• En enero sujetos escalaron el cierre perimetral de la Escuela de Huamalata y forzaron tres puertas en el recinto, para luego sustraer elementos avaluados en la suma de 7 millones de pesos.
Crédito fotografía: 
El Ovallino
Desde la Oficina de Seguridad Pública comunal mencionaron que una de las posibilidades es la instalación de cámaras de seguridad y de alarmas, además de una coordinación direccionada al trabajo preventivo. En tanto, la Gobernación de Limarí adelantó que se trabajará en conjunto con Fiscalía, PDI y Carabineros y se ejecutará una campaña de denuncia efectiva.

En enero pasado sujetos escalaron el cierre perimetral  de la Escuela de Huamalata y forzaron tres puertas en el recinto, para luego sustraer desde la Oficina del Proyecto de Integración Escolar (PIE) diversos elementos tecnológicos avaluados en la suma de 7 millones de pesos.

Este sábado la Escuela Marcos Rigoberto Pizarro Araya de la localidad ovallina de San Julián fue blanco del actuar de antisociales que ingresaron y se apropiaron de diversos materiales tecnológicos utilizados por los alumnos para su aprendizaje.

Esa jornada desde el Departamento de Educación Municipal de Ovalle lamentaron el hecho ocurrido, indicando que se tomarán las medidas necesarias para resguardar la seguridad del establecimiento, a fin de evitar nuevos episodios delictuales. Además, repudiaron el actuar de los antisociales, entendiendo que el robo de los materiales daña el proceso de aprendizajes de los estudiantes y la labor de sus profesores.

En cuanto a las especies sustraídas, hasta ese sábado habían sido avaluadas en un millón y medio aproximadamente, correspondientes principalmente a materiales tecnológicos.

La presidenta de la junta de vecinos de San Julián, María Pizarro, también tomó conocimiento de esta sustracción. “Fue bastante grande y no es el primero. Ha habido una seguidilla de ellos acá (en el pueblo), y de una manera espantosa”, sentencia.

La dirigente detalla que el delito sufrido el pasado fin de semana es el segundo dentro de seis meses, “en la vez pasada entraron por atrás y estuvieron tomando cerveza, fumando y rompieron un arco de la cancha de basquetbol”, recuerda.

Pizarro repudia que delincuentes roben en este tipo de recintos rurales, “es en desmedro de las herramientas de estudio de los niños porque a veces por el hecho de ser de un pueblo en ocasiones no tenemos al alcance la tecnología. Esto es triste, causa impotencia y es angustiante porque son herramientas de trabajo para estudiantes que muchas veces no tienen la posibilidad de ser enviados a estudiar afuera”.

Estrategias que buscan enfrentar este tipo de hechos delictivos

Debido a la anterior, vuelve a sembrarse la inquietud sobre las medidas de seguridad tenientes a evitar este tipo de sustracciones que no hacen más que afectar el trabajo pedagógico de esos recintos alejados de la zona urbana.

Respecto a esta problemática, la coordinadora de la Oficina de Seguridad Comunal, Hortensia Flores, detalló, “vamos a tener que hacer un trabajo en conjunto con el DEM, Seguridad y Carabineros, para poder ver cómo vamos a abordar esto”.

La ubicación geográfica de ellos ciertamente complejiza dicho trabajo de seguridad. Como los establecimientos son rurales, son distantes y no están cerca del radio urbano. En cuanto a la llamada de Carabineros, la respuesta no va a ser tan inmediata como la tenemos en la parte urbana.  Lo otro es que en la zona rural, en la escuela, nadie se da cuenta porque no siempre tiene vecinos, entonces ¿cuándo uno se da cuenta del delito? Cuando llegan al día siguiente y se puede ver que  hubo un problema delictual”.

Sobre las medidas para enfrentar este tema, además de afirmar que se solicitará más rondas policiales, manifestó, “vamos a conversar con Educación (DEM), tomar algunas medidas de seguridad como instalación de cámaras que son a control remoto o algún tipo de alarma que sea propiamente para la escuela”.

Otro punto que destaca es la posibilidad que los padres y apoderados se puedan acoger a algún fondo que les permita acceder a mejorar las medidas de seguridad. Además hacer con el DEM una alianza para ver cómo podemos gestionar algún tipo de fondo para que esas escuelas tengan cámara o algún tipo de alama que suene y por último algún vecino la escuche y vea qué está pasando en la escuela. Ahí también habría que hacer un trabajo con la comunidad, de poder estar alerta o atentos de lo que pasa alrededor de la escuela porque eso igual va en beneficio de ellos”.

En tanto, frente al mismo escenario, desde la Gobernación de Limarí, precisaron estar al tanto, “de la situación que preocupa a los vecinos de Ovalle”.

Referente a los planes de acción, mencionaron, “justamente estamos trabajando en conjunto a la Fiscalía, PDI y Carabineros en conjunto para abordar este tipo de contingencias con un plan de seguridad pública. Es muy necesario para nosotros para poder hacer este trabajo preventivo y de acción, que la gente haga las denuncias para poder atacar también los delitos y realizar las investigaciones. Estamos impulsando una campaña de denuncia efectiva, para que cuando se produzcan estos hechos lamentables, las policías en conjunto a Fiscalía pueda contar con antecedentes que aporten a dar con los delincuentes”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X