Crédito fotografía: 
Cedida
Un adolescente falleció en Huamalata, presuntamente al recibir un shock eléctrico mientras manipulaba el cargador de su celular en un alargador en malas condiciones. Especialistas explican cómo ocurren estos accidentes y entregan recomendaciones para evitar hechos de este tipo.

Un adolescente de 16 años falleció la madrugada de este lunes, presuntamente tras recibir una descarga eléctrica al manipular un cargador de celular conectado a un alargador al interior de su casa, en Huamalata, comuna de Ovalle.

Según los primeros antecedentes del caso, la instalación habría estado en malas condiciones, lo que habría generado el accidente. Sus padres lo llevaron al hospital comunal, sin embargo, nada pudo hacerse por salvarle la vida.

TE PODRÍA INTERESAR

El hecho, que generó gran conmoción en la comunidad, se encuentra siendo investigado por el Laboratorio de Criminalística Regional de la PDI, por instrucción del fiscal de Ovalle, Herbert Rohde.

 

Los riesgos

Aunque el deceso aún es materia de investigación, expertos alertan por el riesgo de tener instalaciones eléctricas en malas condiciones, advirtiendo que esta, y no los aparatos, son las que causan los incidentes.

El especialista en seguridad eléctrica y profesor de la Escuela de Prevención de Riesgos y Medio Ambiente de la Universidad Católica del Norte (UCN), Ronaldo López Serrazina, explica que casos como este son comunes y se configura por un choque eléctrico, “mal llamado electrocución”, que es cuando la persona entra en contacto con la energía eléctrica.

“El problema propiamente tal no es el cargador, sino cómo y dónde lo conectas”, advierte.

Según describe, “la alimentación que recibe el celular es de 12 voltios, por lo que no te va a hacer daño, pero donde lo conectas, en los enchufes de la casa, hay 220 voltios, eso sí mata”.

Según el profesor, el problema se genera cuando no existe una protección diferencial en la casa o esta tiene fallas. Esta es, explica en términos sencillos, “ese interruptor más grande que puedes tener en la casa”.

“La idea es que esté siempre operativo, porque es el que salva vidas”, sostiene, repasando que desde 2003 es una obligación que las instalaciones eléctricas cuenten con esta protección diferencial. De hecho, desde entonces se registraba una baja en las muertes a causa de energía eléctrica.

Sin embargo, el también instructor y revisor técnico para Latinoamérica de la Norma NFPA 70E para la Seguridad Eléctrica en lugares de trabajo, sostiene que “estadísticamente, las personas que más mueren a causa de una corriente eléctrica son los usuarios, y no los trabajadores del rubro, por el desconocimiento que hay”.

Evelyn Vargas Pinilla, ingeniera en Prevención de Riesgos de la Sede Coquimbo de la UCN, recalca que el peligro aumenta si existen agravantes “como red eléctrica fuera de norma, espacios húmedos que favorezcan la energía residual o utilizar equipos dañados”.

Según la especialista, “siempre es prudente realizar una revisión de la red domiciliaria al menos una vez al año” y en el caso de que existan modificaciones, “se recomienda que sean realizadas por especialistas certificados que den seguridad a que las instalaciones cumplan con la normativa actual vigente, de manera de que las cargas sean equilibradas y no superen sus rangos máximos de operación”.

 

Mitos y verdades

¿Es riesgoso usar cargadores alternativos? ¿Es malo si utilizo el teléfono mientras está cargando? ¿Puedo electrocutarme si lo dejo de noche cargando debajo de la almohada?

Algunas de estas afirmaciones, indica Ronaldo López, son mitos.

“Donde no hay mito es en la calidad o en la manipulación del cargador”, dice.

“Si el cargador es de mala calidad, se va a perder el aislamiento y puedes entrar en contacto con los 220v de la casa, y eso es lo que mata”, indica, recalcando que lo decisivo es el estado de la instalación eléctrica más que el aparato en sí.

En esto concuerda Evelyn Vargas.

“El riesgo no es utilizar el cargador alternativo, el riesgo es utilizar el cargador en una instalación en mal estado, que permita el desplazamiento de la energía hacia las salidas. La energía se desplaza con la finalidad de buscar conexión a tierra, por eso se traspasa de las manos hasta llegar a los pies”, comenta.

En cuanto al uso, mientras se carga, indica que “no es recomendable” y en caso de hacerlo, “siempre debe ser manteniendo una postura segura, evitar que el cargado se expanda (que quede tirante) no doblar las puntas del cargador, no emplear el cargador en espacios húmedos como baño, entre otros”.

Recomendaciones de CEC

La directora regional de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC), Jessica Poblete Rodríguez, indica que antes de conectar aparatos a la red eléctrica, estos deben estar en buen estado.

“Si debemos comprar uno de estos artefactos, el llamado es a recurrir al comercio establecido y verificar que posean su ‘Sello SEC’ en un lugar visible y de fácil lectura”. Según señala, “este distintivo acredita que han sido sometidos a pruebas para un uso seguro en el hogar”.

También llama a no manipular este tipo de elementos en ambientes húmedos o con las manos mojadas y, al notar fallos, dejar de usarlos de inmediato.

Además, recalca que todas las instalaciones eléctricas deben contar con protectores diferenciales “y toda reparación o modificación, debe ser ejecutada por una o un profesional acreditado por la SEC”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital