Crédito fotografía: 
Leonel Pizarro
Ninguna medida de seguridad ha logrado frenar a los delincuentes que hacen ingreso a la vivienda de Bernardo y María José mediante cortes en las protecciones e incluso puerta principal. “Un vez nos dejaron con lo puesto, se llevaron hasta las camas”, señala el padre de familia.

Bernardo y María José viven con incertidumbre luego de los siete robos de los cuales han sido víctima. Las últimas tres han sido dentro de este año y ya ninguna medida de seguridad es suficiente para mantener a salvo sus pertenencias en su propio hogar.

El último robo fue durante este miércoles a plena luz del día, cuando María José fue alertada por su vecino cuando cuatro sujetos ingresaban a su vivienda en Los Llanos de la Chimba a eso de las 13 horas. “Yo me encontraba en Ovalle y luego del llamado de mi vecino me fui lo más rápido que pude. Cuando llegué le puse seguro al auto y comencé a tocar la bocina y salieron cuatro sujetos desde interior de mi casa, eran jóvenes. Comencé a seguirlos por todo el sitio mientras llamaba a carabineros, por desagracia los delincuentes cruzaron a la parcela siguiente (camino a Sonora)  y los perdí de vista”, comenta la afectada.

Tras este episodio, Bernardo indica que esta vez, el robo fue frustrado, pero ya no sabe qué hacer para vivir en paz. Solo bastaron 45 minutos para que los ladrones burlaran las medidas de seguridad para ingresar sin dificultad a la vivienda. “La casa nunca queda sola, siempre está mi señora o yo, pero en la casa siempre hay alguien. En esta oportunidad no fue más de una hora en que la casa quedó sola y los delincuentes aprovecharon la oportunidad. Andaban con galletas y cortaron las protecciones, no forcejearon nada, cortaron y entraron”, asegura.

Todas las especies que los sujetos esperaban sustraer quedaron en el frontis de la casa: televisores, ropa y mochilas con muchas cosas. “Cuando entramos había un desastre, nos revisaron todo”, señala Bernardo.

Luego del robo frustrado, al realizar la denuncia y conocer las declaraciones de uno de los vecinos de la familia afectada, María José indicó que en las afueras del sitio se encontraba un vehículo a la espera de los delincuentes, el cual fue fotografiado por un testigo. “Gracias a la fotografía se pudo dar con patente del vehículo y posteriormente con el dueño del auto, según carabineros pertenecía a un hombre que vive en la Villa El Portal. Lo curioso es que yo averigüé y el hombre se encuentra preso desde el 16 de septiembre, entonces otro tipo era el que manejaba ese auto”.

PRIMEROS ROBOS

Las siguientes experiencias, fueron más traumáticas, la primera vez que entraron a robar a la casa de Bernardo y María José, lograron vaciar la vivienda, “nos dejaron con lo puesto. Lo único que no se llevaron fue el baño porque no lo pudieron sacar. Se llevaron hasta las camas, ahí entraron con camión. Hasta tres chapas tenía, alarmas de seguridad, pero da lo mismo, ellos rompen la puerta y entran”, indica Bernardo.

Durante este año, son tres las veces que los delincuentes ingresan a la misma casa, “en abril nos rajaron la puerta de lado a lado, no tenía protección y la abrieron. Luego de ese episodio, yo le puse protecciones a la puerta y al mes siguiente me rajaron la protección. Ni siquiera se calentaron la cabeza por abrir el candado, solo rompieron la puerta con una herramienta”.

Con impotencia María José manifiesta que la sensación de inseguridad en su propia casa es tremenda, “ya no sabemos qué más hacer, nos han robado siete veces y esta fue la primera vez que yo veía todo, como me avisaron yo llegué, yo hubiera entrado desprevenida me hubieran tomado y habría sido otra cosa. No hubiera estado contándola yo creo”.

“Ya es mucho, llego a mi casa y pienso que puede haber alguien adentro o no voy a encontrar las cosas. Ahora ando trayendo los televisores en el auto, es una preocupación constante”, sostiene María José.

Según las últimas estadísticas entregadas por la Subsecretaría de Prevención del Delito, en la Provincia de Limarí, la tasa de detenciones policiales por delitos de mayor connotación social, en el 2016 los robos en lugar no habitado es de un promedio de 28,0 y mediante los delitos de robo en lugar habitado, la tasa es de 35,4. Cifras que arrojan que entre 2015 y 2016, mediante los delitos que más disminuyeron su tasa de detenciones es el  robo no habitado, resultado que se encuentra muy lejos de la realidad actual de la provincia y sobre todo la comuna a través de los testimonios y casos policiales que se han difundido en los últimos dos años.

OLA DE ROBOS EN SONORA LOS ACACIOS

En el mes de agosto, los vecinos de la localidad Sonora Los Acacios –pueblo cercano a Los Llanos de la Chimba-, también manifestaron su preocupación y sensación de incertidumbre ante la ola de robos que se registraban desde hace varios meses.

En la oportunidad, Ángel Montalván, uno de los afectados en Sonora, sufrió un robo hace más de un mes cuando su casa se encontraba sola, “entraron y robaron el computador de mi hijo, la impresora, algunas cosas que habían quedado en la casa después de cambiarnos de casa (…) tuvimos que sacar casi todo y no hemos podido arrendar la casa”.

El presidente de la junta de vecinos de Sonora Los Acacios, también planteó la preocupación que existe entre la comunidad respecto a la inseguridad que ha presentado el sector en los últimos meses, “hay una cantidad de robos tremendos, el mes pasado robaron tres casas, anteriormente como siete casas más. Estos delincuentes entrar cuando la gente va a trabajar o en la noche cuando las casas están solas. No les importa nada, andan en autos y cargan equipos electrógenos principalmente.  Además, el otro día, hubo una pelea en el sector, mucha inseguridad”, explicó el dirigente en una edición anterior de este mismo diario.

Según las cifras entregadas por Carabineros, durante el 2019 se han registrado al menos tres delitos en la localidad; un robo en lugar habitado, dos en lugar no habitado y tres denuncias por lesiones leves, situación que señala Manuel como poco usual en el sector, “hemos tenido varias reuniones con carabineros e incluso con la oficina de seguridad pública de la municipalidad. Nos sentimos preocupados por la inseguridad en Sonora”.

JUSTICIA EN MANOS DE LA CIUDADANIA

Así como en ambas localidades, en Barraza los habitantes viven una situación similar. Tras los reiterados delitos, ya cansados de tener que lidiar con la inseguridad, este mes los vecinos no dudaron en reacciona frente al delito.

El 2 de septiembre,  a eso de las 23 horas, tomaron la justicia por sus propias manos logrando la detención de uno de los sujetos que habría estado robando al interior de una vivienda junto a otro dos antisociales.

La acción ciudadana se realizó cuando uno de los vecinos dio aviso tras encontrarse a tres delincuentes al interior de su vivienda. Rápidamente habitantes del sector capturaron al sujeto, mientras que a los otros dos, según comentan testigos, lograron huir.

Después de la llegada de carabineros y mediante el control de identidad, el sujeto identificado con la iniciales R.A.M.V, mantenía una orden de detención correspondiente al juzgado de Garantía de La Serena.

En la redes sociales circulaban varios videos en donde se ve al antisocial detenido por los vecinos y al a vez, los artículos que tenía preparados para llevarse, luego de ser sustraídos al interior de una vivienda.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X