• Capilla San Alberto Hurtado se ubica en la población Vista Hermosa. Crédito: Cedida
  • El fin de semana antisociales robaron la campana de la capilla. Crédito: Cedida
Crédito fotografía: 
Cedida
La Capilla San Alberto Hurtado se ha transformado en blanco constante del actuar de antisociales, los cuales el pasado fin de semana insólitamente robaron la campana. La comunidad del recinto se manifiesta preocupada y solicitan ayuda para reforzar las medidas de seguridad, y a la vez poder dar con el paradero de las diversas especies sustraídas.

Una compleja situación está atravesando la Capilla San Alberto Hurtado, ubicada en la población ovallina Vista Hermosa.  Se trata de una serie de insólitos robos y destrozos que les han colmado la paciencia.

La coordinadora de la capilla, María Cecilia Santibañez, declara, “la verdad es que son reiterados. Por ejemplo, ayer (domingo) nos dimos cuenta que nos faltaba la campana. Hace un mes atrás entraron y rompieron un ventanal pequeño y que tenía una protección con malla. En esa oportunidad nos robaron la Virgen, manteles, tazas, termos, hervidores, candelabros, imágenes del Padre Hurtado que las había donado el Hogar de Cristo”.

Santibañez recuerda que el año pasado durante diciembre incluso les sustrajeron un par de cajas de mercadería que iban a regalar durante Navidad, además de otros artículos. Lo que les indignó fue que para perpetrar el ilícito, los desconocidos realizaron serios destrozos. “Rompieron la puerta de madera, hicieron un forado y entraron”, recuerda.

Durante Semana Santa del año pasado también se percataron de la desagradable sorpresa, “en esos días se recaudaban las cajas de Cuaresma, se las robaron”, menciona. El 2017 también sufrieron la misma situación, “recuerdo que en esa oportunidad los delincuentes fueron como cuatro veces en una semana. Entraron a la iglesia y a un salón grande que tenemos y que lo utilizan adultos mayores como bodega. Esa vez sacaron un equipo de música, alimentos, premios para bingos y actividades. También rompieron puertas, echaron abajo la chapa”, puntualiza.

Los episodios no han sido para nada aislados, “hemos perdido la cuenta de la cantidad de robos que hemos tenido”, sin embargo, calcula que en un año han tenido cerca de nueve situaciones de esta naturaleza.  Lamentablemente no ha habido testigos de los robos ni se ha podido sorprender en flagrancia a los involucrados.

La seguidilla de ilícitos ha generado una importante deuda para la capilla (la cual no cuenta con recursos y sus feligreses son en su mayoría adultos mayores), ya que la Parroquia El Divino Salvador ha debido cubrir los altos gastos para reparar los daños.

Santibañez dice que como capilla constantemente están  tratando de reparar los daños que han cometido los desconocidos. “Hemos tratado de blindar lo que es la Sacristía, con planchas de fierro por ambos lados. Las ventanas tienen protecciones de fierro. Hemos tratado por un lado y otro pero, para él o las personas que entran, eso parece no ser impedimento”, sentencia.

“Esto nos da mucho que pensar, la verdad es que por ahí hay mucha droga. Pienso que se podría tratar de personas jóvenes ‘angustiadas’ como se dice, que necesitan para consumir. Supimos que después del robo pasado, la virgen estaba siendo vendida en la Alameda”, añade.

Respecto a las razones para hacer público el problema, declara, “estamos cansados, nos sentimos demasiado vulnerables. No hay seguridad para nada”.

Lo que piden es ayuda para reforzar las medidas de seguridad, en específico, que se pueda iluminar de mejor forma el perímetro en donde se localiza la capilla. Además solicitan que la comunidad pueda aportar antecedentes para lograr dar con el paradero de las especies sustraídas. 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X