Crédito fotografía: 
Cedida
Las lluvias del año llevarían a que los indicadores de la corporación, analicen una alta probabilidad en el aumento de incendios forestales este período tras la cantidad de pastizales como “combustible muerto”, además de las altas temperaturas que se pronostican este verano.

Romina Navea R.

“Esta podría ser la peor temporada que vayamos a enfrentar”, expresaba el director Regional de la Corporación Nacional Forestal, Eduardo Rodríguez en el mes de octubre, ante la alta posibilidad de incendios forestales en la región durante los próximos meses.

Los motivos, se centran en algunas condiciones atípicas que se pronostican en el clima durante este verano, además de los pastizales que se han producido tras las lluvias de este invierno. “Primeramente podríamos tener una temperatura más elevada unos dos o tres grados por sobre la temperatura máxima del año pasado, lo que nos pone en una situación de riesgo. Las lluvias dejaron combustible muerto, que son los pastizales que en enero estarán secos, y si sumamos la sequía prolongada, eso generan condiciones muy preocupantes y mucho más complicadas que las que tuvimos en el año 2016 y 2017”, sostiene el director regional.

El principal foco de los posibles incendios forestales, según los estudios realizados por personal de la CONAF, se centrarían en la provincia de Limarí, la cual sería la más afectada de la región, en donde Ovalle, es la comuna con mayor incidencia junto con la localidad de La Chimba, sector Parque Fray Jorge y toda la provincia del Chaopa.

Para enfrentar estos siniestros, CONAF ha preparado un plan de acción para poder mitigar las emergencias de esta temporada a través de trabajos preventivos en las zonas con mayor incidencia, además de una alta dotación de brigadistas desplegados por toda la región.

“Los recursos disponibles que tenemos asentados a comienzos de diciembre, donde termina el proceso escalonado de implementación, ahí vamos a tener cerca de 100 personas en la región destinadas al combate y prevención de incendios forestales”, explicó Rodríguez.

El despliegue de los 70 brigadistas se establece entre La Serena, Coquimbo, Ovalle y Los Vilos, divididas en seis cuadrillas.

AYUDA DE BOMBEROS

Frente a los incendios forestales, el director regional destaca la colaboración de bomberos ante el combate de estos siniestros en la región.  “Esto no funciona si no es por la estrategia que se ha diseñado a nivel central, que es contar con la ayuda de bomberos en el primer ataque. Ellos por su distribución en el territorio, están siempre más cerca que nosotros de los incendios forestales. La estrategia es que Bomberos puedan llegar lo más rápido posible, contengan el incendio en un tamaño pequeño, hasta que llegue la brigada de CONAF y liquide el incendio”, explica el director.

El apoyo de la comunidad es vital para evitar los incendios forestales, ya que a través de campañas preventivas  que promueven los llamados de emergencia al número 130. Contacto en donde se puede informar de situaciones en donde se podrían estar iniciando incendios. “En la temporada estival estamos analizando suspender el calendario de quema, precisamente para que no nos confundamos y así cualquier humo sea denunciado al 130”, indica Rodríguez.

Las podas preventivas con el programa Comunidades Preparadas, también es parte del plan de acción para evitar incendios forestales. El director de CONAF, explicó  que “se ha ayudado a vecinos, a agricultores y a colegios a hacer podas preventivas. Son las comunidades con mayor riesgo en incendios forestales en las zonas rurales y los construimos cortafuegos, planificamos con ellos para que puedan reaccionar de mejor manera en el caso de un siniestro. Con esta escuela logramos limpiar de desechos los contornos evitando así factores de riesgo”, finaliza.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X