• La sede se localiza en calle Tangue, a pasos de la Plaza de Armas.
Crédito fotografía: 
Cedida
Vecinos de calle Tangue aseguran que constantes son las molestias causadas de lunes a domingo por los jóvenes deportistas. Piden que se tomen cartas en el asunto, ya que sobre todo hay residentes de la tercera edad que están siendo afectados.

Para nada contentos están vecinos de calle Tangue con la sede del CSDOvalle y sus jugadores que ahí pernoctan. Denuncian que de lunes a domingo se escuchan ruidos molestos y fiestas.

“Estos ‘futbolistas’ llegan a las 3 de la mañana pateando puertas, gritando garabatos, tirando piedras arriba del techo, entran niñas, fuman marihuana. La verdad es que a pesar de ser céntrico es un barrio tranquilo y viven adultos mayores, entonces creo que han sobrepasado al extremo de que nosotros como vecinos tengamos que hacer esta denuncia”, expresa un vecino.

A ello añade que, “se supone que es un club deportivo en donde tiene que haber una disciplina, como ellos quedan solos ahí nadie los cuida y quedan a su merced”.

Lo que colmó la paciencia habría ocurrido el pasado domingo 2 de septiembre. “Llegaron pateando la puerta y gritando como locos en la calle en evidente estado de ebriedad. Tuvieron fiesta descaradamente”.

El vecino precisa que los dirigentes ya estarían al tanto de la situación, “hablé en tres oportunidades con ellos, pero no hay una respuesta de nada. Por eso como vecinos decidimos hacer esto público”.

Pese eso no nunca han llamado a Carabineros, “hemos llegado sólo al punto de increpar e ir a encarar a los dirigentes, los que dicen que ya se va a arreglar todo”.

Este jueves en la noche en una reunión efectuada, plantearon la situación ante la junta de vecinos del centro, “la presidenta nos dio todo el apoyo incluso y se hará una carta para ser entregada en la Prefectura y en la Gobernación”.

Otra vecina también confirma los inconvenientes. “Denunciamos los ruidos molestos en la madrugada, sea tanto fin de semana o durante la semana. La sede tiene una puerta antigua y llegan pateándola con insultos para que le abran los otros compañeros, tiran piedras por arriba del techo. Cuando entran por calle Tangue con Miguel Aguirre ya vienen con gritos y haciendo escándalo”.

Sumado a ello, dice que las fiestas no son solamente cuando celebran un triunfo deportivo, sino que también, “en días de la semana que no corresponde en horarios inconvenientes y con mucho ruido e  insultos"

Lo que le preocupa es que en ese barrio viven muchos adultos mayores y en particular hay una que ha debido lidiar con incomodidad porque su propiedad colinda con la sede, “ella  - que tiene más de 80 años -no quería ni reclamar porque le da miedo que esos niños se pueden curar mucho y pasarse hacia su propiedad por el patio. Nosotros le dijimos que no se preocupara y que nosotros como vecinos lo íbamos a hacer porque en realidad no es justo para ella no poder dormir por las noches”.

Añade que conversaron con el profesor del plantel porque algunos jugadores consumían marihuana en plena calle, “en mi casa les da justo en la sombra, entonces cuando ellos llegaban en la tarde se sentaban afuera y fumaban un pito tranquilamente para después entrar a la sede”.

Dice que desde hace dos meses la situación se ha descontrolado, “es reiterativo. La última fiesta que tuvieron fue el día domingo 2 y estuvieron hasta como las tres de la mañana. Además era un día domingo y los lunes hay mucha gente que tiene que trabajar”.

La residente confirma que el club deportivo están en conocimiento de la molestia del barrio, “incluso en la semana hablamos con un dirigente y dijo que iba a hablar de esto y que iba  a haber una reunión sobre esto, pero nunca nos llamaron”.

Lo que le llama la atención  y que según ella propicia estas conductas, es que los deportistas que pernoctan ahí no tendrían supervisión alguna. “Me parece que no hay ningún adulto responsable que se quede con ellos a dormir ahí, creo que los mayores deben tener 22-23 años”.

“Debe ser sano ahí, no prestarse para otras cosas, está bien que celebren cuando ganen un campeonato por ejemplo, pero no adentro de una casa, que más encima es chica y se sienten todos los ruidos”, sentencia.

Versión desde el club

Al respecto, el director técnico, Juan Carlos Ahumada, contó, “nosotros no somos de muchas celebraciones como club. En la oportunidad en que clasificamos a la Liguilla en agosto del año pasado, estuvimos en un asado en donde se invitaron incluso a algunos socios y parientes de los jugadores, estuve presente y no eran más allá de las 10:30, 11 de la noche. Los vecinos llamaron hasta al alcalde para reclamar por el ruido de la música y nosotros estábamos ahí. Hicieron bajar el volumen de la radio y no pasó a mayores”.

Respecto a lo acontecido el fin de semana pasado, puntualiza, “un socio nos cooperó con carne, con algo para un asado. Los muchachos se juntaron como plantel. A una hora no tan exagerada también empezaron a reclamar por los ruidos, entonces es un barrio de gente que es de tercera edad y para ellos cualquier ruido a las 10 de la noche es molesto. Es un tema complejo porque quizás ellos quieren también descansar a esa hora pero no estamos hablando de madrugada ni de grandes escándalos ni mucho menos. Se entiende a lo mejor la molestia de los adultos mayores  pero también que entiendan que esto se hace muy pocas veces en el año, también ellos fueron jóvenes y deberían entender que ellos (jugadores) lo son. No hay escándalos, es música acorde a lo que es un asado y nada más”.

Además de considerar que se trata de una exageración, dice que la comunidad está perdiendo el foco de los hechos que realmente están perjudicando al barrio. “Nosotros para evitar problemas con los vecinos definimos que otras celebraciones las haremos en otro lugar, pero debieran preocuparse ellos de otros escándalos que hay por ahí y que son peores que los nuestros, ¿por qué no denuncian la cantidad de robos que hay en ese sector? Fuimos robados dos veces y  nadie dijo nada, los vehículos son robados ahí y  nadie dice nada. De eso deberían preocuparse en vez de un hecho que como dije no es de tanta relevancia; es un asado de camaradería de cabros que están dando todo por Ovalle y tienen  derecho a celebrar de vez en cuando”.

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X