Crédito fotografía: 
Cedida
En el Juicio Oral en lo Penal de Ovalle se desarrolló la primera audiencia en donde se expusieron los medios de pruebas y testimonios de peritos. En la ocasión, el imputado declaró ante el juicio y señaló la nula intención de provocar la muerte de Tiare Cáceres Castro en la madrugada del 11 de agosto del año pasado.

Este lunes comenzó el juicio en contra de Vladimir Rojas, quien el pasado 11 de agosto habría disparado en el rostro a Tihare Cáceres Castro en la localidad de Lagunillas. El proceso espera extenderse hasta el viernes, en donde las pruebas y testigos del caso expondrán ante tribunales.

El fiscal jefe de Ovalle, Carlos Jiménez, señaló que la primera fecha de juicio, “alcanzó a declarar en imputado, un par de peritos de la prueba de cargos de la fiscalía, Servicio Médico Legal, un perito de la Bicrim de la Policía de Investigaciones y dos testigos de la prueba de cargo y continuamos el día de mañana (martes)”.

SIN QUERER

En la audiencia el imputado prestó declaraciones de los hechos, en donde afirmó que la acción del disparo se trataría de una casualidad y no habría sido un crimen premeditado.

Así lo afirmó el abogado defensor, Gerardo Tagle, “creemos que esto es un acto negligente entorno a la manipulación de un elemento que es un arma de fuego la que fue vista en el curso de juicio, -grave por cierto- de nuestro defendido, queremos demostrar que nuestro defendido no tenía una intención de causar la muerte de la señora Tihare”.

Como parte de los argumentos, el abogado defensor agrega, “en el curso del juicio nuestro defendido declaró, ha reconocido su participación como siempre ha sido su actitud desde el principio de la investigación. Debo destacar que apenas ocurre el hecho se presenta y llega con su grupo familiar a la Policía de Investigaciones para auto denunciarse y dar cuenta de qué ocurrió”.

PREMEDITADO

Por otro lado, Natalia Honores, abogada Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género quien se encuentra representando a la madre de Tihare, manifestó sus argumentos ante el delito y calificación que esperan en este caso, “desde el servicio estamos optando por una pena ejemplificadora, nosotros a diferencias de la Fiscalía, estamos acusando particularmente y estamos pidiendo una condena superior por homicidio calificado. Desde nuestra teoría hay una premeditación, esa es la razón de por qué lo calificamos de manera distinta”.

A su vez, la querellante expresó su solicitud ante el tribunal, “estamos pidiendo la pena de presidio mayor en su grado máximo en ese contexto. Lo que queremos nosotros como Servicio Nacional de la Mujer es evidenciar que esto es un crimen de violencia de género, no un cuasidelito como quiere darlo a entender la defensa, sino que aclarar que una historia de violencia durante la relación cuando estuvieron juntos”, sostuvo.

Mediante las penas que arriesga el acusado, el fiscal explicó, “por la calificación que le está dando tanto la Fiscalía, también la fijación que le está dando querellante que es el Servicio Nacional de la Mujer, se le está solicitando penas que podrían ir desde los quince a los 20 años aproximadamente”.

El juicio continúa durante la mañana de este martes con declaraciones de testigos y presentación de pruebas.

CASO QUE ESTREMECIÓ A OVALLE

El hecho se habría provocado durante la 1 de la mañana del domingo 11 de agosto, cuando Vladimir Rojas se encontraba con Tihare Castro, -con quien mantendría una relación amorosa hace 6 meses-  en su domicilio en el sector de Lagunillas. El hombre de 43 años, sacó una escopeta que mantenía debidamente inscrita hace 20 años, y por causas que aún se encuentran en proceso judicial, le disparó en el rostro a la joven mujer de 21 años.

Tras los hechos, el acusado dio aviso a sus familiares quienes le pidieron que se entregara a la policía durante el mismo día.

El martes 13 de agosto del 2019, el imputado fue formalizado por el Ministerio Público por el delito de homicidio simple, quedando con medidas cautelares de prisión preventiva por peligro a la sociedad mientras dura la investigación.

A pocos días de la audiencia de formalización, la familia de Tiahre realizó una manifestación para exigir justicia por la joven. El 22 de agosto, amigos, agrupaciones feministas y familiares de la víctima llegaron hasta tribunales de Ovalle para dar a conocer sus exigencias.

En la ocasión, la hermana Tihare indicó al diario El Ovallino que, “necesitamos justicia. Vinimos desde La Serena para acá a hacer justicia, para que seamos escuchados, para que este hombre pueda pagar. Estamos destrozados no sabemos cómo volver a vivir, como empezar. Pasan los días y esto más duele, es como un dolor que nadie nos va a poder sacar del corazón (…) vinimos a marchar con mi sobrina de 4 años, mi mamá tuvo que ir a quimioterapia y no sé cómo tiene fuerzas hoy para estar aquí”, declaró Jessenia Cortés Cáceres.

APOYO FEMINISTA

Durante la manifestación realizada en nombre de Tihare, agrupaciones feministas de la región expresaron su apoyo a la familia. En la misma línea, la organización Acción Feminista Ovalle expresó en la marcha que, “estamos en las calles exigiéndole a la justicia patriarcal que el asesinato de Tihare, no sea tipificado como homicidio simple, sino más bien como el femicidio número 41 en Chile. Se hace necesario destacar que la familia de Tihare es quién nos ha convocado hoy y merece todo nuestro respeto, nosotras las acompañamos en su dolor y nos colocamos desde ya a su disposición. No queremos más impunidad en los asesinatos de nuestras hermanas”, expresó la vocera de la organización el pasado 22 de agosto.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital