXIGEN

“Queremos una fiscalización profesional (…) No sé cómo les aprobaron la entrega de estos departamentos siendo que no están habilitados para ser habitados”, declara Álvarez.

Muñoz pide que, “se pueda hacer un estudio en cuanto a la infraestructura del condominio y saber si éste es seguro y habitable para los vecinos”.  

Sobre los acercamientos que han sostenido con la empresa, menciona que han conversado con el gerente, pero que pese a eso, “la inmobiliaria no se compromete más allá, por ejemplo, en el tema de la escritura, nos dicen que están en un proceso de trámite por dificultades judiciales que tienen y que esperan todos los meses poder resolver esta situación. Pero ya llevamos meses esperando”.

Álvarez por su parte, agrega que, “las dos veces que hemos logrado reunión ha sido porque hemos hecho manifestación, porque no contestan los llamados, ni correos”.

En cuanto a los pasos para poder zanjar el tema, Rebolledo propone, “que solucionen todas las dificultades en las viviendas, en mi caso particular tengo fuga de agua. Además que paguen la deuda con los trabajadores para que nos puedan liberar nuestras escrituras”.

REUNIÓN CON ORGANISMOS PÚBLICOS

Este jueves y por solicitud de los vecinos, arribó al condominio el gobernador de Limarí, Darío Molina.

En la jornada pudo sostener un diálogo con los vecinos para conocer lo denunciado. “Escuchamos tanto los problemas que han tenido con la inmobiliaria, como con la constructora y sus respectivas situaciones bancarias porque hay varias distintas, algunos tienen subsidios, otros compraron en forma particular, hay como tres modalidades que se utilizaron en el condominio”.

El próximo viernes 27 de octubre en el conjunto habitacional se llevará a cabo una jornada en donde se expondrán los antecedentes que manejan los vecinos. “Acordamos tener una reunión con todos los organismos pertinentes que son Serviu, Seremía de Vivienda, SEC y Obras Municipales para que podamos ir analizando tanto aquellas cosas que son post venta, y que no se han cumplido en los lugares comunes, y los casos particulares de cada uno de los departamentos”.

La máxima autoridad llamó a la calma,  “como Gobierno les hemos brindado todo el apoyo y la asesoría necesaria para que ellos queden tranquilos de que sus viviendas cumplen con las condiciones y características que exige la ley”.

Por otro lado, contó que si es necesario se requerirá un proceso en el Servicio Nacional del Consumidor para que de esa forma, “intervenga a través de una demanda colectiva”. 

Hasta el cierre del presente artículo no fue posible acceder a una versión por parte de la empresa aludida.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X