Crédito fotografía: 
Cedida
Según los balances entregados por las policías, la producción de drogas, principalmente cannabis sativa, se ha duplicado e incluso triplicado en la Región de Coquimbo. Existe preocupación por la cada vez más compleja organización y logística de las bandas instaladas en la zona y, además, por el poder de fuego y violencia con la que actúan.

El cuerpo de un joven encontrado en una fosa artesanal al costado de una plantación de cannabis en Mincha Sur en el mes de agosto y luego, la emboscada a funcionarios de la PDI que se encontraban realizando investigaciones en el Valle de Quilimarí, en plena celebración de Fiestas Patrias, son las últimas muestras del preocupante aumento de bandas dedicadas al narcotráfico en la Región de Coquimbo. Las policías están alerta, no solo por el alto poder de fuego y la extrema violencia de estas bandas, sino que , además, por el rápido avance a la Provincia del Limarí, convirtiendo a la región en una zona roja en la producción y tráfico de marihuana.

 

Preocupante aumento de cultivos

Las condiciones geográficas y climáticas de la región son los factores que han posibilitado la proliferación de cultivos de cannabis sativa.  Los valles de la región presentan áreas de difícil acceso, que permiten realizar con cierta tranquilidad la producción, acopio y traslado de la droga.  

El comisario Alfonso Salazar, de la Brigada Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado de La Serena, señala que la policía ha realizado distintos procedimientos en zonas complejas y  explica que a “medida que aumentan el nivel de producción de cannabis, también es mayor la logística que utilizan, desde la compra de semillas, riego por goteo y la contratación de los denominados “temporeros de la droga”.

Y es que la producción de marihuana, la droga con mayor presencia en la región, ha aumentado considerablemente este último año, cifras que se demuestran con los decomisos realizados por las distintas policías.

Las cifras entregadas por Carabineros a El Día indican que este 2021 se han decomisado cerca de 547 kilos de marihuana elaborada y 30.800 plantas de cannabis.

Por su parte, según los datos entregados por la PDI, si en el 2020 las plantas de cannabis sativa incautadas alcanzaron las 44.773, hasta el 30 de septiembre ya se han decomisado 80.660 plantas. Respecto al  cannabis procesado, se han confiscado 856 kilos el año pasado y sólo en estos 9 meses, ya se han incautado 1.848 kilos.

“Es un tema al que debemos poner mucha atención, por la cantidad de droga decomisada. Las investigaciones siguen adelante y tenemos una gran cantidad de tareas importantes que realizar”, agrega Salazar.

 

Alerta en el Limarí

Más de una tonelada de cannabis se ha incautado en el Valle del Limarí en lo que va del año. Una cifra que mantiene alerta a la PDI, que ha implementado una modalidad de trabajo cuyos esfuerzos, explica el comisario Salazar, están enfocados en debilitar la estructura de las bandas criminales.

Organizaciones que no escatiman en gastos para vulnerar la supervisión y actuar policial, instalando canchas de cultivos, construyendo caminos alternativos y nuevos sistemas para ocultar la droga.

“Este año investigamos a una organización en tres fases, como lo fue Manto Verde, que primero se detecta la producción, como también, retazos de suelo donde esta organización tenía sembrados los cultivos de cannabis, Esto fue en el cuadrante interior de la región, de Río Hurtado, Ovalle y Punitaqui”, explica Salazar

Sin embargo, los involucrados en esta organización “se reinventaron” y trasladaron los puntos de acopio a zonas de más difícil acceso para evitar la detección.

“Aun así pudimos, en una segunda instancia, sacar de circulación otra considerable cantidad de droga, Para llamarlo coloquialmente, una “cooperativa del delito” que  realizaba entierros subterráneos que mantenían al interior de caballerizas, en parcelas con fachadas de una actividad frutícola”, agrega el comisario.

Esta operación implicó la incautación de alrededor de 800 kilos de droga, armas, explosivos, municiones, vehículos, dinero y la detención de 11 personas. Operaciones que siguen su curso para no incrementar este ilícito y la violencia en el Limarí.

Preocupación que ya han planteado desde el Ministerio Publico, tal como lo señaló el fiscal jefe de Ovalle, Carlos Jiménez, tras finalizar la operación Manto Verde 3 y cuya investigación dio cuenta de toda una estructura delictiva. “Lamentablemente estamos enfrentados a esta realidad donde ya no es el simple cultivo de marihuana, sino que hay toda una organización y con logística. Derechamente organizaciones criminales”, señalaba Jiménez.

 

Mayor complejidad y poder de fuego

Según lo señalado por el Comisario Alfonso Salazar, las distintas investigaciones de la PDI en zonas de bandas productoras han permitido sacar de circulación a diferentes organizaciones. Sin embargo, el trabajo es complejo, debido a que presentan una logística más compleja con procesos que van mutando.

Para el capitán del OS7 de Carabineros Coquimbo, Gustavo O´Ryan, preocupa el alto poder de fuego y violencia con la que las bandas actúan. “quienes son capaces de defender su “inversión” con tal de no perderla, ya sea por conflictos entre organizaciones criminales, o las llamadas “quitadas o mexicanas” o para evitar el accionar de las policías”.

Por su parte, el comisario Salazar recuerda que ya se han conocido “cinco o seis hechos de sangre este 2021 y que están asociados a conflictos entre bandas organizadas que se dedican al cultivo y comercialización de cannabis”. Uno de ellos, es el caso de Francisco Rojas, un joven de 25 años proveniente de Valparaíso, quien habría perdido la vida por una bala en el cráneo y cuyo cuerpo se encontraba enterrado a un costado de la plantación de marihuana

El subprefecto Patricio Lillo, jefe de la Brigada Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado Los Vilos señala que en la Provincia del Choapa se han logrado desarticular varias bandas organizadas dedicadas al cultivo, cosecha, distribución y cosecha de cannabis. “Es importante mencionar que estas organizaciones, de un tiempo a la fecha ya cuenta con un poderío de fuego, puesto que en diversas incautaciones realizadas por esta misma unidad y también por la Brigada de investigación Criminal  de esta comuna,  se han logrado recuperar armas de fuego automáticas y semiautomáticas”.

Además, preocupa los riesgos que pueden causar a la ciudadanía que podría encontrarse en medio de una lucha de bandas o ser confundidos por policías o quitadores de drogas.

Es por ello, que ambas policías aseguran que seguirán trabajando con apoyo tecnológico en erradicar este delito “poniendo a disposición de la comunidad nuestro esfuerzo, nuestro conocimiento, nuestro profesionalismo y a la vez, mantener un control de estos grupos que se dedican al cultivo de cannabis en las zonas interiores de nuestra región”, concluye el comisario Salazar.

 

Sesión especial de la Cámara de Diputados

El diputado por la Región de Coquimbo, Matías Walker, ha mostrado preocupación por el aumento de bandas dedicadas al narcotráfico en el país, especialmente en la zona y la llegada de carteles internacionales, reconocidamente violentos como el de Sinaloa o de Jalisco. Por ello, durante las últimas semanas, ha gestionado la realización de una sesión especial de la Cámara Baja con la asistencia del ministro del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Delgado; el fiscal Nacional, Jorge Abbott; el general director de Carabineros, Ricardo Yáñez y el director general de la PDI, Sergio Muñoz.“Ya reunimos las 52 firmas necesarias y esperamos que pronto se realice esta sesión, para dar cuenta a la ciudadanía, de los alcances de esta presencia de carteles internacionales del narcotráfico en el país y en la Región de Coquimbo”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital